Ir a contenido

LUTO EN LA MÚSICA

El último y masivo adiós a Camilo Sesto

Hasta las 20.00 horas se podrá velar el cuerpo del cantante en la sede de la sociedad de autores, en la calle Fernando VI número 4 en Madrid

Beatriz Martínez

Asistentes a la capilla ardiente de Camilo Sesto cantan uno de sus temas. / JAVI GINER

Desde primera hora de la mañana cientos de seguidores de Camilo Sesto han comenzado a hacer cola a las puertas de la SGAE para dar el último adiós al mítico cantante y compositor fallecido a los 72 años por una insuficiencia renal. 

Aunque en los últimos años había permanecido alejado de los focos por culpa de una salud cada vez más deteriorada y se decía que vivía prácticamente aislado en su chalet de Torrelodones, lo cierto es que sus admiradores han querido rendirle un último y emocionante homenaje a lo largo de todo el día.

La capilla ardiente se había preparado en la sala Manuel de Falla del Palacio de Longoria, sede de la SGAE, decorada únicamente con un piano, una gran foto del intérprete y tres libros de condolencias. Alrededor de las 10 horas ha llegado el féretro con los restos fúnebres de Camilo Sesto mientras la multitud coreaba “Has vuelto a Melina, alza tus manos a Dios”. No ha sido la única muestra espontánea de cariño que se ha producido en plena calle, donde se han tarareado muchas de sus melodías, entre ellas, ‘Vivir así, es morir de amor’.

El primero en hacer acto público ha sido el Ministro de Cultura y Deportes. José Guirao, recibido por la presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, que ha aprovechado para lamentar “lo poco que cuida España a sus artistas”. Guirao se ha declarado fan de Camilo Sesto y ha destacado que hizo cosas extraordinarias dentro de la canción española.

Fans latinoamericanos

A las 11.50 horas se abría el velatorio a un público de lo más heterogéneo que traía flores y fotografías para honrar su cuerpo presente mientras iban pasando decenas de coronas de flores, entre las que se podía leer “Familia Bosé” (Camilo Sesto fue uno de los descubridores de Miguel Bosé), “Julio Iglesias” y “Vecinos de Alcoy”, la ciudad alicantina donde nació el cantante. Muchos de los fans procedían de Latinoamérica, donde la estrella de la canción cosechó innumerables éxitos.

Aunque ha sido sobre todo una despedida popular, también algunos compañeros de profesión se han acercado a despedirse. Desde María Teresa Campos a Encarnita Polo, Marian Conde, Luis Cobos o el cantante de ‘Cómplices’, Leo Segarra. También Ángela Carrasco, compañera de reparto de Sesto en la todavía recordada adaptación del musical ‘Jesucristo Superstar’ que supuso un hito en su carrera con himnos como ‘Getsemani’. Carrasco lo ha definido como “un valiente” por montar una obra tan controvertida y adelantada a su tiempo. El padre Ángel, presidente de Mensajeros por la Paz, recordó cuando en el 2016 actuó en su Parroquia de San Antón entonando un Padre Nuestro junto a la voz grabada del Papa Francisco que recitaba en italiano.

El año pasado el artista publicaba el que sería su último álbum, ‘Camilo Sinfónico’, donde repasaba, orquestados, algunos de sus grandes éxitos. Le acompañaron en esa aventura final voces como la de Ruth Lorenzo, Mónica Naranjo, Pastora Soler y Marta Sánchez, que ha declarado sentirse muy apenada por los escasos reconocimientos que tuvo Camilo Sesto en vida después de una carrera de más de cuarenta discos, cincuenta números uno en cincuenta países distintos y millones de copias vendidas.

A última hora de la tarde se ha podido ver su hijo, Camilo Blanes, de 35 años, totalmente conmocionado después llegar de México, donde reside,y de pasar unas horas en la capilla ardiente. “Lo admiro, y lo admiraré siempre”, ha dicho algo descolocado por una situación que le sobrepasaba.

Los restos de Camilo Sesto serán incinerados y trasladados a su ciudad natal después de esta jornada intensa y este masivo homenaje que ha vuelto a situar su figura en el olimpo de las grandes estrellas de la música en castellano. Un lugar donde ha permanecido desde que se coronó a principios de los setenta con el single ‘Algo de mí’, marcando a toda una generación y llegando hasta la actualidad con la misma fuerza arrebatada de sus intensas composiciones que son ya himnos de la canción melódica.