Ir a contenido

ESTRENO

Crítica de 'El camino, una película de Breaking Bad': decidir por uno mismo

El largometraje centrado en Jesse, aquel atolondrado vendedor de drogas que creció al lado de Walter White, tiene mucho de la serie

Quim Casas

Aaron Paul, como Jesse, en ’El camino: una película de Breaking bad’. 

Aaron Paul, como Jesse, en ’El camino: una película de Breaking bad’. 

item

El camino: una película de Breaking bad ★★★

Dirección: Vince Gillian

Reparto: Aaron Paul, Matt Jones, Charles Baker, Jesse Plemmons

Título original:  'El camino: a Breaking Bad movie'

Plataforma: Netflix

País: Estados Unidos

Duración: 122 minutos

Año: 2019

Género: Drama

Estreno: 11 de octubre del 2019

En la primera secuencia de 'El camino: Una película de Breaking bad', el viejo Mike le dice a Jesse Pinkman en retrospectiva que es un jubilado adolescente. Si todo hubiera ido bien, así sería. Pero todo fue mal en el tramo final de 'Breaking bad'. Concluyó en el 2013, tras cinco temporadas, pero su creador, Vince Gilligan, era consciente de que además de Walter White, tenía otros dos grandes personajes en potencia. Al abogado Saul Goodman le ha dedicado otra serie, el 'spin off' 'Better call Saul', y ahora viene a cerrar el círculo con un largometraje para Netflix centrado en Jesse, aquel joven y atolondrado vendedor de drogas que creció al lado de White en el suculento pero peligroso negocio de la metanfetamina.

'El camino: Una película de Breaking bad' tiene mucho de la serie en sus tiempos muertos, en algunas situaciones dilatadas y extrañas, en la extravagancia de algunos personajes, en esas pausas llenas de tensión que creaban una atmósfera peculiar, violenta pero de humor negro, en la serie madre. Pero el trayecto hasta llegar a un jubiloso tramo final es aquí más farragoso, como si a Gilligan, y con él a su personaje, un Jesse superado por todas las circunstancias tras ser torturado, humillado y moralmente aniquilado, le costara encontrar el tono sin el apoyo de White, Mike, Saul, Hank o Gustavo 'Gus' Fring y sin la métrica serializada.

A pesar de la soterrada virulencia que arrastra el filme y de lo baqueteada que es la existencia de este antihéroe trágico en que acaba convirtiéndose Jesse, hay algo luminoso, y casi emotivo, en los guiños al pasado que representan las apariciones puntuales, pero determinantes, de Mike, White y Jane, la novia que fallecía ahogada en su propio vómito en la segunda temporada sin que White hiciera nada para impedirlo.

Es Jane quien le dice a Jesse en la película, quien le dijo en el pasado, que es mejor decidir por uno mismo. La película sobre 'Breaking bad' arranca cuando terminaba la serie y realiza un tortuoso viaje hacia esa plena decisión.