Ir a contenido

'CONVERSES LITERÀRIES'

Las reinas de Formentor

Las jornadas culturales mallorquinas han gravitado alrededor de las veteranas Annie Ernaux e Ida Vitale

Elena Hevia

La poeta uruguaya Ida Vitale, en Formentor, Mallorca. 

La poeta uruguaya Ida Vitale, en Formentor, Mallorca.  / CATI CLADERA

Tienen poco en común. Una, novelista francesa, Annie Ernaux, surgió de las cenizas del 'nouveau roman' para contarse y analizarse a sí misma sin la menor piedad en sus novelas. La otra, Ida Vitale, poeta uruguaya, se impregnó de las vanguardias y del amor a la naturaleza aliñándolo con un humor resignado. Ambas, pese a sus diferencias han reinado en Formentor, el enclave más literario de Mallorca, este fin de semana, en el que se han celebrado las 'Converses Literàries', que han reunido a una cuarentena de autores, con la francesa a la cabeza, algo abrumada por el baño de reconocimiento y multitudes que ha supuesto ser la ganadora del Premio Formentor 2019  y la primera mujer que se corona  en la segunda etapa del galardón.  A Ernaux, 79 años, la acompañó la admiración general. “El premio certifica que ha llegado el momento de Annie Ernaux, que esa ahora cuando sus libros están adquiriendo una gran coincidencia con el lector y creo que marcar ese camino es lo que debe de hacer un premio”, valoró Basilio Baltasar, timonel del encuentro. Una conjunción que se refrenda cuando Ernaux, sin saber que iba a encontrarse con Manuel Vilas en estas jornadas, dice tener a ‘Ordesa’, recién traducido al francés, entre sus mejores lecturas del año.

A Vitale, 95 asombrosos años, le acompañaron las risas cómplices que despertaban sus atinadísimos e ingeniosos comentarios acompañados de una fortaleza física sobrenatural que le permitió ser una de las últimas en retirarse de las improvisadas tertulias nocturnas muy avanzada la noche. La poeta ha sido Premio Cervantes 2019, pero no es por eso por lo que ha sido invitada a Formentor, el pasado año también recibió el Premio de la FIL de Guadalajara, México, el festival literario más poderoso del ámbito castellano y desde el año pasado quien gana allí obtiene la bonificación de visitar el encuentro mallorquín. Y viceversa, Annie Ernaux será una de las invitadas de la FIL a principios de diciembre.  

Internacionalización creciente 

Se consolida pues el carácter internacional de un premio que ya va por su novena edición y cuyos jurados se han reunido en los últimos años en Buenos Aires, Ciudad de México y Roma y tiene a gala tener en la lista de sus últimos galardonados a algún autor (o autora) que en un futuro próximo podría ganar el Nobel.

El tema de las 'Converses' ,'Monstruos, bestias y alienígenas', ha permitido a los escritores englobar bajo la idea de los límites entre hombres y bestias, las relecturas de la fantasía popular  y las invenciones de la fantasía y el cultivo de lo extraño a autores como Imma Monsó, Biel Mesquida, Elisa Victoria, Cristina Morales, Rafel Nadal, José Ovejero, Fèlix Riera, José Enrique Ruiz-Domenech, Félix de Azúa, Edurne Portela, Laurence Debray y Alberto Manguel. Las interpretaciones traspasaron los límites de lo convencional y avivaron el debate con el público, especialmente con la intervención de la escritora libanesa Joumana Haddad que apuntalándose en la lectura de ‘La metamorfosis’ de Kafka declaró haberse sentido un insecto como mujer, como ciudadana de un país que solo ha conocido en guerra y como integrante de una familia pobre. 

Los 50 años del sello Anagrama que se cumplen este año también tuvieron su parcela en el encuentro, que se presentó a modo de carpa de circo bajo el título de ‘Las fieras de Anagrama’ (a saber, Marcos Giralt Torrente, Jordi Gracia, Sara Mesa y Marta Sanz) capitaneadas por el propio editor, Jorge Herralde, que fue diseccionado por Gràcia a partir de su libro ‘Por orden alfabético’. Sus autores convocaron a algunos monstruos literarios, pero al cabo nadie se reveló tan 'fiera', en el sentido más intenso del término, que el propio editor.