Ir a contenido

ENTREVISTA

James Ellroy: "Los Ángeles en los años 40 era mejor que Sodoma y Gomorra"

El escritor estadounidense publica 'Esta tormenta', la esperada continuación de 'Perfidia'

Ramón Vendrell

James Ellroy, fotografiado este viernes en Madrid

James Ellroy, fotografiado este viernes en Madrid

James Ellroy prosigue con 'Esta tormenta' el Segundo Cuarteto de Los Ángeles iniciado con 'Perfidia'. La acción transcurre inmediatamente después del ataque japonés a Pearl Harbour en una ciudad dominada por la paranoia, la corrupción, la ambición y el hedonismo desaforado. 

Los personajes de 'Esta tormenta' parecen no dormir nunca. ¿Es un rasgo que comparte o ha compartido con ellos?

Tuve insomnio, aunque no durante mucho tiempo. Lo que sucede es que la historia conspira para arrancar del sueño a estos personajes. Por ejemplo, la amenaza de un ataque japonés inminente era una invitación fabulosa a dormir poco. Pero es que además Los Ángeles a principios de la segunda guerra mundial era una ciudad abierta las veinticuatro horas. Así que no es sorprendente que esta gente vaya a restaurantes que están abiertos todo el día como el Lyman's o el Pagoda, con su fumadero de opio tan a mano, en el sótano.

Sí es sorprendente que puedan trabajar con tales cantidades de alcohol y otras drogas encima.

En este libro los que más alcohol beben son Dudley Smith y Elmer Jackson, personas jóvenes que pueden soportarlo. Claire de Haven es otra cosa: una adicta a la morfina. El Los Ángeles de esa época era un lugar descontrolado, en primer lugar porque la gente tenía miedo y estaba agobiada. Era un lugar muy emocionante precisamente por eso. Y además tenías la oportunidad de matar a nazis y comunistas en el mismo sitio, estaba muy bien.

¿Qué le gusta del Los Ángeles de los años 40?

Primero, yo soy de Los Ángeles, donde nací en 1948. Y siempre he estado obsesionado con el pasado y con el lugar de donde vengo. Pero es que además resulta que mis padres me trajeron al mundo en un lugar que en el momento del que hablamos y hasta bastante después, hace tiempo que ya no, era francamente 'cool'. Los Ángeles en los años 40 era un sitio muy molón. Tenía la industria de las películas, un Departamento de Policía fabuloso, fabulosos crímenes sexuales, fabulosos crímenes a secas, opio, juego, nazis, japoneses quintacolumnistas... Aquello era mejor que Sodoma y Gomorra. Lo tenía todo.

"No me gusta Orson Welles como persona y todavía menos sus películas, así que decidí pegarle una patada en el culo"

¿Por qué vemos a Orson Welles en un fumadero de opio?

Me lo inventé. No me gusta Orson Welles como persona y todavía menos sus películas, así que decidí darle una patada en el culo. Varias, de hecho le doy a lo largo de la novela.

En su adolescencia debió de hartarse de ver películas de la segunda guerra mundial. ¿Era de los que iban con los nazis en el cine? 

Claro que vi muchas, aunque hay pocas buenas y prefiero las películas policiacas, y claro que iba con los nazis. Como todos los chavales. Estábamos fascinados por los nazis del cine. Y por los japoneses también. Incluso conocía a chicos judíos que estaban fascinados por los nazis.  

Usted tiene un estilo literario al que se ciñe como si fuera las Tablas de la Ley.

Discrepo. En esta novela precisamente he expandido de manera significativa mi estilo. ¡Las frases son más largas! ¡Y hay algunas comas, algunos dos puntos, guiones! Además mi estilo se adapta más que nunca a la voz del personaje. Aunque debo reconocer que mi estilo es más directo que el de la mayoría de los escritores. Me sirve así para lo que escribo.

¿Cree que hay más novedades en 'Esta tormenta' respecto de su obra anterior?

Es un libro más divertido, tiene más humor, si bien posiblemente negro. Esto es así porque en gran medida trata de las ideas ridículas, absurdas y estúpidas que a menudo tiene la gente: comunismo, nazismo, eugenesia...

¿Entiende la expropiación de bienes y el internamiento de estadounidenses de origen japonés tras el ataque a Pearl Harbour? 

En su momento fue una medida ampliamente aceptada. Más adelante los presidentes Reagan y George W. Bush pidieron disculpas públicamente e indemnizaron a las víctimas. Está claro que fue una gran injusticia.

"Había una cosa que me gustaba de los 'hippies': las chicas con el pelo largo y la raya en medio"

¿Es un obseso de la documentación previa a la escritura?

No, para nada. Lo que yo quiero es contar un buen relato y lo lograré o no en función de mi inventiva, no de la documentación y la exactitud. 

Un detalle delicioso de 'Esta tormenta' es descubrir que había revistas sobre tesoros. ¿Cómo eran?

Existieron, existieron. Eran para buscadores de tesoros. "¡Vamos a buscar oro al Caribe!", podía titularse un artículo. Imagino que de galeones españoles.

Su juventud coincidió con la era hippy, pero no lo imagino como hippy.

No te equivocas. Estaban por todas partes y resultaba inevitable tener contacto con ellos, pero si yo llevaba el pelo largo era porque no podía pagarme la peluquería. Había una cosa que me gustaba de los hippies: las chicas con el pelo largo y la raya en medio.

"Yo escribo solo para mí y para Dios"

Me gustaría conocer su opinión sobre cuatro escritores de novela negra que también son indisociables de Los Ángeles: Walter Mosley.

Le conozco y me cae bien, pero no he leído ninguno de sus libros.

Edward Bunker.

Me gusta 'No hay bestia tan feroz' (editada en España por Sajalín), su primera novela.  

Ross Mcdonald.

Soy su mayor fan.

Raymond Chandler. 

Es basura. 'Un puto, perro muy malo' (en castellano). Un farsante. Sus libros están sobrevaloradísimos, no puedo ni mirarlos de lo malos que son. Y además él era un falso.

¿Piensa mínimamente en el lector cuando escribe?

Cero. Yo lo único que quiero es contar una historia lo más potente, apasionada, metafórica y conmovedora posible, y con el lenguaje más desgarrador que pueda. Yo escribo solo para mí y para Dios.

"'Érase una vez en... Hollywood es una obra maestra y tiene una perra magnífica ¡que cambia la historia!"

¿Ha visto 'Érase una vez en... Hollywood'?

Sí, y es la mejor película sobre Hollywood que se ha hecho jamás. Es la única película de Tarantino que me ha gustado, y cómo me ha gustado. Es una obra maestra que redime a las víctimas de la matanza de la Familia Manson. Las interpretaciones son fantásticas y, sobre todo, tiene una perra magnífica, la del personaje de Brad Pitt. Es mi ideal de mujer. ¡La perra cambia la historia! '¡Peeeerra bonita!' (en castellano). La escena de Brad Pitt con la hippy en el coche me recordó que tambien me gustaba otra cosa de los hippies: las chicas con las axilas peludas.

¿Es habitual que le gusten una película o un libro actuales?

Es rarísimo. Fui a ver 'Érase una vez en... Hollywood' con dos amigos después de ir a misa y lo pasamos bomba.

"Si querían darle el Premio Nobel a un escritor norteamericano tendrían que habérselo dado a Philip Roth en vez de a Bob Dylan. Y si no, a mí"

¿Suele ir a misa?

Cada semana.

¿Cree que merece el Premio Nobel de Literatura?

Por supueso. Ya tendrían que habérmelo dado. En lugar de a Bob Dylan. Ahora en serio: si querían dárselo a un escritor norteamericano, habérselo dado a Philip Roth. Y si no querían dárselo a Roth, a mí.

Temas: James Ellroy