26 feb 2020

Ir a contenido

EL RESUMEN DEL AÑO CULTURAL

Los mejores espectáculos escénicos del 2019

'Falaise', 'Jerusalem' y 'Com els grecs', entre las propuestas mejor consideradas por los críticos de EL PERIÓDICO

Marta Cervera, José Carlos Sorribes, Imma Fernández, Manuel Pérez i Muñoz

’Falaise’, último espectáculo de Balï Mateu y Camille Decourtye.

’Falaise’, último espectáculo de Balï Mateu y Camille Decourtye. / FRANCOIS PASSERINI

10. 'RAMON'

Una pieza tan pequeña de formato como grande en su lección de vida. Es el monólogo, en cartel hasta el día 29, que escribió y dirigió Mar Monegal e interpreta Francesc Ferrer. Toda una montaña rusa de emociones sobre la crisis de los 40 y cómo afrontar otros traspiés existenciales. Una tragicomedia generacional tan creíble como emotiva.

9. ‘PAISAJES PARA NO COLOREAR’

Nueve adolescentes chilenas tomaron la Sala Fabià Puigserver del Lliure con un crudo retrato de la adolescencia en su país. A ritmo de reguetón, nos explicaron su visión del mundo,  la violencia de su día a día, y también el hartazgo de su miedo, de no ser escuchadas, del patriarcado y de no poder vivir con libertad. Otra revuelta chilena.

8. ‘SUITE TOC NÚM. 6’

Otro montaje que revela el gran año vivido en la Sala Beckett. Clara Peya y su hermana Ariadna, el tándem de la compañía Les Impuxibles, se confesaron en esta pieza para combatir los estigmas asociados a las enfermedades mentales. Todo un tsunami escénico y locura rebelde que sumergía al espectador bajo múltiples capas creativas. 

7. 'COM ELS GRECS'

El Edipo más punk del autor inglés Steven Berkoff conquistó el Lliure de Gràcia con su versión moderna del mito de Sófocles trasladada a la Inglaterra de Margaret Thatcher. La afinada dirección de Josep Maria Mestres contó con el apoyo de un protagonista como Pablo Derqui y otro trío sobresaliente:Mercè Arànega, Sílvia Bel y Pep Cruz.

6. ‘ON GOLDBERG VARIATIONS...’

La veterana compañía de danza Mal Pelo triunfó en la Sala Petita del TNC con un espectáculo que unía su lenguaje y una de las obras más populares de Bach. Combinación de danza y palabra, a partir de textos de Berger, Eco y Gelman, en unos movimientos de los bailarines que buscaban la esencia del gesto y también jugaban con el humor.

5. 'RODELINDA'

La ópera barroca de Händel brilló con una interesante propuesta del Claus Guth, director escénico de este montaje  interpretado a la perfección por un reparto donde destacaron el contratenor Bejun Mehta y la soprano Lisette Oropesa. El buen trabajo de  Josep Pons con su  orquesta, la Sinfònica del Liceu, contribuyó  a esta maravillosa creación. 

4. 'ELS OCELLS'

La compañía La Calòrica, ya un valor seguro, se fijó en una comedia clásica de Aristófanes y le dio un buen meneo en la Beckett con una colorista farsa cabaretera que dispara contra los achaques de la democracia en estos tiempos de populismo neoliberal. Mala baba, sí, de aquella propia del inolvidable Rubianes. Yun reparto mayúsculo.

3. 'JERUSALEM'

Otra pieza que triunfó en el Grec y que lo hace ahora en su temporada en el Romea. Muy inspirado, el director Julio Manrique estiró más la comedia que la épica entre las densas trampas del texto de Jez Butterworth, lleno de referencias locales, hasta encauzarlo por la senda fértil, el trabajo actoral. Ahí, sobresalió un descomunal Pere Arquillué. 

2. ‘EL CHICO DE LA ÚLTIMA FILA’

El maravilloso texto de Juan Mayorga, de infinitos pliegues, tuvo una gran versión cinematográfica de François Ozon y la teatral que dirigió Andrés Lima estuvo a la misma altura. Esta pieza que nos habla de padres e hijos, de maestros y discípulos, de la fuerza de la literatura, triunfó en la Sala Beckett a inició de año con un magnífico reparto.

1. 'FALAISE'

Camille Decourtye y Blaï Mateu

El festival Grec, primero, y el inicio de temporada del Lliure, después, se rindieron en la Sala Fabià Puigserver al embrujo de un montaje de imaginación inabarcable de la compañía Baró d’Evel. Un carrusel de virtuosos números con un ritmo inteligente, que iban del humor no tan absurdo de los diálogos a la energía de las coreografías grupales. Ocho artistas en escena en una constante suma, con la compañía de un caballo y 14 palomas.