14 ago 2020

Ir a contenido

GALARDONES DEL CINE CATALÁN

'La hija de un ladrón' y 'Els dies que vindran' copan las nominaciones de los Gaudí 2020

La ópera prima de Belén Funes acumula 13 nominaciones, por las 10 de la película de Carlos Marquez-Marcet

Julián García

Estrenos de la semana. Tráiler de ’La hija del ladrón’.

Dos aclamados dramas familiares en clave naturalista, estudios muy personales sobre el significado de la paternidad, se vislumbran como  grandes favoritas en la 12ª edición de los Premis Gaudí que organiza la Acadèmia del Cinema Català. 'La hija de un ladrón', de Belén Funes, con 13 nominaciones, y 'Els dies que vindran', de Carlos Marques-Marcet, con 10, parecen destinadas a acaparar trofeos en la gala que tendrá lugar el 19 de enero en el Auditori del Fòrum, con permiso de 'La innocència', luminoso 'coming-of-age' de la debutante Lucía Alemany que se estrenará en cines el 10 de febrero y suma siete nominaciones.

La Acadèmia anunció ayer las películas candidatas a unos Gaudí que, por primera vez serán paritarios, con equilibrio de hombres y mujeres en el global de categorías individuales, y una descollante presencia femenina en las categorías principales, como dirección, guion o montaje. Aunque, en verdad, la segregación por género se mantiene en categorías como efectos especiales y sonido, que continúan muy masculinizadas, o vestuario y peluquería, con una histórica presencia de mujeres que, un año más, persiste.

‘La hija de un ladrón’ y ‘Els dies que vindran’ (que bien podrá resarcirse en los Gaudí de su inexplicable ninguneo en las nominaciones de los Goya) pugnarán por todas las categorías principales (dirección, guion, montaje e interpretación masculina y femenina), salvo en la del premio gordo, pues en los Gaudí el gran galardón se bifurca en dos: uno para la mejor película en catalán y otro para la mejor película en lengua no catalana.

Categorías interpretativas

En la primera categoría, el filme de Marques-Marcet, estupenda crónica de las dudas y conflictos de una pareja durante su embarazo -David Verdaguer y María Rodríguez-, competirá con ‘El viatge de la Marta (Staff only’), de Neus Ballús‘7 raons per fugir’, de Esteve Soler, Gerard Quinto y David Torras, y la citada ‘La innocència’. En la segunda categoría, la ópera prima de Funes, impactante retrato de una joven madre (Greta Fernández) en su lucha contra la precariedad y la incómoda reaparición de un padre ausente (Eduard Fernández), se enfrentará a ‘Liberté’, de Albert Serra, ‘Ojos Negros’, de Marta Lallana e Ivet Castelo, y ‘El hoyo’, de Galder Gaztelu-Urrutia. Ocho propuestas, en definitiva, valientes y renovadoras, de las que miran hacia delante. 

Como era de prever, no hubo sorpresas en las categorías interpretativas. Greta Fernández y María Rodríguez parecen destinadas a disputarse el Gaudí a la mejor actriz, con permiso de la debutante Carmen Arrufat por ‘La innocència’ y de Aina Clotet por ‘La filla d'algú’. El duelo promete repetirse en categoría masculina, con David Verdaguer y Eduard Fernández como grandes favoritos ante Karra Elejalde (‘Mientras dure la guerra’) y Sergi Lòpez (‘El viatge de la Marta’).

La selección de cuatro nominadas a la mejor película europea es de la que quita el hipo: ‘Lo que arde’, de Oliver Laxe‘La favorita’, de Yorgos Lanthimos, ‘Retrato de una mujer en llamas’, de Céline Sciamma, y ‘Lazzaro feliz’, de Alice Rohrwacher.  En cuanto al mejor cortometraje, premio siempre estimulante, los cuatro elegidos fueron fueron 'Suc de síndria', de Irene Moray'La higuera', de Mikel Mas, 'Después también', de Carla Simón, y 'Tahrib', de Gerard Vidal. 

La gala de este año de los Gaudí, producida por Dagoll Dagom y dirigida por Jordi Prat  i Coll, contará con la actriz Anna Moliner como presentadora.

La "precariedad" del cine catalán

Isona Passola, presidenta de la Acadèmia, advirtió de que 56 profesionales «catalanes o residentes en Catalunya» habían sido nominados en esta edición de los Gaudí pese a haber trabajado en producciones no catalanas. «Esto es a causa de la precariedad en que trabajamos. Hemos tenido que salir en desbandada para trabajar», denunció Passola, embarcada desde hace años en una difícil cruzada contra la precariedad financiera en que trabaja la industria catalana del cine a causa de la crisis de TV-3, la caída de las subvenciones y la eclosión de las plataformas online, que han potenciado a Madrid como gran polo productivo de España.
De los 14 filmes en catalán precandidatos a estos Gaudí, solo tres llegaban al millìón de euros de presupuesto y algunos apenas llegaban a los 100.000 euros.