Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Ara Malikian, virtuoso 'showman' en el Sant Jordi

El músico de origen armenio hizo de su dominio instrumental un espectáculo con sus citas a Guns n'Roses, Björk y Led Zeppelin

Jordi Bianciotto

Ara Malikian, en el Sant Jordi.

Ara Malikian, en el Sant Jordi. / FERRAN SENDRA

Ara Malikian no forma parte ni del mundo de la música clásica ni del pop, sino del suyo propio, un lugar en el que reina sobre todas las cosas valiéndose de un violín que es una varita mágica y de un pico de oro. Erudición instrumental convertida en espectáculo, músicas de amplio espectro (académicas, tradicionales, rockeras) y un palique autobiográfico delirante, mezclando realidad y fantasía, envolvieron su paso este sábado por un Sant Jordi en formato reducido de anfiteatro.

Más de dos horas en las que hubo lugar para todo: una entrada en escena sentida, con cita a 'Orfeo ed Euridice', de Gluck, en deriva hacia un rock sinfónico oriental con el toque vertiginoso de 'Pisando flores', momento en el que nos percatamos de que Malikian anda recuperado de la lesión en el hombro que este verano le hizo suspender conciertos como el de Cap Roig. Mucha labia: su debilidad es contar grandes trolas acerca de sus tribulaciones juveniles de inmigrante en Occidente. Según dijo, al principio solo sabía decir una palabra en alemán, 'ja' (sí), así que, respondiendo a la pregunta de si era judío, y a costa de decir que sí a todo, acabó haciéndose pasar por un experto en música klezmer.

Depurado ‘vende-motos’

Sí, Malikian es el tipo que te vendería un forro polar en el desierto del Sahara, el 'showman' total que apela a la alta cultura con sus tatuajes y sus pantalones de lentejuelas a lo Iggy Pop en 1973, si bien su fondo de virtuosismo es rotundo, como su capacidad para generar admiración y brotes de emoción. Deleitándose en sus asaltos a Guns n’Roses, Björk y Led Zeppelin, arropado por despiertos cómplices (Iván 'Melón' Lewis al piano; la guitarra de Tony Carmona, apegada a Aute durante tantos años), Malikian tocó su cielo en 'Alien’s office' pieza del nuevo disco, 'Royal garage', dedicada a los refugiados e inmigrantes que usó como un espejo de su vida. Malikian conquistador, llevándonos a su mundo sin perder la sonrisa.

Temas: Música