Ir a contenido

CRÓNICA

The Wedding Present saca pecho en el BAM

El veterano David Gedge y su banda recuperaron con fidelidad el clásico 'Bizarro' de 1989

Juan Manuel Freire

David Gedge, incombustible cabecilla de The Wedding Present, el martes en la plaza de los Àngels. 

David Gedge, incombustible cabecilla de The Wedding Present, el martes en la plaza de los Àngels.  / ELISENDA PONS

Algún día nos contará David Gedge, líder de The Wedding Present, qué clase de pacto ha hecho con qué entidad maligna. Por tomar nota y seguir sus pasos. Su voz no suena ronca por la edad (59 años): ya tenía esa aspereza carismática décadas atrás. Y al hombre no le cuesta nada seguir el ritmo frenético de las grandes canciones de 'Bizarro', el disco cuyo 30º aniversario (se publicó el 23 de octubre de 1989) celebró el lunes en la plaza de los Àngels, dentro del programa del BAM. 

Gedge no explicó el secreto de su eterna juventud porque, entre otras cosas, no hubo tiempo: solo tenía 45 minutos para recuperar el repertorio de un disco que dura casi 47. Sin mucho prolegómeno ni explicaciones, fue atacando con fiereza canciones de la talla de 'Brassneck', 'Crushed' o 'No', la primera en que los Weddoes (como los llaman sus fans) se enredaron en una 'jam' final hipnótica. El mayor crescendo de intensidad llegó con 'What have I said now?', una de las mejores muestras, si no la mejor, de ese disco clásico de finales de los 80, cruce ideal de melodía con energía. 

De la formación que grabó el álbum, solo estaba Gedge, pero había que hilar muy fino para encontrar las diferencias entre lo que suena en los surcos y lo que animó el martes la plaza de los Àngels. Charles Layton (en el equipo desde hace una década), Danielle Wadey (hasta hace poco bajo, ahora guitarra) y Melanie Howard (bajo) supieron recuperar con fidelidad el antiguo furor.

Descuajaringando el rock

Otra gran sensación de la noche fue, en la misma plaza de los Àngels, el grupo de rock de vanguardia black midi, sensación alternativa en las islas británicas desde hace un par de años. En el disco 'Schlagenheim' (2019) golpean fuerte, pero para entenderlos hay que verlos en vivo: virtuosismo y salvajismo unidos en una conflagración tan alambicada como imprevisible. Hubo un momento mágico en el que Matt Kwasniewski-Kelvin dio una voltereta hacia atrás por el suelo sin soltarse de su guitarra. 

Además, animaron esta última noche de BAM artistas festivos como Praed, dúo de electro chaabi con vistas a psicodelia y free jazz; Charlotte Adigéry, cantante electro-pop-soul, protegida de Soulwax, con una gran voz pero canciones mejorables; Mauskovic Dance Band, contagiosa formación entre la cumbia, los ritmos afrocaribeños y la música disco cósmica, y Weval, dúo electrónico con impulsos pop y sensualidad soul. 

Temas: Música