Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

La Filmoteca dedica un ciclo a Stanley Donen, el rey de los musicales

Durante el mes de agosto podrán verse 14 de sus mejores películas como 'Cantando bajo la lluvia', 'Una cara con ángel', 'Sempre fa bon temps' o 'Charada'

En esta retrospectiva también figuran 'Noces reials, 'La escalera', 'L'herba és més verda', 'El pequeño príncipe', 'Indiscreta' y 'Maleïts ianquis'

Eduardo de Vicente

Stanley Donen recibiendo un Oscar honorífico en 1998.

Stanley Donen recibiendo un Oscar honorífico en 1998. / SAM MIRCOVICH / REUTERS

Estos meses veraniegos la Filmoteca está haciendo una gran apuesta por el género musical, sin duda ideal para esos días en los que queremos dejar atrás los problemas y disfrutar al máximo las vacaciones. El ciclo Musicals, tal com sonen es el mejor ejemplo pero es que, además, desde hoy inician una retrospectiva que podría ser complementaria dedicada a uno de los mejores directores del género, Stanley Donen, con la proyección de 14 filmes en los que predominan los musicales.


   

Entre Gene Kelly y Fred Astaire

El arranque no puede ser mejor, Cantando bajo la lluvia (hoy y el sábado 3), rodada a cuatro manos con Gene Kelly, una obra maestra repleta de alegría y vitalidad para ilustrar el tránsito del cine mudo al sonoro. Una estrella de la época silente debe convertir su última película en un musical para adaptarse a los nuevos tiempos, pero todo se tuerce. Los números románticos, cómicos y espectaculares se suceden en este clásico para el que no pasa el tiempo. La siguiente entrega es Noces reials (viernes 2 y domingo 4), con Fred Astaire y Jane Powell interpretando a dos hermanos que forman pareja artística de baile en Nueva York. Su agente les envía a Londres coincidiendo con la celebración de una boda real. Durante el viaje en barco, ella conoce a un lord del que se enamora mientras que, a su llegada, su hermano conocerá a una atractiva bailarina. Los enredos amorosos se sucederán. La película forma parte de la historia del cine por el inolvidable número en el que Astaire baila por las paredes, el suelo y el techo de una habitación. La escena, meticulosamente planificada, fue rodada en un decorado que daba vueltas mientras el operador y la cámara giraban siguiendo sus piruetas.


   

Dóna-li una oportunitat a la noia (martes 6 y miércoles 7) es un título menor sobre tres chicas que se disputan el papel protagonista de un musical. Lo más destacable es la presencia, como actor y bailarín, de Bob Fosse, futuro director de Cabaret. Una cara con ángel (miércoles 7 y sábado 10) es una delicia ambientada en París, donde un fotógrafo de moda (Fred Astaire) queda fascinado con una humilde dependienta (Audrey Hepburn) y la convierte en una sofisticada modelo. El museo del Louvre, la torre Eiffel, la plaza Vendôme, el Arco del Triunfo o la Ópera no podían faltar en este recorrido turístico por la capital francesa. El vestuario de Edith Head y las canciones de los hermanos Gershwin acaban de poner la guinda al pastel.


   

Cary Grant y un musical incomprendido

La escalera (jueves 8 y miércoles 14) fue uno de sus trabajos más arriesgados ya que abordaba ¡en 1968! la homosexualidad con toda normalidad, algo poco habitual en la época. Richard Burton y Rex Harrison son un peluquero y un actor fracasado que llevan una relación de pareja de más de 30 años y viven como un matrimonio. Pero uno de ellos es detenido por escándalo contra la moral y debe replantearse su futuro. El siguiente título es Dona’ls un petó per mi (viernes 9 y domingo 11), uno de los más desconocidos del director pese a contar una estelar pareja: Cary Grant y la sensual Jayne Mansfield. Tres soldados de la Marina de permiso y un héroe de la aviación participan en una multitudinaria fiesta donde conocen a una voluptuosa rubia con unas ideas muy particulares.


   

L’herba és més verda (martes 13 y sábado 17) es una comedia con su punto amargo y cuatro estelares protagonistas: Cary Grant, Deborah Kerr, Robert Mitchum y Jean Simmons. Una pareja de aristócratas abre las puertas de su mansión a los turistas. Un día, un norteamericano penetra en sus estancias privadas y entabla amistad con ellos. Pero su relación se complica cuando se enamora de la duquesa. Sempre fa bon temps (jueves 15 y viernes 16) tardó en ser reconocida como un clásico ya que era más agridulce de lo esperado. Narra el reencuentro de tres marineros que se citaron para reunirse 10 años después de la guerra y descubren que ya no son los mismos. Una especie de continuación de Un día en Nueva York, pero más dramática. Para la memoria quedan sus brillantes números musicales en Cinemascope como el que bailan con unas tapas de cubos de basura o el de Gene Kelly patinando por la ciudad.


   

Hitchcock, una biografía y una popular novela

Enlluernat (domingo 18 y sábado 20) es una irregular comedia que partía de una buena idea con aires de Fausto. Un cocinero enamorado de una mujer inalcanzable (Raquel Welch) acepta hacer un pacto con un misterioso personaje para conseguir sus deseos, pero descubrirá que es el mismísimo diablo. Pasó desapercibida pero, curiosamente, años después sería versionada (Al diablo con el diablo) con Brendan Fraser y Elizabeth Hurley como protagonistas. Con Charada (miércoles 21 y sábado 24), Donen se pasó a la intriga y jugó a hacer de Hitchcock. Audrey Hepburn es una mujer de clase acomodada cuya vida cambia radicalmente cuando su marido fallece y descubre que no era un individuo distinguido como ella pensaba, sino un ladrón. Durante el funeral conoce a los antiguos socios de su esposo, unos tipos poco recomendables que la acosan ya que están convencidos de que, entre sus pertenencias, el difunto esconde una enorme fortuna. Paralelamente, la viuda conocerá a un hombre (Cary Grant) que la ayudará a enfrentarse a los bandidos, pero que también guarda algún que otro secreto. Al parecer, Grant estaba incómodo con su personaje ya que su diferencia de edad con Hepburn en la vida real era de 25 años y temía que el romance entre ambos quedara ridículo en la pantalla. El problema se solucionó añadiendo algunas bromas en el guion que hacían jocosas referencias al tema.


   

El musical biográfico era una de las modas de los 50 y Donen se apuntó con Deep in my heart (jueves 22 y viernes 30), sobre la vida y obra del compositor Siegmund Romberg. El reparto estaba integrado por un montón de estrellas del momento que hacían un número cada uno: Fred Astaire, Gene Kelly y su hermano Fred, Cyd Charisse, Howard Keel, Ann Miller o Rosemary Clooney, la tía de George. El pequeño príncipe (viernes 23 y domingo 25) fue su particular y esforzada versión de la popular novela de Saint Exupéry sobre el niño que enseña su peculiar visión de la vida a un aviador que ha aterrizado en el desierto. Lo mejor acababa siendo las apariciones del cómico Gene Wilder y, otra vez, Bob Fosse, que daba vida a la serpiente.


   

Regreso al mito de Fausto

Llegaremos a los compases finales con Indiscreta (martes 27 y sábado 31), una ácida comedia romántica sobre una famosa actriz (Ingrid Bergman) que vive en Londres y que ha sufrido varios desengaños sentimentales, por lo que no confía en encontrar el amor. Todo cambia cuando se siente atraída por un diplomático norteamericano (Cary Grant) al que acaba de conocer. Pero él le explica que no puede comprometerse porque ya está casado. Y, como cierre, otra lectura del mito de Fausto, Maleïts ianquis (miércoles 28 y jueves 29), una de sus películas más extrañas en la que un fanático del béisbol hace un pacto con el diablo para recuperar la juventud y poder jugar con su equipo favorito. Un mes para cantar bajo la lluvia con uno de los maestros del género.


   


   

        item
   

   

       

'El feeling de Stanley Donen'

Lugar: Filmoteca de Catalunya (plaza de Salvador Seguí, 1-9).

Horarios: hasta el 31 de agosto.

Precio: de 3 a 4 euros.

Más información: www.filmoteca.cat