Ir a contenido

FESTIVAL SÓNAR 2019

Universitarios, materia prima del Sónar+D

Los centros de estudios audiovisuales presentan en el festival sus apuestas para un sector a medio construir

David García Mateu

Estand de Universities Hub, en el Sónar+D.

Estand de Universities Hub, en el Sónar+D. / FRANK VINCENT

Si Sónar es sinónimo a últimas tendencias musicales, el Sónar+D es la antesala del escenario. Un laboratorio de ideas donde los creadores generan y presentan prototipos audiovisuales, algunos de los cuales terminarán teniendo su espacio en festivales y salas de espectáculos. Ahora bien, en esta olla de ingredientes dentro del recinto de la Fira de Barcelona, no puede faltar un condimento: los universitarios. Alojados en el Universities Hub, hasta seis centros de estudios avanzados presentan sus últimas novedades en el mundo de las artes y las audiovisuales. Toda una oportunidad para entrarle por el ojo a los inversores y empresarios que estos días han cambiado la corbata por la camisa 'hipster'.

Las universidades resultan verdaderos 'think tanks' para los desarrolladores. “Solo hay que ver cómo el mundo de la realidad virtual continúa en crecimiento, pero sin ninguna ley universal establecida, por lo que en esto todos empezamos de cero”, enfatiza el estudiante de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (ESCAC), Aleix Singla. En el caso de los miembros de su equipo, estos presentan 'The Sound of Rain', un proyecto impulsado por el flamante laboratorio de VR que estrenó hace unos meses la ESCAC y que bautizaron con el nombre de 'The XR Experience'.

Aunque Singla defiende que el objetivo de su proyecto dentro del Sónar+D es “replantear a la gente cómo se experimenta el sonido en el día a día y cómo despierta la inspiración”, en realidad la idea va mucho más allá. “Desde hace muchos años que trabajamos el cine clásico, pero el futuro avanza y la tecnología se ha empezado a desarrollar a una velocidad increíble, por lo que tenemos que apostar por nuevos formatos”, defiende el estudiante.

Sonido con espíritu social

Que las escuelas de cine investiguen nuevos lenguajes cinematográficos igual no es tan novedad. En cambio, lo que sí que resulta más chocante es observar cómo los centros de artes avanzadas abren su campo de trabajo y apuestan por ámbitos como el de la integración social. En este sentido, desde el londinense Royal College of Art presumen de sus sillas que, al movimiento del cuerpo, emiten unos u otros sonidos. “Entendemos que centros sanitarios o residencias podrían estar interesados en este tipo de producto”, explican desde el estand.

En la misma línea y solo unos pocos metros más allá se repite la misma conciencia social: los alumnos de BAU Centro Universitario de Diseño de Barcelona presentan prototipos de final de grado que van desde plantas que emiten sonidos al acariciarlas, hasta una máquina que permite a las personas sin audición o sin visión “poder ver o sentir la música”, relata la artista visual y gráfica del centro, Heidi Valda. Todo ello, “no solo para hacer evolucionar el sonido, sino para mejorar la vida de las personas”, añade.

Temas: Sónar Música