Ir a contenido

el festival de músicas avanazadas

$kyhook, el productor de las golosinas galácticas

El 'beatmaker' zaragozano, que actúa el sábado en el Sónar, ha publicado 'Moonchies', un álbum de culto en el que reúne buena parte de los cantantes de la escena urbana local

Ignasi Fortuny

El productor musical zaragozano $kyhook, antes de la entrevista

El productor musical zaragozano $kyhook, antes de la entrevista / ALBERT BERTRAN

$kyhook es el autor de una fantasía intergaláctica llamada 'Moonchies'. Un disco de productor, una idea recurrente entre su gremio pero muy pocas veces materializada. El 'beatmaker' y 'dj' de Zaragoza Pablo de Echave (24 años) ha creado un álbum, desde ya de culto, en colaboración con buena parte de los cantantes de la escena urbana local. $kyhook, que debe su alias a Kareem Abdul Jabbar, forma parte del elenco de jóvenes productores españoles de música urbana. Él, uno más, autodidacta. Muestra de esta generación de 'beatmakers' (Enry-K, Fake Guido...) participa este fin de semana en el Sónar en el horario nocturno teloneando a artistas como Bad Bunny, Sheck Wes y Stormzy. Un guiño del festival al talento local.

$kyhook, ligado como productor a artistas del 'undergorund' como Pedro Ladroga, hace poco menos de un año recuperó una vieja idea: "En el 2012 empecé un proyecto que se llamaba Control de Sky, la idea original  de lo que ha acabado siendo 'Moonchies' 6-7 años más tarde. No llegué a materializarla porque se me hizo muy cuesta arriba, tampoco había sacado mucho material... Entonces es complicado tener a gente que te guste. Abandoné la idea y, de repente, volvió. Y dije: 'Ahora es el momento'". El concepto del disco, cuenta el productor afincado en Barcelona, se ha ido formando con el paso del tiempo:  "Al juntar a tanta peña es muy difícil pensar que tienen en común todos". Seguidor de la ciencia ficción, su sonido te traslada al espacio y otros mundos desconocidos. "Me imaginé un variado de chucherías, algo desenfadado, lo fui desarrollando y como me encajaba con la temática espacial y las referecias que la gente ponía en el disco -a Marte, la Luna, el espacio...- se me ocurrió unir 'munchies' (significa comida, golosinas) y 'moon' (luna)", explica. 

En 'Moonchies', $kyhook reúne trece golosinas lunáticas en forma de canciones -"13 es un número que me gusta mucho precisamente porque no le gusta a nadie"- a nombres como Sticky M. A., Soto Asa, Yung Beef, Israel B, AleeshaMorad.... O una de las voces flamencas más prometedoras, María José Llergo, que abre el álbum con la delicada apocalipsis de 'La sombra'.

Gestar una alineación como esta no se presume fácil. "Ha sido un poco complicado, pero dentro de lo difícil , hemos hecho el disco en nueve meses y ha ido inexplicablemente bien, ha ido redondo", explica. Pero nada comparable con la tarea actual que le ocupa ahora: la hazaña de encontrar un piso digno en Barcelona. A vuelta con los nombres presentes en el disco añade: "Había ciertas personas imprescindibles por haber trabajado mucho juntos o porque teníamos cierta relación y no se había dado la ocasión todavía".  Él ha puesto el sonido y la firma a 'Moonchies' y otros las letras y la voz: "La gente que participa, el porcentaje de temas que no me gusta es muy bajo. Era muy probable que cualquier cosa que me fuesen a enviar me gustase. Y también me conocen, saben lo que me gusta". 

El proyecto de 'Moonchies' lo ha costeado íntegramente $kyhook: "Currando, ahorrando y porque todo el mundo ha puesto su voluntad en aparecer". Productor, ¿más reconocimiento que dinero? "Desde luego. Si no fuese 'dj' no podría mantenerme de la música. Molaría que la cosa creciera hasta tal punto que la gente tenga más opciones que no tener que ser visible si no quiere", sentencia. Algo que busca romper esta joven generación de productores: "Seguimos siendo los últimos en la cadena, a la hora de cobrar…  Es un poco heavy que seas el primero en empezar una canción y el último en cobrar". 

En este sentido, $kyhook dice que queda un largo camino por recorrer y que sigue este sábado en el Sónar. Para pasar mil pantallas de golpe, tenía un plan: entregar un 'usb' con su música a Lil Uzi Vert, a quien debía telonear en el Sónar. Tras su cancelación, misma ambición pero con diferente objetivo: Sheck Wes. Si es que no, hay golosinas galácticas para el largo camino.

Temas: Trap Sónar