Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Fast & furious: Hobbs & Shaw': fuerza bruta a todo gas

La potencia y la velocidad siguen siendo los distintivos de una saga que ha sabido reinventarse tras la desaparición de uno de sus puntales, el actor Paul Walker

Quim Casas

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Fast & Furious: Hobbs & Shaw’.

item

Fast & furious: Hobbs & Shaw ★★★

Dirección: David Leitch

Reparto: : Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby, Eiza González, Eddie Marsan

Título original:  'Fast & furious presents: Hobbs & Shaw'

País: Estados Unidos

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Género: Acción

Estreno: 1 de agosto del 2019

Novena entrega de la saneada franquicia (se anuncian un par más para los dos próximos años), 'Fast & furious: Hobbs and Shaw' es en realidad un 'spin off' focalizado en la relación/rivalidad entre los personajes encarnados por Dwayne Johnson y Jason Statham, más musculoso el primero que el segundo pero igual de rocosos ambos. De hecho, el filme es como uno de superhéroes pero sin superhéroes: en el 'blockbuster' actual ya no se necesita ser Superman, Thor o Hulk para salir indemne de  cualquier batalla, accidente, explosión o tiroteo y acariciar la categoría de inmortal.

Muy larga para lo que cuenta, la película podría desprenderse de muchas secuencias en estático para concentrarse en lo que interesa (al filme y al público) que son la docena larga de momentos de acción donde vuelven a primar las persecuciones en coche, moto, camión, helicóptero y lo que se ponga a tiro de los protagonistas.

Particularmente lograda, en su manifiesta e irreprochable espectacularidad, es la secuencia de las camionetas entrelazadas y el helicóptero encadenado por las serpenteantes carreteras de Samoa, uno de los escenarios del internacional itinerario. Por momentos, en sus apuntes de espionaje, tiene algún punto de conexión con la franquicia de 'Misión: Imposible' (presencia de Vanessa Kirby, la Viuda Blanca de 'Misión Imposible: Fallout', al margen), pero la fuerza bruta y la velocidad siguen siendo los distintivos de una saga que ha sabido reinventarse tras la desaparición de uno de sus puntales, el actor Paul Walker.