FESTIVAL DE JAZZ DE BARCELONA

Angélique Kidjo: "Celia Cruz cambió la mentalidad de las mujeres"

La cantante de Benín presenta en Barts su disco 'Celia', en el que recrea el repertorio salsero y afrolatino de la desaparecida diva cubana

Angelique Kidjo.

Angelique Kidjo. / LAURENT SEROUSSI

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto

Cuando Angélique Kidjo era una cría, en los años 70, en Benín, su pequeño país de África occidental, la salsa era un género musical muy popular, y según dice no ha dejado de serlo. "No hay club en el que no pongan salsa, y muchos grandes de la música africana comenzaron tocándola: Youssou N’Dour, Salif Keita, Baaba Maal, por no hablar de la estrella africana del género, Laba Sosseh", explica Kidjo por vía telefónica, lista para presentar, este martes en Barts (Festival de Jazz de Barcelona), su frondoso disco ‘Celia’, homenaje a la cubana Celia Cruz.

¿Un álbum que reivindica la africanidad de esta música de origen antillano? "Sí, y más que eso, porque la historia de la salsa, con esa clave rítmica que llevaron los esclavos de África, es parte de la historia de la humanidad", explica con verbo entusiasta, añadiendo otro ingrediente: "Celia Cruz, al igual que Miriam Makeba, nos cambió la mentalidad a las mujeres y nos dio fuerza para ser lo que quisiéramos ser".

El nexo yoruba

En ‘Celia’, Kidjo ha ido a las raíces y ha rescatado incluso canciones de los años 50 y 60, de cuando la cantante cubana estaba integrada en La Sonora Matancera. "No hay Celia Cruz sin ese periodo", defiende. "Ahí, en la cultura yoruba, en los orishas, está el principio de la historia. Era importante integrarlo para celebrar la africanidad". Temas que le llegaron pese a no conocer el idioma, como ‘Quimbara’, que Kidjo comenzó a cantar siendo una adolescente.

Esta pieza le trae recuerdos intensos, ya que tuvo ocasión de cantarla con la misma Celia Cruz. Fue en París, en un concierto de la diva cubana, "a finales de los 90", y el dueto se decidió de improviso. "Nos presentaron en el vestíbulo de un hotel y ella estuvo muy acogedora: '¡mi hermana africana, mi hermana negra!', exclamaba en español. Le dije que me encantaba su canción ‘Quimbara’, y de modo sorprendente me invitó a cantarla luego con ella".

El inventor del afrobeat

Noticias relacionadas

Para grabar ‘Celia’, Angélique Kidjo ha contado con cómplices exquisitos, como el batería Tony Allen, "el fundador del afrobeat", recuerda ella. "Quise llamarlo porque estaba segura de que en sus inicios en la música debió tocar salsa, y así fue. Verle tocar es una experiencia de otro mundo. No es que toque la batería: mantiene una conversación con ella". Uno de los retos fue incorporar metales que estuvieran a la altura. "No puedes competir con los cubanos en eso, pero en Benín tenemos tradición de ‘marching bands’, con metales, así que dije: ‘¡Vamos a traerlos!’. Tocaron de modo muy orgánico, sin forzar nada".

‘Celia’ es el fruto exuberante de una beninesa universal comprometida con su país, Embajadora de Buena Voluntad de Unicef y activista en proyectos educativos enfocados al colectivo que considera más frágil y decisivo, las chicas. "Empoderarlas es la única manera de reducir la pobreza en África".