Ir a contenido

ESTRENO

'Cavalleria rusticana & Pagliacci', a ritmo de cine en el Liceu

El tenor Roberto Alagna destaca entre los protagonistas del montaje de las dos óperas, que el director Damiano Michieletto trata como un todo

Marta Cervera

Un momento del ensayo de ’Cavalleria rusticana’, ópera de Pietro Mascagni, en el Liceu.

Un momento del ensayo de ’Cavalleria rusticana’, ópera de Pietro Mascagni, en el Liceu. / FERRAN NADEU

La Italia más pasional regresa al Liceu este jueves con el estreno de 'Cavalleria rusticana & Pagliacci', un premiado montaje de Damiano Michieletto con una puesta en escena cinematográfica y voces de primera. Amor, celos y un final sangriento conviven en ambas óperas veristas ambientadas en pueblos mediterráenos. Sus populares melodías han sido utilizadas con éxito en el cine. Baste recordar la intensidad que Francis Ford Coppola logró utilizando el 'Intermezzo' de 'Cavalleria rusticana' en la apoteósica y sangrienta conclusión de 'El Padrino III'.

En el foso, el director Henrik Nánási pilotará la Orquestra que acompañará a grandes estrellas de la lírica como los tenores Roberto AlagnaMarcelo Álvarez (en sustitución de Fabio Sartori) y Teodor Ilincai. Entre las sopranos figuran Aleksandra Kuzak y Elena Pankratova, cantante rusa que debuta en el Liceu como Santuzza, y los barítonos Gabriele Viviani Àngel Òdena. Esta producción obtuvo el Premio Laurence Olivier en Inglaterra en el 2016.

Michieletto espera sorprender al público con este díptico que plantea como un todo. El director actualiza 'Cavalleria rusticana', de Pietro Mascagni, y 'Pagliacci', de Ruggero Leoncavallo, que presenta como si se tratara de dos capítulos de una misma historia. La obertura de 'Cavalleria rusticana', melodrama en un acto estrenado en Roma en 1884, cuenta con personajes de 'Pagliacci', drama en dos actos estrenado en Milán en 1892, donde el director también integra a algunos personajes de la primera ópera.     

"En esta producción todo encaja.  No hay nada que te moleste", asegura Alagna

La idea obliga a Algana a estar casi todo el tiempo en escena. Primero como Turiddu en 'Cavalleria Rusticana'. Después como Canio en 'Pagliacci', cuyos protagonistas integran una pequeña compañía de Commedia dell’Arte ambulante. "Es una producción que funciona pero es muy cansada para mí porque casi no tengo tiempo para descansar porque 'Pagliacci' está enfocada desde el punto de vista de Canio y me obliga a estar todo el tiempo en escena". Su personaje, un rol muy exigente, imagina todo lo que ocurre entre su querida Nedda y el amante de esta. Arte y vida, ficción y realidad se confunden hasta el momento del clímax final cuando Canio pone fin a la comedia eliminando a su pareja. Hoy el caso alimentaría las terribles cifras de muerte por violencia machista. "En esta producción todo encaja. No hay nada que te moleste", aplaude el tenor francés, descendiente de una familia de cantantes sicilianos.

Alagna, a sus 56 años, se siente en plena forma. "Intento dar lo mejor siempre y para eso debo cuidarme. Y no es fácil porque uno ha de ocuparse de su carrera pero también de ser un buen marido, un buen padre y también abuelo. Me gusta llevar una vida familiar. Tengo una hija que casi tiene seis años que me llena de felicidad”, señala orgulloso el tenor casado con Aleksandra Kuzak, que interpreta a Nedda en 'Pagliacci'. "Lo niños te dan alegría y fuerza y ganas de seguir luchando en una profesión que no es nada fácil. Y yo, ya no soy un jovencito". Pese a la experiencia todavía le cuesta manejar a veces los nervios, la responsabilidad y el estrés. "Yo no puedo salir a escena y reservarme. Cada vez que actuó lo doy todo, no sé hacerlo de otro modo".   

En su útlimo disco,  'Caruso 1873', el tenor une el estilo del mítico cantante y el suyo

También se exigió al máximo en su último disco, 'Caruso 1873', un homenaje a Enrico Caruso (1873-1921). Era complejo era cantar 'a la Caruso' y ser a la vez fiel a uno mismo. "Llevaba este disco en el corazón desde el principio de mi carrera". Hace 10 años grabó las primeras 10 arias pero no le gustó el resultado y aparcó el proyecto. "Le imitaba demasiado", reconoce. Tras dejarlo reposar y madurarlo, volvió a intentarlo. Se ha grabado con la Orquesta Nacional de Île de France, dirigida por Yvan Cassar y cuenta con temas tan populares como 'Mattinata', canción que Leoncavallo escribió para el famoso tenor. 

El álbum, sin embargo, abre con una melodía moderna: 'Caruso', de Lucio Dalla. "No es exactamente igual porque tiene otra orquestación y lo hemos mezclado con una canción popular napolitana", dice el tenor, que reconoce haber sentido cierta esquizofrenia en el estudio de grabación. "Es la primera vez que cantaba sin escuchar mi voz porque tenía la de Caruso en mi cabeza todo el rato".

Temas: Liceu