Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

El Foment Hortenc cumple 40 años representando 'Els pastorets'

115 voluntarios participan en este montaje del clásico navideño de Josep Maria Folch i Torres

Repasa una docena de estampas bíbllcas, su duración ronda las tres horas e incluye dos entreactos

Eduardo de Vicente

Un montaje tradicional con un centenar de participantes.

Un montaje tradicional con un centenar de participantes. / MERCÈ PABLO

Con la llegada de la Navidad hay una tradición que no falla, las múltiples representaciones por toda Catalunya de una de las obras teatrales más populares de la imaginería religiosa, Els pastorets, de Josep Maria Folch i Torres. En el Foment Hortenc llevan ya 40 años representándola y es todo un clásico de su cartelera que vuelve cada invierno como el turrón.

Dos jóvenes pastores son los protagonistas de este clásico. / FOMENT HORTENC

El texto, en verso en gran parte, repasa más de una docena de estampas bíblicas tomando como hilo conductor a una pareja de humildes pastores (Lluquet y Rovelló) que van en busca del niño Jesús debiendo enfrentarse por el camino a las múltiples trampas que les tienden Satanàs y sus esbirros. Dura cerca de unas tres horas en las que se incluyen dos entreactos.

El malvado Satanàs es intepretado a veces por una mujer. / FOMENT HORTENC

Presentación y prólogo

El decorado no parece haber cambiado demasiado en estas cuatro décadas y, al llegar al teatro, vemos representados unos árboles y vegetación. En el centro, como si fuera un antiguo cine de barrio, se proyectan anuncios de las tiendas cercanas sobre una pantalla hasta que dé inicio la función. Uno de los directores sale a presentar el montaje destacando que ha sido posible gracias al esfuerzo altruista de 115 personas y lo dedica a sus predecesores.

Jeremies (derecha) es uno de los personajes más divertidos. / FOMENT HORTENC

En el prólogo se muestra el portal de Belén con sus personajes principales y unos narradores nos introducen en la historia mientras suena música navideña. Aquí el bebé no es de plástico, sino uno real que llora desconsoladamente, algo atribuible a los nervios de un actor debutante.

La abuela explica historias a los chicos. / MErcè pablo

El malvado Satanàs y el secundario más divertido

Los jóvenes pastores en la masía escuchan con atención las rondallas que les explica su abuela pero, en esta ocasión, les contará la historia de Maria y Josep y la maldad de Satanàs. Los chicos se duermen y todo lo que veremos a continuación forma parte de su sueño. Están en un bosque tenebroso, que huele a azufre, lo que indica la proximidad del diablo. Ha descubierto que la profecía va a hacerse realidad y reúne a Llucifer y a sus furias infernales, que aparecen por la platea preparándose para la gran batalla. Los siete pecados capitales también están listos para la acción y la iluminación se vuelve de color rojo.

El enlace en el templo entre Josep y Maria. / MErcè pablo

En la siguiente escena conocen a Jeremies, un hombre tartamudo que va en busca de su prometida. Su defecto provoca múltiples equívocos y las situaciones más divertidas. Los pastores, junto a la gente del pueblo, se dirigen al templo cantando mientras los niños tocan la flauta y el demonio tropieza con su némesis, Sant Miquel, que le vigila de cerca. Una vez allí, se celebran los esponsales de María y Josep. Durante la fiesta posterior, Lluquet se siente atraído por la joven Isabeló y descubre la tragedia de su padre, que vendió su alma al diablo a cambio de que atrapara al lobo que acababa con su ganado. El pastor se compromete a ayudarle mientras Satanàs busca desesperada e infructosamente con su ejército infernal la casa donde se esconde la pareja.

Los niños se ocupan de un divertido baile tradicional. / MERCÈ PABLO

Los pequeños espectadores participan

Tras el primer descanso llegan las tentaciones. El diablo intenta tentar a los pastorcillos con la ayuda de los pecados capitales. Los niños del público les advierten repetidamente que se trata de trampas tendidas por el mal (es el momento de girar la vista para ver cómo se desgañitan intentando alertarlos). En el bosque, aprenden a bailar una sardana y un grupo de peques ataviados con la indumentaria tradicional catalana ejecutan una coreografía que es muy aplaudida por los asistentes. El diablo consigue victorias parciales, pero nada definitivo.

El arcángel anuncia la buena nueva a Maria. / FOMENT HORTENC

Otra estampa que no podía faltar es la anunciación de la buena nueva a Maria por parte del arcángel Gabriel que acaba con la virgen levitando mágicamente. El demonio consigue su propósito al tentar a los pastores ahora con dinero. Los peques en las butacas vuelven a gritar ¡Nooooo!, pero acaban cediendo y van a parar al infierno. Las calderas de Sant Pere Botero serán su destino, allí las furias (que parecen lucir un vestido repleto de llamas) hacen un baile, pero la oportuna aparición de Sant Miquel con su espada propicia su huida.

Las furias con su vestido que simula las llamas del infierno. / MERCÈ PABLO

Últimas escenas

En la siguiente escena, Satanàs pretende cobrarse la deuda con el padre de Isabeló, que se produciría al cabo de un año, pero Lluquet trama un ingenioso plan para engañarlo y consigue comprometerse con la chica. El demonio, irritado intenta crear la discordia mientras suena el Fum, fum, fum se prepara para la batalla final antes de que caiga el telón por segunda vez.

Los enamorados, Lluquet e Isabeló. / FOMENT HORTENC

La pausa ahora es más breve y el tercer acto, también, dura una media hora. Los narradores nos explican que Maria y Josep están buscando alojamiento mientras el pueblo va en su busca. Llucifer hace un último intento de engañarles pero vuelve a fracasar, mientras Jesús ha nacido como indica la estrella y el grupo camina mientras canta “pastorets amb alegría anem tots cap a Betlem”. Satanàs prepara su respuesta y encomienda a sus seguidores que propaguen que no es el hijo de Dios y otras mentiras (fake news, lo llamaríamos ahora) y se enfrenta a Sant Miquel en la pelea definitiva. En el último cuadro, mientras suena El noi de la mare se reproduce la estampa del pesebre, el pueblo adora al niño y los pequeños hacen sus ofrendas mientras surge entre la multitud el Jesús adulto.

Sant Miquel aparece en el momento justo para enfrentarse al diablo. / MERCè PABLO

Luces y sombras

El montaje tiene unos cuantos aspectos sobre los que podríamos reflexionar. La obra tiene más de un siglo de vida y bien poco parece haber cambiado, no estaría de más alguna actualización o simplificación para hacerla más atractiva al público contemporáneo aunque eso también contaría con la desaprobación de los defensores a ultranza de la integridad de la obra. Los personajes principales están interpretados con corrección y hasta brillantez (algunos de ellos llevan muchos años haciéndolo e incluso cambiando de papeles) y las dosis justas de  humor y maldad según corresponda aunque se echa a faltar algo más de entusiasmo en las escenas colectivas.

La obra es posible gracias a un centenar de voluntarios. / FOMENT HORTENC

De todas maneras todos estos detalles palidecen ante el esfuerzo de un grupo de gente voluntariosa que lo único que pretende es que no se pierda la sana costumbre de que cada año por estas fechas, sus familiares, amigos y curiosos puedan ver representado otra vez este clásico inmortal. Más allá de las creencias religiosas de cada uno, llevar al escenario una historia con todos los elementos que no fallan: la eterna lucha entre el bien y el mal, el componente fantástico con la ayuda de algunos efectos especiales, las historias de amor y el humor, las canciones y los bailes. Podemos ponerles todos los peros que queramos pero resulta emocionante comprobar su fidelidad a una tradición que esperan mantener muchos años más.


   

        item
   

   

       

'Els pastorets'

Lugar: Foment Hortenc (Alt de Mariner, 15).

Horarios: días 21, 22 y 28 (18 h.), día 26 (19 h.) y día 29 (11 horas).

Precio: de 7 a 10 euros.

Más información: www.fomenthortenc.cat