Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

Roland Emmerich: "He necesitado 20 años para hacer 'Midway'"

El director alemán habla para EL PERIÓDICO sobre su acercamiento a este episodio bélico de la segunda guerra mundial entre Estados Unidos y Japón

Beatriz Martínez

El director Roland Emmerich, en el rodaje de ’Midway’

El director Roland Emmerich, en el rodaje de ’Midway’

El alemán Roland Emmerich es el gran rey del cine de catástrofes. Su película ‘Independence Day’ lo convirtió en uno de los directores de 'blockbusters' más importantes de los años noventa. Su pasión por destruir el mundo continuó con ‘Godzilla’, ‘El día de mañana’ o ‘2012’. Ahora, con ‘Midway’ aborda un acontecimiento histórico para adentrarse en el cine bélico de esencia más clásica. En cualquier caso, su impronta se perpetúa en esta superproducción épica sobre la famosa batalla aeronaval entre norteamericanos y japoneses que se libró en el Pacífico durante la segunda guerra mundial.

¿Cómo se embarcó en el proyecto de plasmar este hecho histórico?
El primer contacto lo tuve hace casi dos décadas, cuando vi un documental sobre el tema y a partir de ahí leí varios libros. Y desde entonces siempre tuve claro que tenía que hacer una película sobre Midway. Pero era una producción compleja, tenía que lidiar con muchos elementos. Hablé con varias productoras y estaban interesadas, pero necesitaban apoyo japonés para hacerla como era debido. Así que ahora que lo he conseguido se podría decir que ha sido mi proyecto personal más costoso a la hora de poner en marcha. He necesitado 20 años para hacerlo.

¿Y qué era lo que más le interesaba plasmar?
Lo que más me atraía era poder hacer una panorámica completa a través de personajes y situaciones. Planeamos abordar seis meses alrededor de toda la historia para mostrar los diferentes momentos por los que transcurrió el conflicto. Eso incluía el ataque a Pearl Habour, también quería que estuviera presente la perspectiva japonesa, la importancia de la inteligencia secreta a la hora de descifrar mensajes de uno u otro bando y, cómo no, detrás de todo eso, el factor humano.

¿Tuvo en mente la versión de los años 70, ‘La batalla de Midway’, en algún momento?
La verdad es que no. La versión de los 70 es muy diferente a la nuestra, por ejemplo, en el uso de tantos actores famosos o la introducción de historias de amor, muy del gusto de las superproducciones de la época, algo que está alejado de la sensibilidad actual. Además, no aborda un espacio de tiempo tan grande. Tenía claro que, si no arrancábamos con el ataque a Pearl Habour, no se podía comprender el significado de lo que ocurrió en Midway.

¡Pero usted también ha logrado reunir un reparto de estrellas espectacular! Woody Harrelson, Dennis Quaid, Patrick Wilson, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore…
En el pasado las estrellas de cine eran más grandes que las actuales. No se puede comparartener juntos a Charlton Heston, Henry Fonda, James Coburn, Glenn Ford, Robert Mitchum y Toshirô Mifune. Era imposible llegar a algo parecido, se ha hecho lo que se ha podido (risas). ¿Sabes que pasa? Que a veces son contraproducentes las caras conocidas, porque el espectador reconoce a los actores y no ve de verdad a los personajes.

¿Cuáles fueron los principales retos a los que tuvo que enfrentarse?
La preparación de la película fue tan apasionante como aterradora porque, salvo los trajes, apenas existía nada más. Todo fue creado en estudio, reconstruidos los edificios, los aviones, y también trabajamos mucho con el ordenador, claro. Pusimos mucho empeño en ser fieles a la realidad, así que fue un proceso duro.

En la película se habla de heroísmo, pero también de miedo, de la fina línea que separa la vida de la muerte.
En muchas de mis películas he tratado ese tema. Todos podemos ser valientes en un momento dado, pero al mismo tiempo tener miedo. Para mí era importante crear un balance entre esas dos cosas, así como no caer en los estereotipos con los japoneses. En ambos lados hubo muchos sacrificios. La guerra es una tragedia. Por eso no hay celebraciones en la película.

¿Cuáles son sus referentes dentro del cine bélico?
Mi película favorita es ‘Un puente lejano’, de Richard Attenborough, con Sean Connery, y la alemana ‘El puente’, de Bernhard Wicki. También me gusta ‘Salvar al soldado Ryan’, de Spielberg.

En la película se dice que un capitán no abandona su barco, aunque tenga que hundirse con él. ¿Haría lo mismo por una de sus películas?
¡No! Dejaría que se marchara el equipo primero, pero después preguntaría, ¿dónde está la siguiente barca salvavidas? (risas)

Después de tanto tiempo en Hollywood, ¿se siente más americano o alemán?
¡Ambos! Soy medio alemán, medio norteamericano. Durante los últimos años he vivido el mismo tiempo en un sitio y en el otro. No me siento, de todas maneras, de ningún sitio.