Ir a contenido

CITA EN LA GARROTXA

Ésdansa enraíza la danza tradicional al siglo XXI

El festival contará este agosto en Les Preses con creadores como Roberto Olivan y con bailes patrimonio de la humanidad

Valèria Gaillard

Roberto Olivan, en una imagen de archivo.

Roberto Olivan, en una imagen de archivo. / RICARD CUGAT

Ésdansa llega a la 37ª edición con una dirección renovada, Núria Feixas, y un programa que apuesta por tres ejes básicos: participación, creación y formación. Del 19 al 25 de agosto Les Preses, la pequeña localidad de La Garrotxa de 1.800 habitantes, se moviliza para dar vida al festival en el que participan hasta 200 voluntarios y durante el cual la población se multiplica por cinco.

Feixas destaca la presencia de grupos extranjeros que mostrarán danzas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: Al Majd, de Omán, con Al-bar’ah, “danzas guerreras que interpretan los hombres con unos puñales en la mano”, y el grupo Bert, de Armenia, con las Kochari, “originariamente bailadas por hombres, pero ahora abiertas a todos”. También se podrán descubrir las danzas de la civilizaciones maya e inca con el Ballet Folklórico Nacional de Guatemala y Somos Cultura Viva del Ecuador. 

Estreno de Olivan

En el apartado de estrenos, destaca 'Socarrel', de Roberto Olivan, el bailarín Magí Serra, el artista electrónico Victor HA y el cuarteto de voces occitanas Vox Bigerri, que “hablan del desarraigo del hombre y su alejamiento de la naturaleza”. La bailarina Núria Hontecillas y el músico Roger Andorrà, en residencia el año pasado en Ésdansa, estrenaran 'Resclosa', un espectáculo al son de la “electrogralla”. “Venimos de la danza tradicional y hemos evolucionado a un lenguaje más actual, un proceso en el que nos ha ayudado Montse Colomé incorporando aspectos más teatrales”, comentaba Hontecillas.

'Àer', de Laia Santanach, una revisión del baile del contrapaso ganador del III Premi Delfí Colomé, y 'UN(e)S', del Esbart Maragall, son otros de los platos fuertes de una programación que sirve cada año para tomar el pulso a la danza tradicional y revisar algunos prejuicios: “Es una danza que se encuentra en un buen momento y muchas compañías contemporáneas se fijan en ella para ver cómo se ha trabajado en el pasado y así proyectar sus propias creaciones”, defiende Feixas.

El presupuesto del festival, que tiene su sede en el Cercle de Cultura Tradicional i Popular Marboleny, es de 230.000 euros (90.000 procedentes de subvenciones de la Generalitat).
 

Temas: Danza