06 jun 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE MÚSICA

La OBC conquista con Bartók

Una electrizante versión de 'El mandarín maravilloso' inauguró el abono de los jueves

Pablo Meléndez-Haddad

La OBC en el Auditori, el pasado jueves.

La OBC en el Auditori, el pasado jueves. / CORTESÍA L'AUDITORI

Con Brahms, Respighi y Bartók comenzó a rodar el flamante abono de los jueves de la OBC que en este primer curso incluye seis programas, una temporada que cuenta con el patrocinio de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA. La iniciativa está por consolidarse y podría tener un buen futuro sobre todo entre quienes huyen de la ciudad los fines de semana. El ciclo ha debido replantear la organización de los ensayos –el conjunto catalán tradicionalmente trabajaba cada programa de lunes a viernes por la mañana para estrenar los viernes–, los cuales ahora se han ampliado a las tardes para llegar al jueves con suficiente entidad.

El ciclo ha obligado a replantear la agenda de ensayos para llegar al jueves con suficiente entidad

Abrió el fuego el 'Primer Concierto para piano' de Brahms con el pianista austríaco Stefan Vladar, quien se vio con la libertad suficiente como para explayarse ante una orquesta casi siempre a punto, aunque es verdad que en algunos momentos la acción de conjunto se vio algo inestable. Kazushi Ono, en todo caso, supo sacar brillo al diálogo entre solista y orquesta sobre todo dejándolo claro en el 'Adagio', en el que Vladar supo lucirse por expresividad y fraseo; la gran 'cadenza', además, dejó clara la excelencia de su técnica. Remató la jugada con un 'Rondó'; inspirado y bien resuelto en el que hubo buena comunicación con el podio.

Un cambio de programa presentado por megafonía fulminó la anunciada 'Lexikon III' de Ivan Fedele escuchándose en cambio la tercera de las tres 'suites' que componen la hermosa colección de 'Antiche arie e danze' de Ottorino Respighi, la única concebida únicamente para orquesta de cuerdas y que llegó servida de brillo melódico, buen color en la cuerda grave y adecuada transparencia, especialmente en la virtuosa 'Passacaglia' final. Así comenzó la segunda parte para dar paso a la 'suite' del ballet-pantomima 'El mandarín maravilloso', comienzo del proyecto 'Focus Bártok' con el cual la OBC revisará en este curso las tres obras concebidas para el teatro por el compositor húngaro. La versión fue electrizante, plena de nervio y tensión, siendo aclamada.