NOVEDAD EDITORIAL

Ildefonso García-Serena da voz al exilio español en 'El hijo del doctor'

El titulo inaugura la nueva colección de narrativa del sello Vegueta

El escritor Ildefonso García-Serena, el pasado septiembre en Barcelona. 

El escritor Ildefonso García-Serena, el pasado septiembre en Barcelona.  / MÓNICA TUDELA

2
Se lee en minutos
Elena Hevia
Elena Hevia

Periodista

ver +

En una frase que solía repetirse en los relatos familiares se encuentra la semilla del libro que ha convertido al veterano publicista Ildefonso García-Serena en novelista. “Hijo, entre día y noche no hay pared. Adelántate que yo te alcanzo”.  No hay spoiler, si se explica que Román Muñiz, campesino aragonés, nunca volvió a encontrarse con su hijo, desapareció y creó un misterio que echa a rodar la narración, una saga familiar de cuatro generaciones, tiempos convulsos e historias de exilio que ha titulado 'El hijo del doctor'. La novela también supone el punto de partida de la nueva colección de narrativa del sello Vegueta, que incluirá autores contemporáneos locales y extranjeros.

La desaparición del bisabuelo, a finales de la década de los 80 del siglo XIX, creó un “cisma emocional” en el clan familiar que más de un siglo después el personaje titular, el hijo del doctor (¿el propio García-Serena?) pretende revelar y ahí está la novela.  Pero aunque el libro no oculta el poso autobiográfico, García-Serena se resiste a considerarlo como tal porque “el 80% de lo que ocurre en él es pura ficción”. La intención, cuenta, no es tanto confesarse como hablar de unos personajes y unos sentimientos “de gente humilde y normal que se ve arrastrada por un vendaval histórico, la miseria, la guerra civil, el nazismo y el exilio, algo que le ocurrió a mucha gente de este país al mismo tiempo. No hay familia que no tenga historias parecidas”.

Cuatro generaciones 

Así, en la novela, a una primera generación de supervivientes, pobres agricultores en busca de un destino mejor, le sigue otra, en los años 20, en la que lo que importa es el ascensor social a través de la educación de los hijos. La tercera, que ya ha conseguido ese objetivo -estudiar medicina, progresar- se ve arrastrada por los embates idealistas del  momento que acabarán en fracaso y en el exilio y la cuarta hornada, ya de regreso a España, pese a conservar los valores de sus antepasados, una lealtad a los suyos a prueba de bomba, es la de un hombre pragmático y amante del dinero.

Noticias relacionadas

Ser hijo de médico y haber nacido en Buenos Aires en 1949 a los pocos días de que sus padres llegasen allí procedentes del exilio en Francia ha dado al autor un conocimiento directo de esas historias: “Siento que los que no han vivido la emigración no pueden entender esa desazón. Un personaje de mi novela asegura que no le importa correr el riesgo de volver a España y que le metan en la cárcel, porque está en el exilio y esa es la verdadera cárcel”.

De cómo se imbrican la gran historia con intimidade de los personajes dice haber aprendido mucho del cineasta David Lean -“Ver 'Doctor Zhivago' y leer después la novela de Pasternak me abrió la mente”- aunque tenga una mayor cercanía con su paisano -García-Serena creció en Barbastro y Zaragoza- Ramón J. Sender. Su 'Crónica del Alba', que es también la historia de perdedores exiliados, se ha convertido en el espejo en el que se ha mirado para construir esta novela. 

Temas

Libros