03 jul 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Una nueva tienda para dejarse llevar por el espíritu navideño

La empresa alemana Käthe Wohlfahrt llega a Barcelona con una gran oferta de artículos para estas fiestas

Son objetos artesanales como cascanueces, relojes de cuco, pesebres, pirámides y otros complementos

Eduardo de Vicente

Aspecto general de esta tienda dedicada a la Navidad.

Aspecto general de esta tienda dedicada a la Navidad. / KÄTHE WOHLFAHRT

Esta noche es Nochebuena… y mañana, Navidad, como dice el villancico. La mayoría de nosotros seremos convocados a una cena o comida familiar o lo que es aún más complicado, la organizaremos. En este caso es posible que descubramos que nos falta algún detalle o queramos presumir de tener un elemento muy original en el árbol, la mesa o de decoración. Otra posibilidad es que aún no hayamos encontrado el espíritu navideño necesario para afrontar estas fiestas. Tranquilos, ambas opciones tienen solución pasándose por la gran tienda navideña barcelonesa que aún huele a nueva, ya que se abrió el pasado 6 de noviembre y seguirá vendiendo este tipo de artículos ¡durante todo el año!

Muchos artículos son artesanales y han sido pintados a mano. / KäTHE WOHLFAHRT

Su nombre, alemán, es impronunciable y escribirlo también resulta complicado: Käthe Wohlfahrt. Está situada en el Barri Gòtic, en la confluencia entre la calle Banys Vells y Ave María (¿coincidencia?). Tienen todo y más sobre complementos navideños. Algunos de sus productos te dejan con la boca abierta y, más allá de dejarse llevar por el consumismo, es como una pequeña exposición y vale la pena pasearse por ella simplemente por gusto. También resulta divertido escuchar los comentarios de sorpresa y admiración de quienes la pisan por primera vez… Eso sí, hay que advertir que los precios no son baratos, pero es que no estamos en un bazar chino, aquí prácticamente todo es artesanal, hecho y pintado a mano y la calidad tiene su precio.

Los cascanueces gigantes nos reciben a la entrada. / KÄTHE WOHLFAHRT

Adornos para decorar la casa y el árbol

La tienda pretende imitar un pueblo navideño y tiene un recorrido marcado que hay que seguir hasta el final. En la entrada nos dan la bienvenida unos cascanueces gigantes (hay algunos más distribuidos estratégicamente por el espacio así como árboles navideños). Precisamente a ellos se dedica la primera estantería. Los hay de todo tipo y sorprende uno muy grande que representa a un soldado con un tambor. Al parecer estos personajes nacieron en el siglo XVIII y se utilizaban para caricaturizar a gente poderosa (de ahí que siempre estén serios). Junto a ellos se muestran los fumadores de incienso, pequeños artilugios en forma de muñeco de nieve, esquiador o cocinero, entre otros, que esconden en su interior una mecha para encenderlos.

Algunos de los divertidos objetos que podremos encontrar / KÄTHE WOHLFAHRT

Los elementos para decorar el árbol ocupan una gran superficie. Los hay de madera, estaño y otros materiales y han sido elaborados de forma artesanal, nada de producción en cadena. Un tren, un reloj de cuco, Papá Noel en avión, un horno o un caballo de madera. Igualmente hay tazas (más pequeñas de lo habitual) y unas pequeñas televisiones que esconden estampas navideñas en movimiento. El siguiente apartado está dedicado a las tres colecciones de miniaturas que presentan: country (trineos o globos con Santa Claus), Christmas (figuritas de un pintor, un excursionista o un camarero que lleva cervezas) e invierno, donde la purpurina imita a la escarcha.

Los elaboradísimos relojes de cuco. / ÁlVARO MONGE

Relojes, pirámides y arcos

Utilizan diversos materiales para crear elementos dorados o plateados, de latón, fieltro, cerámica, metal, madera de olivo o resina que pueden ser estrellitas, ángeles, la anunciación, un carrusel, un búho o un simpático muñeco de nieve que viaja en un 600 o en una vespa. Los relojes de cuco son espectaculares (sus precios también). Han sido elaborados en la Selva Negra y los hay más sencillos y otros que muestran diversas escenas campestres de casas con niños, perros, puentes y, al tratarse de alemanes resulta inevitable ver cervezas por todas partes. Justo al lado hay unas divertidas tarjetas (mucho más baratas, claro) en las que, si tiras de una pestaña cambia la imagen por sorpresa.

Hay diferentes escenas navideñas con múltiples detalles. / AÁLVARO MONGE

Las pirámides no son una exclusiva egipcia, son también una costumbre germana. Aunque no tiene esa forma triangular sino que parece una torre con diferentes pisos que dan vueltas al calor de las velas. Se crearon como homenaje a la importancia que tenía la luz para los mineros y son maravillosas. Junto a ellas, arcos de luz con temas tradicionales como los Reyes Magos o el portal de Belén, un gigantesco cascanueces (de decoración) que monta un caballo de madera con ventanas y pequeños personajes en su interior. Los pesebres ocupan un par de espacios y los hay de diferentes estilos, así como accesorios y figuras.

Un apartado está dedicado a las bolas de nieve. / ÁLVARO MONGE

Bolas de nieve y Catalunya

En una vitrina (son frágiles) pueden verse miniaturas exclusivas pintadas a mano y con múltiples detalles. Son escenas navideñas, pero también ángeles, patos, perros y hasta un gnomo o un pavo real. A continuación escenas invernales con diseños propios de mercados de Navidad y originales elementos como una furgoneta, un horno, una fuente. Llegamos a la parte favorita de Orson Welles, con una selección de bolas de nieve transparentes que harían las delicias del Ciudadano Kane, algunas de ellas con música. Y bolas de cristal (o imitación con metacrilato), las típicas que se cuelgan del árbol pero en mil y una formas y de gran calidad. También hay elegantes colgantes con diseños de cisnes, pájaros, instrumentos musicales y otros que parecen sacados de otra tienda y que pintan muy poco entre tanta sofisticación (un futbolista que recuerda a Cristiano Ronaldo o una flamenca con faralaes).

Algunos artículos están hechos de cristal o lo simulan. / ÁLVARO MONGE

En el tramo final hay otros accesorios, artículos en nácar, más estrellitas, vasos decorados para velas, tarjetas navideñas más tradicionales, pañuelos de papel con motivos navideños y un rincón dedicado al textil (cojines, elementos decorativos, para la mesa, una bota o un muñeco con los bolsillos para regalitos del mes de diciembre, etcétera). Y han tenido el detalle de crear algunos objetos dedicados a Catalunya como el primer caganer de cristal, unas maletas sobre Girona o la Sagrada Familia, un taxi barcelonés, amarillo y negro o una moreneta… dorada. Un paseo por la Navidad a través de todos sus objetos más evocadores. Ahora ya estamos preparados para afrontar todas las reuniones familiares con el ánimo adecuado…  

Han creado el primer 'caganer' de cristal. / ÁLVARO MONGE


   

        item
   

   

       

Käthe Wohlfahrt Barcelona

Lugar: Banys Nous, 15.

Horarios: lunes a sábado, de 10 a 20 horas. Domingos y festivos, de 12 a 18 horas.

Precio: entrada libre.

Más información: kaethe-wohlfahrt.com