02 abr 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

Röschmann y Martineau, pura belleza

La soprano alemana y el pianista escocés triunfan en el Festival de 'lied' Life Victoria

Pablo Meléndez-Haddad

La soprano alemana Dorothea Röschmann y el pianista Malcolm Martineau, tras su recital de lied’ en el Recinte Modernista de Sant Pau.  

La soprano alemana Dorothea Röschmann y el pianista Malcolm Martineau, tras su recital de lied’ en el Recinte Modernista de Sant Pau.   / ELISENDA CANALS

Continuó el Festival de 'lied' Life Victoria en el Recinte Modernista de Sant Pau, esta vez para recibir a la soprano alemana Dorothea Röschmann. La cantante, en plenitud de facultades, revisó una amplia paleta 'liederística' y algunos de los ciclos más complejos del repertorio, imponiendo una línea de canto extraordinaria, madura, de iluminada belleza, con total dominio de los recursos técnicos y expresivos que ella sabe usar como las más grandes.

Abrió plaza con dos grupos de canciones de Mendelssohn y Wolf, todas de gran exigencia dramática que llegaron internalizadas hasta la última frase (impresionante su 'Hochbeglückt in seiner Liebe'), contando, desde el piano, con un Malcolm Martineau sencillamente de ensueño, que una vez más dejó claro la profunda complicidad que exige este género entre el cantante y su acompañante.

El plato fuerte de la primera parte de la velada llegó con los 'Rückert Lieder' de Mahler, dichos con una vocalidad única que daba sentido a cada palabra, grupo coronado con un emocionante 'Um Mitternacht'.

Después del descanso ambos artistas interpretaron dos ciclos fundamentales como son los 'Gedischte der Königin Maria Stuart' de Schumann -cantados como si fueran escenas operísticas por el arrojo demostrado- y los 'Wesendonck Lieder' de Wagner, de los que se ofrecieron versiones sencillamente inolvidables, con un fraseo cuidado y emotivo.

Descubrimiento

Como aperitivo a tanta belleza, el ciclo Life New Artists que promociona jóvenes valores becados por la Fundación Victoria de los Ángeles presentó al barítono Ferran Albrich acompañado del pianista Eudald Buch, quienes en un tándem de lujo revisaron 'lieder' de Beethoven incluyendo el complejo y exigente ciclo 'An die ferne Geliebte'. Albrich defendió unas fabulosas credenciales superando, por la calidad de su instrumento, dicción y adecuación al género, incluso a más de alguna de las estrellas oficiales del cartel. Todo un descubrimiento.