17 feb 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Comportarse como adultos': una colección de conversaciones de gente reunida

La película de Costa-Gavras a partir de la apasionante autobiografía de Varoufakis está llena de buenas intenciones, pero acaba siendo un relato francamente tedioso

Nando Salvà

item

Comportarse como adultos ★★★

Dirección: Costa-Gavras

Reparto: Christos Loulis, Alexandros Bourdoumis, Ulrich Tukur, Josiane Pinson

Título original:  'Adults in the room'

Países: Grecia / Francia

Duración: 124 minutos

Año: 2019

Género: Drama

Estreno: 18 de octubre del 2019

Que la nueva película de Costa-Gavras se base en el libro homónimo de Yanis Varoufakis explica que funcione como elogio del economista casi tanto como lo hace a modo de repaso de las negociaciones que Grecia mantuvo sin éxito en el 2015 con el fin de renegociar su deuda con la Unión Europea. Y, considerada desde cualquiera de los dos puntos de vista, es una obra llena de buenas intenciones e indudablemente fiel a su modelo que, sin embargo, convierte una de las memorias políticas más apasionadas de los últimos tiempos en un relato francamente tedioso.

El cineasta heleno contempla cómo Varoufakis viaja entre Atenas, Bruselas, París, Londres, Berlín y Riga para mantener sucesivos encuentros con sus homólogos internacionales, ninguno de los cuales parece dispuesto a apoyar sus propuestas alternativas para rescatar a Grecia del creciente declive económico. Los personajes están basados en gente real y eso de entrada proporciona una curiosidad añadida que, eso sí, se disipa en cuanto demuestran no ser más que meros expendedores de argumentos repetitivos.

No cabe duda de que Costa-Gavras utiliza la monotonía y la reiteración de forma deliberada pero, aun así, su estrategia resulta contraproducente. Comportarse como adultos no funciona como intriga política porque no genera tensión, y tampoco lo hace como sátira a pesar de que en un par de escenas esa parece ser la intención. No es más que una colección de conversaciones dotadas de la obviedad y el didactismo habituales en la obra previa del director, aunque incapaces de explorar psicologías individuales o colectivas. Pero su gran carencia es otra. Pese a ser una película que habla sobre el dolor causado por medidas económicas demasiado restrictivas, ni se toma la molestia de poner cara a aquellos que lo sufren.