27 oct 2020

Ir a contenido

Expuesto un dibujo inédito de Opisso de Gaudí agonizando

Una exposición sobre el modernismo exhibe y pone a la venta joyas de Casas, Rusiñol, Cardona o Meifrèn, entrre otros

Efe / Irene Dalmases

La obra de Ricard Opisso ’Antoni Gaudí agonizando’.

La obra de Ricard Opisso ’Antoni Gaudí agonizando’. / EFE / QUIQUE GARCÍA

Tras ser arrollado por un tranvía, el arquitecto Antoni Gaudí fue trasladado al Hospital de la Santa Creu, creyéndose que era un mendigo, y allí agonizó durante tres días, hasta fallecer el 10 de junio de 1926. Su amigo Ricard Opisso fue uno de los pocos que pudo visitarle y le dibujó en su agonía.

Este dibujo, un carboncillo sobre papel, se exhibe ahora por primera vez en la exposición de la galería Gothsland, 'Barcelona i Els Quatre Gats', en la que se reúnen un total de 115 obras de los artistas más destacados del modernismo catalán, desde Ramon Casas y Santiago Rusiñol a Ricard Opisso, Joan Cardona o Eliseu Meifrèn, todas ellas a la venta con precios que van de los 300 euros al medio millón.

El director de la galería, Gabriel Pinós, ha explicado este jueves en una visita con periodistas que la pieza, que hasta ahora pertenecía a una colección privada, es el último retrato en vida que se hizo a Gaudí, cuando ya se sabía que moriría y en un momento en el que en su habitación sólo podían entrar los arquitectos de su obrador, el escultor Josep Llimona y Ricard Opisso.

Con la boca entreabierta y los ojos cerrados, poblada barba, en una cama con barrotes y donde se ve, en la almohada, parte de una cruz, aparece el creador de la Sagrada Família, quien en ese momento tenía 73 años.

En la parte inferior de la imagen está la firma de Opisso y, en catalán, las palabras "Antoni Gaudí agonizando. Dibujo de Opisso", que, según Pinós, probablemente escribió el editor del diario 'La Publicidad', puesto que la ilustración sirvió de portada de ese desaparecido medio de comunicación el día 11 de junio de 1926.

Otra obra inédita

No es la única pieza inédita de una "exposición de carácter museístico y entrada gratuita", en palabras de Pinós, puesto que también hay otro dibujo de Opisso con el polémico Carles Casagemas, amigo de Picasso, o el retrato de Vicente Bosch i Grau, propietario de la fábrica de anís del Mono, realizado por Ramon Casas en 1897.

Otro destacado de la muestra es el dibujo original del primer cartel de Els Quatre Gats, el mítico punto de encuentro del Modernismo catalán, de Ramon Casas, con el propietario del establecimiento, Pere Romeu, en primer plano, y que fue publicado en la revista 'Pèl y Ploma', del año 1900, o en el número 1 de la revista 'Arte Joven', de 1901, impulsada por Pablo Picasso.

Asimismo, llama la atención el óleo sobre tela titulado 'Enric Clarasó en su taller', de Santiago Rusiñol, del primer Cau Ferrat, otro punto de encuentro de los modernistas, y que es la obra más cara de las que se exhiben.

Gabriel Pinós ha rememorado que el proyecto expositivo empezó a gestarse hace un año, después de organizar otro sobre Ramon Casas, iniciando el proceso de estudio de todas las obras posibles de exhibirse, de las que, aún quedan una decena de inéditas, que se irán incorporando hasta la clausura, que se prevé para el 28 de febrero del próximo año.

La exposición ocupa todo el espacio de la Gothsland, con más de 200 metros cuadrados, con otras piezas de Pablo Gargallo, Xavier Gosé, Lluis Graner, Adrià Gual, Manolo Hugué, Joan y Josep Llimona, Joaquín Sorolla y Pau Roig, un artista poco conocido en España pero que triunfó en París.

Las pinturas y los dibujos se complementan con esculturas, carteles y piezas de mobiliario.

Todo ello, según Pinós, para que "el visitante se pueda hacer a la idea de cómo era el momento artístico de este período, entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX".

Por otra parte, el director de la galería ha dejado caer, sin ir más allá, que algunas de las obras ya tienen comprador, y que, pronto, ocuparán otros espacios.