Ir a contenido

CRÓNICA

Mónica Naranjo, a toda pompa en el Sant Jordi

La cantante de Figueres celebró su 25º aniversario de carrera con una orquesta sinfónica, coro y texturas 'heavy'

Jordi Bianciotto

Mónica Naranjo, en el Sant Jordi.

Mónica Naranjo, en el Sant Jordi. / FERRAN SENDRA

Mónica Naranjo contra el mundo, imponiéndose a la industria, desafiando a sus fans y celebrando su 25º aniversario con una tropa de 60 músicos. Una Mónica sinfónica, metalera y vocalmente desorbitada que este jueves se propuso dejar petrificado al público que ocupó dos tercios del Palau Sant Jordi, concierto programado por el Festival Mil·lenni.

El giro 'heavy' que dio a su carrera con el álbum 'Tarántula' (2008) llegó para quedarse, de modo que ese tratamiento cubrió el conjunto del concierto, en el que Naranjo recorrió sus distintas etapas por orden cronológico (y deshaciéndose del indeseado 'Chicas malas', del 2002). Banda de rock, orquesta sinfónica y coro, al servicio de 'Renaissance', espectáculo que sabe a puñetazo sobre la mesa y que echó a andar con 'El amor coloca', de 1994, en versión supermotivada y enlazándola con su otro 'hit' de primera hornada, 'Desátame'.

Lista para el Rock Fest 

La diva de Figueres lució vozarrón y arrojo filo-operístico a juego con una noción sonora desbocada. Dirigiendo la sesión, Pepe Herrero, del grupo de metal sinfónico Stravaganzza, y en la banda, operarios de Ankhara y Hamlet. ¿Para cuando Mónica Naranjo en el Rock Fest de Can Zam? Versión endurecida de 'Pantera en libertad', mientras la cantante recogía una bandera del arco iris, y una secuencia cumbre con vistas a Mina: 'Sobreviviré' y 'Perra enamorada', esta precedida por una sentida declaración: "yo, cuando amo, amo como una perra".

El espectáculo se complementó con vídeos con reflexiones sobre las cosas de la vida, a medida que la épica subía más y más a lomos de 'Europa' y 'Amor y lujo'. "Lo que viene a continuación será todavía más intenso", advirtió antes de trepar hasta las cumbres de su ópera rock 'Lubna'. Una vez ahí arriba, lanzó un cable póstumo a Camilo Sesto con un 'Vivir así es morir de amor' necesitado de ritmo, y entre tanta pompa se agradeció que, por un momento, la cantante se quedara a solas con el guitarrista para entonar sin mayores sustentos un pedazo de 'Entender el amor' que nos llevó a los orígenes de todo.