Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE

Antonia Brico, la primera mujer que dirigió la Filarmónica de Berlín

Maria Peters recoge esta apasionante historia de superación y lucha contra el heteropatriarcado en 'La directora de orquesta'

Beatriz Martínez

Estrenos de la semana, trailer de ’La directora de orquesta’ de 2018.

Son muchas las mujeres que se atrevieron a abrirse camino en determinados ámbitos históricamente reservados a los hombres y cuyos nombres continúan sin ser lo suficientemente reconocidos. Auténticas pioneras que tuvieron que luchar contra los prejuicios de su época, contra la adversidad dentro de un entorno hostil y que, a pesar de todas las dificultades, no cejaron en su empeño y continuaron adelante.

Es el caso de Antonia Brico, una joven huérfana y emigrante entregada a un único propósito, demostrar que una mujer podía ponerse delante de una orquesta y dirigirla igual de bien que cualquier hombre, una hazaña que terminaría consiguiendo en 1930 con la Filarmónica de Berlín.

Esta apasionante historia de superación es la que cuenta Maria Peters en ‘La directora de orquesta’, que se centra en ese tortuoso camino que siguió la joven Antonia hasta alcanzar sus sueños y demostrar su valía.

“Creo que lo que más me atrajo de ella no es que fuera virtuosa, sino que creyera de verdad en su talento. Tenía muy claro lo que quería, pero le tocó vivir en una época complicada y tuvo que ser muy valiente para conseguirlo”, cuenta la cineasta Maria Peters a EL PERIÓDICO.

En la película vemos cómo Antonia tiene que luchar el doble por pertenecer a una clase social humilde y, sobre todo, por el hecho de ser mujer en un momento en el que el matrimonio y la maternidad eran las únicas opciones.

La directora de orquesta Antonia Brico.

“Es curioso que, aunque haya pasado mucho tiempo, la reacción de muchas mujeres que trabajan en entornos masculinos sea muy parecida. Me han dicho que es como si vieran reflejada su propia vida”. Los números no mienten, la paridad todavía está lejos de alcanzarse en la mayoría de los sectores, aunque hay algunos en los que la desigualdad continúa siendo alarmante, como es el caso, precisamente, de los directores de orquesta.

“En mi país de origen, Holanda, este año ha sido el primero que una mujer, Karina Canellakis, se pone al frente de la Filarmónica. Sería absurdo negar que ciertos ámbitos continúan monopolizados por el heteropatriarcado”.

Peters reconoce que el tesón de mujeres como Antonia Brico ha sido fundamental para allanar el camino a las generaciones posteriores. “Ella ni se planteó si era o no feminista. Tenía un objetivo y fue a por él. Se consideraba una directora de orquesta y para ella era algo que no obedecía a ninguna cuestión de género”.

Antonio Brico pasó de ser acomodadora en un teatro a llevar la batuta en el escenario, pero no llegó del todo a ser reconocida por las suspicacias que generaba su condición femenina. Fundó la Orquesta Sinfónica de Mujeres de Nueva York y consagró su vida a la música, pero nunca alcanzó una plaza como directora titular. En las listas de las revistas especializadas en la materia continúa sin aparecer ningún nombre de mujer, tampoco el de Antonio Brico. En su lápida se puede leer: “No te desvíes de tu camino”.