Ir a contenido

CRÍTICA DE LIBROS

Crítica de 'Ignot': una reflexión novelada sobre la creación

Manuel Baixauli compone un libro metaliterario que se pregunta para quién escribimos

Vicenç Pagès Jordà

El escritor catalán Manuel Baixauli. 

El escritor catalán Manuel Baixauli.  / FERRAN SENDRA

Más de un crítico tiende a considerar erróneamente que las ficciones no son más que reflexiones. Por el contrario, a 'Ignot', Manuel Baixauli (Sueca, 1963) indaga a través de la forma de la novela. Resulta inútil, por lo tanto, buscar en él virtudes decimonónicas como la coherencia de las situaciones o la verosimilitud de los personajes. No estamos ante una recreación de la vida cotidiana, sino inmersos en un precipitado de aforismos y símbolos que giran en torno a la creatividad artística, la necesidad de la soledad y la productividad del fracaso.
Más que tener significado en sí mismos, los elementos del libro piden una lectura trascendente: las viviendas no se eligen por comodidad, sino para formar una letra en un mapa, o para dibujar en las paredes, ya que el arte no se concibe para ser expuesto en una galería comercial sino para rodear el artista, como un claustro sagrado. A medida que avanzamos la acción deriva hacia el sueño o hacia la literatura, que en el libro son realidades tan completas como la que creemos que nos acoge. Encontramos sótanos, islas rodeadas de tinta, espejos que nos devuelven la imagen del escritor o el videoartista que nos ha creado.
'Ignot' es un metallibre que recuerda la pregunta que planteaba la novela  más singular de Miquel Pairolí, 'El manuscrit de Virgili': ¿para quién escribimos? Como dice un personaje de Baixauli, "El éxito distorsiona, corrompe, devasta el talento natural". Doce años después de 'L'home manuscrit', el autor retoma el borrado de las fronteras convencionales y nos invita a iniciar el año con una exhibición de libertad, pureza y fantasía.

item

Ignot

Manuel Baixauli

Periscopi

256 páginas 

18 euros