Ir a contenido

Crónica teatral

Teatro político puro y duro

Ostermeier reduce al mínimo el artificio escénico en 'Retour à Reims', su versión del ensayo del sociólogo y filósofo francés Didier Eribon

José Carlos Sorribes

Una escena de ’Retour à Reims’, de Thomas Ostermeier, que presentó el Temporada Alta.

Una escena de ’Retour à Reims’, de Thomas Ostermeier, que presentó el Temporada Alta.

El Temporada Alta echó el cerrojo el fin de semana con una oferta de platos fuertes en la que Thomas Ostermeier estuvo en primera línea. El prestigioso director de la Schaubühne de Berlín volvió al festival con una pieza de teatro político a partir del ensayo 'Retour à Reims', del sociólogo y filósofo Didier Eribon. Teatro político puro y duro con su versión de un texto del 2008 que aborda la ruta que ha llevado al auge de la ultraderecha en Francia, con el Front National de los Le Pen. Una formación que tiene su granero de votos en lo que era territorio del Partido Comunista. Sobra decir que una década después, con el auge populista y ultra, la mirada teatral de Ostermeier a Retour à Reims resulta hoy de extrema necesidad. No sobra ni una señal de alarma.

De ahí que el director alemán haya optado por reducir el artificio escénico en su versión del ensayo. Una actriz (Irène Jacob) se presenta en un estudio de grabación para poner la voz en off de un documental del ejercicio de Eribon, un intelectual desclasado que hace examen de conciencia tras la muerte de su padre. De hijo de clase obrera pasó a ser un intelectual, con una toma de conciencia de su homosexualidad por medio. En el estudio, aparte de la actriz, están el director (Cédric Eeckhout) y el encargado de sonido (Blade McAlimbaye).

El mensaje
sobre el auge de la ultraderecha es tan potente que se resiente la teatralidad

Jacob ejerce de narradora (poco personaje para una actriz de su fama) de un documental que vemos en una pantalla al fondo. Todo con referencias francesas, desde los suburbios donde crece el FN a la resaca del mayo del 68 o la actualidad de los chalecos amarillos.

La reflexión de Eribon apunta a esa izquierda descafeinada incapaz de articular un discurso combativo y no tecnócrata. Si queda margen para la esperanza, está en figuras como la del encargado de sonido, de origen senegalés. Al margen de que McAlimbaye se marca en el intermedio un inesperado y brillante rap reivindicativo, él pone el foco en la segunda trama que recorre 'Retour a Reims': la de la colonización europea y el drama de los inmigrantes en el Mediterráneo.