Ir a contenido

WORLD DESIGN ORGANIZATION

Valencia será capital mundial del diseño en el 2022

La ciudad escoge doce causas, desde la música a la inmigración o la perspectiva de género, y las abordará desde la perspectiva del dieseño

Sucederá a Lille en una designación que ya tuvieron Turín, Seúl, Ciudad del Cabo, Taipei y Ciudad de México y que espera que impulse el diseño español

Nacho Herrero

Imágenes de la celebración de la designación de Valéncia como Capital Mundial del Diseño en 2022 a la que ha asistido el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, el alcalde de València, Joan Ribó, y miembros del equipo de gobierno del consistorio valenciano. / MIGUEL LORENZO / VIDEO EUROPA PRESS

La música o el relato pero también la inmigración, la perspectiva de género o el cambio climático. València ya ha escogido las doce ‘causas’, una por mes, que abordará en 2022 como capital mundial del diseño. Lo hará desde una perspectiva que incluirá desde el diseño gráfico, al industrial o a la arquitectura y mediante congresos, exposiciones, talleres y charlas, coordinando estas actividades con la agenda cultural de la ciudad.

La 'World Design Organization', con sede en Canadá, ha decidido que València, y no la india Bengalore, suceda a la francesa Lille, que lo será en 2020, y que se una así a una selecta lista que empezó en 2008 con Turín y que incluye a Seúl, Helsinki, Ciudad del Cabo, Taipéi y Ciudad de México

Además de contar con una sólida presencia del sector privado en la candidatura, algo que el jurado recalcó, la propuesta valenciana apostó por el sello mediterráneo y por la transversalidad para convencer a la organización.

“El diseño está en todo, es una manera de pensar y de solucionar problemas”, explicó a EL PERIODICO, Xavi Calvo, codirector de estrategia de la candidatura. “Está en el diseño gráfico, en la comunicación, en la cartelería o en una identidad corporativa pero también en diseñar una silla más cómoda o planificar una estrategia de una empresa. Está en todo, en cómo comunicamos, en cómo desarrollamos productos y en cómo gestionamos empresas o instituciones”, apuntó.

Calvo avanzó que pretenden “huir de la endogamia ‘de diseñadores para diseñadores’” y que “sólo un veinte por ciento de actividades serán específicas, la mayor parte serán abiertas a la gente”.

Por su parte, el también diseñador Ibán Ramón, responsable de la imagen gráfica de la propuesta, destacó que “ahora que está extendida una forma cada vez más homogénea de hacer el diseño, aquí seguimos manteniendo ese espíritu mediterráneo que se refleja en el diseño, se trata del color, la alegría, el espíritu… nuestro diseño tiene ciertas especificidades”.

Pasado 'naranja'

Calvo señaló que la elección es un reto pero también un reconocimiento a la trayectoria de València. “Hace doscientos años ya se utilizaba el diseño para la exportación de naranja y gracias a eso se despuntó. A partir de los 80 hubo un gran esfuerzo por un grupo de diseñadores que lucharon mucho por posicionar el diseño donde está”, explicó.

“Era un grupo de personas decididas, muy afines, con buen rollo y ganas de compartir. No es sólo una forma de diseñar sino también un carácter y gracias a esa generosidad hemos llegado donde estamos. Eso ha forjado el diseño valenciano”, recalcó.

Mirada al futuro

El alcalde de València, Joan Ribó, cifró el impacto en la ciudad entre 8 y 29 millones de euros para un tope de gasto institucional de 4,2 millones, subrayó que es una oportunidad de promoción internacional y pidió mirar más allá de 2022. “No queremos que después sólo queden cenizas, queremos que el posicionamiento como referente innovador perdure”, señaló. Por su parte Ximo Puig, president de la Generalitat, aseguró que el “diseño es la mirada de la nueva económica, una economía inclusiva que debe ayudar a superar desigualdades”.

Temas: Valencia