Ir a contenido

FESTIVAL DE FADO DE BARCELONA

Cristina Branco: "La humanidad vive en un choque"

La cantante portuguesa presenta en la sala Barts el disco 'Branco', que trasciende los contornos del fado y en el que proyecta sus inquietudes sobre el estado del mundo

Jordi Bianciotto

Cristina Branco.

Cristina Branco. / JOANA LINDA

Cristina Branco escuchaba de adolescente a cantantes del mundo anglosajón como Joni Mitchell, Janis Joplin o Billie Holiday, portadoras de una sensibilidad que luego adquirió otros colores con el descubrimiento revelador de Amália Rodrigues. Identificada con la actitud que acompaña al fado, ha grabado 16 discos y se ha asentado como una de las voces clave de la renovación que el género portugués ha experimentado desde finales de los años 90. Este sábado actúa en la sala Barts, coprotagonizando, junto a António Zambujo (domingo), la tercera edición del Festival de Fado de Barcelona, muestra que incluye una serie de actividades paralelas abiertas al público en el Museu Marítim.

El suyo no es un fado tradicional, sino una versión heterodoxa (con guitarra portuguesa, piano y contrabajo), si bien siguen ahí “la intención y el sentimiento” asociados a esta música. Cristina Branco cree que “hay que respetar las palabras y los autores, algo que no todo el mundo hace”, y defiende “la importancia de entender la tradición para luego superarla”. Y eso, trascenderla, es lo que hace en ‘Branco’, su disco lanzado el año pasado. Además de aludir a su apellido, el título significa ‘blanco’. “La suma de todos los colores, como metáfora de las personas, de la diversidad de las mentalidades”, explica. “El disco habla de humanismo y de la verdad que anida en cada uno de nosotros”.

Un camino raro

Su puerta de entrada al fado, muy significativa, fue un álbum de Amália Rodrigues, ‘Rara e inédita’, que le regaló su abuelo. “Un disco que no es de fado y que incluye canciones de todo el mundo: italianas, mexicanas, hasta flamencas (‘El lerele’). Yo veía el fado como algo cerrado, hermético, y ahí me enamoré de la forma sublime de Amália de interpretar cada palabra”, recuerda Cristina Branco, convencida de que “hay que abrirse al mundo, sobre todo ahora”.

¿A qué se refiere? “A que en este momento el ser humano está en plena revolución. El mundo se ha hecho más pequeño con mucha rapidez y nos cuesta asimilarlo: vivimos en un choque”, reflexiona la cantante, en cuya visión de la música hay un grado de seguimiento de la actualidad. Después de todo, estudió Periodismo. “Me gusta escribir e investigar, ¡soy una rata de biblioteca!”, ríe. “Y todo lo que absorbo lo aporto todos los días a la música”.

Temas: BARTS Música