Ir a contenido

RESUMEN DEL AÑO CULTURAL

Los mejores discos internacionales del 2019

Los críticos de EL PERIÓDICO eligen 'All mirrors' de Angel Olsen como el mejor disco internacional del 2019

Angel Olsen

Angel Olsen

Los ciclos de la industria musical se han fragmentado y acelerado hasta niveles casi inasibles. Para mantenerse en la conciencia colectiva, un artista pop ha de dejar alguna pista que seguir cada día y lanzar al menos una canción nueva a la semana, o casi. En tiempos así, el concepto álbum parece casi obsoleto, pero merece reivindicación: comprometerse a una escucha durante 40 0 60 minutos es casi un ejercicio de reparadora meditación. Aquí diez álbumes que nos recuerdan la posible grandeza del formato.

10. LANA DEL REY
'Norman fucking Rockwell!' (Interscope-Polydor-Universal)

Uno de sus dos primeros singles, el embrujador 'Venice bitch', duraba 9 minutos y 41 segundos. Este simple dato viene a decirnos que 'Norman fucking Rockwell!' (de acuerdo, ese título también sirve como dato) sella la definitiva separación de Lana Del Rey de la búsqueda de un lugar en el estrellato 'mainstream à la mode'. Prefiere seguir sus propias intuiciones, versionar a Sublime y ser artista de culto.


9. DURAND JONES & THE INDICATIONS
'American love call' (Dead Oceans-Popstock!)

Tras su festivo debut del 2016, este grupo de soul clásico tiende más a la melancolía en un segundo disco de arreglos depurados y partituras que parecen haber existido siempre. Los fantasmas de grandes como Curtis Mayfield, Al Green o Bobby Womack planean sobre un disco más intemporal que retro, creado claramente con la intención de durar, de seguir emocionando en el próximo siglo.


8. SOLANGE
'When I get home' (Columbia-Sony)

Solo unos días después de conocerse las últimas nominaciones a los Grammy, Solange Knowles, gran ninguneada de esta futura edición, asaltó el plató del programa de Jimmy Fallon para encadenar cuatro temas de 'When I get home'. El imponente popurrí sirvió para recordar la ambición psicodélica, altura espiritual y grandeza general del repertorio de la continuación de 'A seat at the table'.


7. WEYES BLOOD
'Titanic rising' (Sub Pop-Popstock!)

Con su cuarto disco como Weyes Blood, la antigua bajista de Jackie-O Motherfucker se establece del todo como realidad intensa del folk y el soft rock retroactuales. La vida es buena si no te rindes, decía Seth, y Natalie Mering defiende ese mismo mensaje con canciones sobre mantener la inocencia de la infancia y encontrar el amor en mitad del ruido. Hay que creer en que el Titanic podría resurgir.  


6. FLOATING POINTS
'Crush' (Ninja Tune-[PIAS] Ibero América)

En inglés, 'crush' puede significar 'enamoramiento', así que el productor electrónico Floating Points debió buscar otro título para su segundo álbum: la pasión por este 'Crush' tan solo puede ser duradera. En un golpe de inspiración (hizo el disco en cinco semanas), Sam Shepherd se marcó un álbum tan orgánico y redondo como variado, con espacio para baile, remansos ambient y pura experimentación.


5. BILLIE EILISH
'When we all fall asleep, where do we go?' (Darkroom-Interscope-Universal)

Los tiempos, definitivamente, están cambiando, y el 'mainstream' puede acoger ahora modos y actitudes que en otros tiempos habrían sido ignorados. Véase el caso de Billie Eilish, artista pop cuya voz puede ser a veces solo un susurro y cuyo sonido converge con los impulsos más oscuros del hip hop. ¿Qué hacía usted con 17 años? Sea lo que sea, no sería grabar un debut así. El futuro parece de Eilish.


4. FKA TWIGS
'Magdalene' (Young Turks-Popstock!)

Si la felicidad es lo peor que puede pasarle a un artista, una ruptura en condiciones equivale casi obligadamente a disco fundamental de una carrera. Ejemplo número un millón: 'Magdalene', de FKA twigs, la artista de R&B de vanguardia con exnovio famoso. Las producciones siguen siendo extraterrestres, pero su voz y sus letras nunca han sido tan humanas ni directas. Obra de emotivos contrastes.  


3. SHARON VAN ETTEN
'Remind me tomorrow' (Jagjaguwar-Popstock!)

La felicidad es, decíamos, lo peor que puede pasarle a un artista. Pero esta ambiciosa cantautora alternativa saca aquí gran poesía de la maternidad y la madurez, sin olvidar, eso nunca, algún himno de desamor. A nivel de forma, sigue buscando, e incorpora sintetizadores y beats sin que suene forzado. 'Seventeen' es como Springsteen pasado por un zumbante filtro pospunk: palabras mayores.


2. NICK CAVE & THE BAD SEEDS
'Ghosteen' (Ghosteen-Bad Seed-Popstock!)

Incluso más que en el precedente 'Skeleton tree', Cave compone aquí bajo el influjo del luto; por su hijo fallecido con 15 años y, en esta ocasión, también por el teclista Conway Savage, a quien está dedicado. Pero el ambiente es más cálido que en aquel: unos pequeños rayos de luz, de optimismo y fe, han empezado a filtrarse a través de la ventana de su oscura habitación. Pop atmosférico de belleza infinita.


1. ANGEL OLSEN
'All mirrors' (Jagjaguwar-Popstock!)

Con cada nuevo disco, la cantante y compositora rock Angel Olsen crece en sonido y amplitud estilística sin perder intimidad ni credibilidad emocional. En su álbum de debut, 'Half way home', del 2012, gastaba modos de trovadora solitaria en baja fidelidad. Pero dos años después, 'Burn your fire for no witness' la presentaba al frente de una banda rock. Y sin embargo, en la segunda mitad de 'MY WOMAN', los sintetizadores se imponían a las guitarras.

'All mirrors' iba a ser una vuelta a los orígenes, pero acabó siendo otra vuelta de tuerca. Es el primer álbum en el que esta artista conocidamente controladora ha querido delegar de verdad. Lo que iba a ser un disco con algunas cuerdas se convirtió, a través de la estrecha colaboración con el compositor Ben Babbitt y el arreglista Jherek Bischoff, en monumento de pop orquestal.

Para Olsen es un disco de muchas rupturas: con una forma de trabajar, con un antiguo amor, con un yo anterior egoísta… Es importante para ella, pero también para la música. Como los discos que realmente importan, no sirve de ruido de fondo; capta toda la atención.


10 canciones internacionales del 2019 


La lista de mejores discos internacionales del año ha sido elaborada con las votaciones de Jordi Bianciotto, Ignasi Fortuny, Juan Manuel Freire, Julián García, Rafael Tapounet y Ramón Vendrell