Ir a contenido

CRÓNICA

Jane Birkin, salvada por Gainsbourg en Girona

La cantante revivió las canciones que el compositor escribió para ella en un emotivo recital con orquesta de cámara en el festival Temporada Alta

Jordi Bianciotto

Birkin, en el Auditori de Girona.

Birkin, en el Auditori de Girona. / FERRAN SENDRA

Después de los últimos reveses que le ha deparado la vida (la pérdida de su hija Kate, la leucemia), Jane Birkin se ha vuelto a lanzar a los brazos de Serge Gainsbourg (1928-91), a su repertorio reconfortante, que es también suyo puesto que muchas de sus canciones las creó para ella. Cancionero con tratamiento orquestal, el del álbum 'Birkin/Gainsbourg. Le symphonique', que este sábado recorrió, como si se tratara de los sucesivos episodios de su vida, con una luminosa formación de cámara en el Auditori de Girona (Temporada Alta).

El espectáculo va mutando de una cita a la otra, y en Girona fue más largo (17 canciones) que en el pase del Primavera Sound del 2018 con la Simfònica del Vallès (12), si bien más breve que este verano en el Jardín Botánico de Madrid (23). En esencia, la misma mirada refinada a un compositor que es recordado como tremendo gamberro pero que compuso algunas de las canciones más exquisitas del siglo XX.

Tiempo de melancolía

En el centro del paisaje, una Birkin quizá más melancólica que nunca, ataviada con sobrio estilismo, chaqueta, pantalones negros y camisa blanca, dirigiéndose al público mezclando francés e inglés, y un poco de catalán, y abriendo la sesión citando la leve 'Ces petits riens', canción que hizo suya Juliette Gréco en 1964. A su lado, el pianista japonés Nobuyuki Nakajima y un septeto de cuerdas, metales, contrabajo y percusión, subrayando los ricos perfiles de 'Lost song' o 'Baby alone in Babylone' (a partir de la 'Sinfonía nº 3' de Brahms).

Melodías con poder para envolver el auditorio de una matadora evocación con apenas unas pocas notas al piano, como en 'Ballade de Johnnie Jane', la canción que Gainsbourg creó para la película 'Je t’aime moi non plus' (1976). Birkin las recorrió con su voz corta pero con alma, conmoviendo precisamente por su fragilidad, con esos pellizcos agudos propios de un niño. Nos indicó que, según le dijo Gainsbourg, ella sacó lo mejor de él, aunque algunas de sus canciones, sobre todo las posteriores a su separación, como 'Amours des feintes', deslizaran lamentos y reproches entre líneas.

Pero estas canciones, como dice la letra de 'Pull marine' (pieza esta que escribió con y para Isabelle Adjani), están ahora aquí para ayudarla a remontar tras caer y hundirse hasta casi tocar el fondo de la piscina. 'Valse de Melody', 'La chanson de Prévert' y 'L’anamour' sacaron también lo mejor de ella antes de decirnos adiós con 'La javanaise', concentrando la emoción, como dice la letra, en el tiempo que dura la canción.