Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Los Cinemes Verdi dedican los jueves a los clásicos imprescindibles

En cada sesión se proyectan dos títulos relacionados con distintas efemérides a precio reducido

Estos meses recuerdan al Nobel de Literatura Peter Handke, a Felllni, los musicales de Demy y el cine negro

Eduardo de Vicente

’Good morning Babilonia’, que abre el ciclo es un canto de amor al cine.

’Good morning Babilonia’, que abre el ciclo es un canto de amor al cine.

Los Cinemes Verdi han conseguido reunir, desde hace ya muchos años, a un público ávido por descubrir el mejor cine de autor y producciones al margen de las superproducciones al uso. Pero, además, dedican los jueves a un maravilloso ciclo en el que recuperan, con algún tipo de pretexto histórico, clásicos básicos para entender la historia de este arte y dar la oportunidad de que sus fieles los disfruten en la pantalla grande, y a precio reducido. Se trata de los Dijous d’Imprescindibles, que hoy inician dos meses de placeres cinéfilos y que, debido al éxito registrado, ya proyectan dos filmes en cada jornada, a las 20.15 y 22.30 horas, siempre en VOSE.


   

Los inicios del cine y un Nobel de Literatura

Hoy la retrospectiva se inicia excepcionalmente con una sola sesión a las 22.30 horas. Es una pequeña joya de los hermanos Taviani, Good morning Babilonia. Cuenta la odisea de dos jóvenes italianos, que han colaborado con su padre restaurando catedrales, y que deciden emigrar a Estados Unidos en busca de fortuna para ayudar económicamente a su familia. Allí se encontrarán con un mundo radicalmente opuesto al suyo y entrarán en contacto con el incipiente fenómeno del cine al enamorarse de dos chicas que son actrices. Su gran oportunidad les llega cuando consiguen llamar la atención del director David W. Griffith. El cineasta les contratará para que construyan dos gigantescos elefantes que se convertirán en el emblema de su nueva película, la ambiciosa Intolerancia. También puede servir para rendir tributo al recientemente fallecido Omero Antonutti, que interpreta al padre de los chicos, y para recordar la hermosa banda sonora compuesta por Nicola Piovani, el autor de la partitura de La vida es bella.


   

Peter Handke, escritor galardonado con el Nobel de Literatura en el 2019, será el protagonista el jueves 16. Para empezar se proyecta La mujer zurda, una de sus contadas experiencias como director. Es un drama centrado en una escritora alemana que decide anunciar a su marido que pretende separarse para iniciar una nueva vida. En compañía de su hijo, se trasladará a Francia donde deberá hacer frente a múltiples problemas y se sentirá una exiliada en terreno hostil. Edith Clever (La marquesa de O) protagoniza el filme que cuenta con la presencia de Bruno Ganz y una breve aparición de Gérard Depardieu. El mejor complemento es una película que escribió para su amigo Wim Wenders, El cielo sobre Berlín. Es una cinta dramática con elementos fantásticos que combina el blanco y negro con el color en la que dos ángeles aterrizan sobre la capital alemana. Vagan por la ciudad intentando ayudar a las personas pero todo se complica cuando uno de ellos se enamora de una trapecista y quiere convertirse en humano para estar con ella. El filme fue objeto de un remake en EEUU, City of Angels, con Nicolas Cage y Meg Ryan.


   

Dos jueves dedicados a Fellini

El centenario del nacimiento de Fellini, que nació el 20 de enero de 1919, es una excelente excusa para recuperar dos de sus mejores títulos (jueves, 23). Primero se proyectará su obra más influyente, 8 y medio, que fue la inspiración de grandes cineastas como Bob Fosse (All that jazz), Woody Allen (Stardust memories) o el mismísmo Pedro Almodóvar (Dolor y gloria). Un autorretrato de un director que sufre una crisis de inspiración mientras prepara su nueva película. Las dudas, los sueños y la conducta, no siempre ejemplar, del realizador salen a luz en esta película en tono de confesión. Le seguirá Giulietta de los espíritus, la primera película en color firmada por el cineasta italiano. Es una cinta onírica, altamente imaginativa y deslumbrante visualmente aunque argumentalmente resulte algo surrealista. Se ocupa de una mujer que duda de la fidelidad y el amor de su marido, por lo que acude a reuniones espiritistas en busca de un consuelo y un consejo para recuperarlo. 

  

Enero se cerrará (jueves 30) con otras dos obras maestras más del genio italiano. Los inútiles es una sátira social agridulce sobre las peripecias tragicómicas de cinco tipos que nunca se han molestado en trabajar y viven a salto de mata en una localidad costera. Un grupo de divertidos pícaros y sinvergüenzas encabezados por Alberto Sordi. El inseparable Nino Rota, ponía la música. La dolce vita (jueves 23 y martes 28) es un retrato satírico de la alta sociedad romana de los años 50 a través de la mirada de un periodista que escribe una columna de cotilleos, participa en todas las fiestas y destapa noticias. La escena en la Fontana di Trevi con la voluptuosa Anita Ekberg acabó por convertirla en un mito. Otra película imitada (La gran belleza) y reverenciada por los cineastas.


   

De la intriga a los musicales franceses 

El programa de febrero se abre con dos pelis muy distintas. El amigo americano (día 6 de febrero) aprovecha el 25 aniversario del fallecimiento de Patricia Highsmith para volver a la pantalla. El alemán Wim Wenders dirige el duelo entre Bruno Ganz y Dennis Hopper. El primero es un fabricante de marcos para cuadros que padece una grave enfermedad. El otro es un marchante que pretende aprovecharse de su situación y le ofrece una importante suma de dinero que puede legar a su familia a cambio de que asesine a un desconocido. Nada más diferente que un musical del francés Jacques Demy, Piel de asno, que cumple 50 años. Una veinteañera Catherine Deneuve protagoniza este cuento de Perrault con un hipnótico colorido kitsch, casi hippie, y canciones insólitas como la receta Un cake d’amour. La trama no puede ser más surrealista: un rey viudo descubre que la mejor sustituta para su difunta mujer no es otra que su propia hija. La chica decide esconderse tras una piel de asno.


   

Demy abrirá también la sesión del jueves 17 de febrero con Las señoritas de Rochefort, su homenaje al musical norteamericano para el que reclutó al mismísimo Gene Kelly y a George Chakiris (West Side Story). Las protagonistas son dos hermanas gemelas que buscan el amor mientras que otros hombres (jóvenes y veteranos) hacen lo mismo. Enredos familiares, coreografías multitudinarias en toda una fiesta para todos los sentidos. Algo cursi y pasada de moda, si se quiere, pero siempre encantadora. Otro contraste en la proyección de noche, con la violenta Sonatine, del japonés Takeshi Kitano. El director y actor encarna a un gánster muy agresivo que quiere dejar atrás esa etapa de su vida. Sin embargo se verá envuelto en una guerra de bandas en la que acabará teniendo un papel fundamental.


   

Cuatro clásicos del cine negro

Jules Dassin, realizador norteamericano con raíces rusas, francesas y griegas será el protagonista el jueves 20 de febrero con dos de sus mejores títulos de cine negro. La ciudad desnuda fue rodada en las calles neoyorquinas en tono documental. Dos detectives investigan la misteriosa muerte de una joven que, aparentemente, se suicidó. Pero desconfían de la versión oficial y sus pesquisas les llevan a descubrir los manejos de una red que trafica con joyas procedentes de atracos. Fuerza bruta es un drama carcelario al servicio de Burt Lancaster. En el mismo, un grupo de presidiarios sufren los abusos de un alcaide que los somete a múltiples humillaciones. Hartos de la situación trazan un plan para escapar de allí pero resultará altamente arriesgado.

  

Dos prestigiosos realizadores que abordaron este género cierran la retrospectiva el último jueves, día 27 de febrero. El primero es Fritz Lang, del que recuperan Perversidad, una excelente película de intriga negra con todos los elementos del género, mujer fatal incluida. Habla de un humilde cajero que mantiene una irregular relación con su esposa y se consuela dedicándose a la pintura. Toda su vida cambia cuando conoce a una atractiva joven y se enamora perdidamente de ella. La pasión le lleva a cometer un desfalco en su empresa para que ella siga creyendo que es un millonario. Y otro clásico negro de Edward Dmytryk para acabar, Historia de un detective, una de las mejores versiones de la novela de Raymond Chandler, Adiós, muñeca. Un expresidiario encarga al detective Philip Marlowe que localice a su antigua novia. Pero lo que parecía una simple búsqueda acaba convirtiéndose en un peligroso juego en el que nadie es cómo aparenta y los engaños están a la vuelta de la esquina. Dos meses para disfrutar de buen cine, un montón de jueves para descubrir títulos imprescindibles.

  

    

        item
    

    

        

'Dijous d'Imprescindibles'

Lugar: Cinemes Verdi (Verdi, 32).

Horarios: jueves de enero y febrero, a las 20.15 y 22.30 horas.

Precio: de 2,9 (amics del Verdi) a 3,9 euros.

Más información: www.cines-verdi.com