Ir a contenido

37ª EDICIÓN DE LA CITA LITERARIA

Joan Carles Girbés, nuevo presidente de la Setmana del Llibre en Català

La cita del 2019 cierra con mejor asistencia y facturación a pesar de un 20% menos de "tiempo de operatividad" por el mal tiempo

De izquierda a derecha, Joan Carles Girbés, Montse Ayats (presidenta de la Associació d’Editors en Llengua Catalana) y Joan Sala, este domingo en Barcelona

De izquierda a derecha, Joan Carles Girbés, Montse Ayats (presidenta de la Associació d’Editors en Llengua Catalana) y Joan Sala, este domingo en Barcelona / ACN / PAU CORTINA

Joan Carles Girbés será el presidente de la Setmana del Llibre en Català los próximos tres años, según anunció el actual responsable de la cita literaria, Joan Sala, en su despedida este domingo. Girbés, director editorial de Ara Llibres y Amsterdam, afrontar el reto de "mantener el modelo de éxito" de la Semana y hacerla crecer en "creatividad", ya que difícilmente puede hacerlo en espacio en la avenida de la Catedral. De hecho, Sala ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona que no obligue a retirar parte de las casetas del tramo de muralla entre la plaza Nova y las escaleras de acceso a la Catedral, como habría requerido. Un Sala que se despide satisfecho después de cuatro años y con una 37ª edición que -a falta de cifras- superará la facturación de 500.000 euros y el número de asistentes del año pasado.

Joan Sala, director de la editorial Comanegra y hasta hoy presidente de la Setmana, se ha despedido del cargo haciendo un balance positivo de sus cuatro años de gestión. "Tenemos la Setmana normal, de un país normal, y que debe seguir creciendo con este modelo ajustado", ha diagnosticado este domingo, última jornada de su 37ª edición. La edición cierra por la tarde después de diez días de actividad, con 260 novedades editoriales, 219 expositores y cerca 270 actividades organizadas. A pesar de las adversidades climatológicas, que según Sala han supuesto hasta un 20% menos de "tiempo operativo" de actividad de la cita literaria, la previsión es volver a superar la facturación del año pasado (500.000 euros) y por lo tanto seguir creciendo , pero eso sí, sin llegar a los 550.000 euros que en un principio se esperaban alcanzar. Las cifras definitivas de asistencia y facturación se conocerán el próximo miércoles.

El crecimiento físico de la Setmana toca techo

De hecho, a los organizadores les preocupa más bien poder mantener la ocupación de este espacio, ante la amenaza de que el Ayuntamiento haga recortar parte de las instalaciones (entre un 20% y un 25% del total, concretó) por la excesiva proximidad a la muralla de la Catedral. Sala no ha podido hablar con el concejal del Distrito sobre la cuestión pero sí ha dicho que tiene el compromiso de la alcaldesa, Ada Colau, "de intentar solucionar el tema" para que "la Setmana se pueda seguir celebrando". Este es, de hecho, un primer reto que afrontar el nuevo presidente de la cita. En sus primeras manifestaciones públicas desde que ha sido nombrado nuevo responsable, Girbés ha convenido que la Setmana es un evento "consolidado" y un "modelo de éxito", y apuntó que su ambición es hacerla "crecer "pero no necesariamente en metros cuadrados. "Mantener lo que tenemos, continuar, y complementarlo con la creatividad del sector a la que apelo para ver cómo podemos crecer".