Ir a contenido

entrevista con dellafuente

"Estoy pensando en matar a Dellafuente"

El granadino, de lleno en un largo periodo de reflexión sobre su figura, lleva su singular estilo que cruza el flamenco con el trap al Sónar

Ignasi Fortuny

Dellafuente, en una reciente imagen promocional

Dellafuente, en una reciente imagen promocional

Dellafuente es uno de los estandartes de la potente escena urbana local que impregna esta edición del Sónar 2019. El granadino, fenómeno pop, llega al festival en medio de un largo periodo de reflexión sobre el futuro de su figura que ha hecho disminuir mucho la publicación de su producción musical. Sin embargo, eso no le ha hecho perder ni un ápice del magnetismo que tiene con su público gracias a su singular estilo que cruza el flamenco con el trap. (Viernes, día 19, Red Bull presents SonarDôme, 19.30 horas).

Hace tiempo que está pensativo. ¿Hacia dónde va?

Llevo cinco años de carrera, remando y enfocando hacia un objetivo, haciendo un tipo de música, intentando seguir unos patrones que eran parecidos. Intento buscar nuevos objetivos, tengo nuevas inquietudes y muchas veces me pregunto si vale la pena hacerlo, si vale la pena hacerlo con el mismo proyecto que estaba encaminado hacia otro lado. Me hace pensar si realmente es mejor seguir con el proyecto, que tenga diversas ramas, o directamente empezar otro proyecto y matar el proyecto actual de Dellafuente. Más que matarlo, dejarlo un poco en 'stand-by', o como Walt Disney, congelado. Pero a la altura de mi carrera, tengo nuevas inquietudes, ganas de hacer unas cosas que igual no van demasiado con el objetivo que ha tenido siempre el proyecto de Dellafuente. Dellafuente no es el artista, es un proyecto del artista. Si mañana quiero hacer un disco de música electrónica, pues no sé si lo más apropiado es llamralo Dellafuente. Puedo ponerle otro nombre. Es un poco cacao. 

¿Se ha cansado?

Llevo un par de años mucho más tranquilo a la hora de sacar contenido y es porque para mí como que se estancó todo un poco en cuanto a sonido. Hace tres años todo era muy novedoso en cuanto a sonido en la música urbana de aquí. Y a mí hace un años empezó a sonarme todo igual, todos los artistas que salían sonaban iguales, incluso la música que yo hacía me sonaba igual y no la sacaba... Tengo muchísima música guardada. A raíz de esa saturación, de que todo me sonara igual, intenté buscar otros sonidos que me dieran satisfacción. Como cuando te compras un coche nuevo y lo disfrutas como un niño chico y cuando el coche tiene dos año ya dices: ¡'necesito otro!. Y a raíz de buscar otros sonidos, otras formas de hacer la música, ahí ha sido cuando ha venido un poco el barullo artístico. Y el desconocimiento de cómo hacer lo mejor posible para mi carrera. 

¿Tiene algo que ver su acuerdo con Sony? ¿Ha notado presión?

La verdad es que con la discográfica estoy supercontento. He tenido todo lo que he pedido. Con ellos, presión ninguna. Me dijeron: 'tu tienes que hacer lo que tu quieras hacer'. No buscan un sonido determinado. Una discográfica vive más de lo comercial que de lo experimental. Tengo una herramienta que como mejor funciona es de una determinada manera y sería una tontería no usarla de la manera como mejor funciona. 

¿Calcula mucho más los pasos ahora?

Totalmente. Vengo de sacar muchísimo contenido al mes. Hay ciento y pico canciones en mi canal en cuatro años, una media muy alta. Era hacer las cosas como por inercia. Se convirtió en una inercia sin pensar donde quería llegar o lo que quería hacer. Ahora llega un punto que se ve todo con mucha más perspectiva. ¿Qué es lo que quiero hacer? Uno adquiere más conocimiento y más madurez de la vida, de la industria. No jugar a la música por jugar, no hacerla por hacerla, sino que tenga un sentido, un objetivo. Muchas veces disparar al aire no ayuda.

"Me saturé de que todo me sonara igual e intenté buscar otros sonidos que me dieran satisfacción. Ahí ha venido el barullo artístico"

Dellafuente

Figura de la escena urbana

¿Tiene miedo a una respuesta negativa del público?

Sí, existe miedo. A lo mejor haces algo con mucha ilusión y no es el momento más adecuado. Sí que existe miedo de que no se acoja como tu esperas. Es un miedo más introespectivo, de no sentirte realizado contigo mismo, de haber hecho un paso en falso. De haber apostado por algo, que más que el público no lo acepte, que el contenido que tu quieres hacer no tenga la vida que a ti te hubiera gustado que tuviera. Eso me da más miedo, el dedicarle tanto cariño a algo y se quede en el olvido. Eso es lo que me ha pasado con las cosas más experimentales que he hecho. Pero también es lo que le da más valor a la carrera y lo que el público agradece y hace que te tengas más cariño que otro artista. 

Por cierto, ¿qué tipo de acuerdo tiene con Sony? ¿Hasta dónde llega?

Hay determinadas cosas que me interesa lanzar con ellos y otras por mi cuenta, independiente, como he hecho siempre. No es un acuerdo al uso, es un poco más salvaje.

Dellafuente, en una imagen promocional / cedida

¿Le costó dar el paso?

Firmar nos llevó más de un año de negociaciones. Fue bastante laborioso, muchas reuniones, muchos abogados... Mucho hablar. Para mí fue un paso muy importante. Lo importante es saber usar esa herramienta. Al final una discográfica multinacional es una herramienta muy poderosa y tienes que saber usarla. Si no le sacas partido es cuando vienen los problemas. Sabiendo usarla es muy efectiva.

Incluso hizo una canción, '13/18', para anunciarlo.

Quería transmitir el fin de la etapa del Dellafuente amateur, el que estaba abriéndose camino. Yo nunca buscaba hacer música, fue algo que surgió. Yo me di a conocer haciendo música, pero era un mundo nuevo para mí. Hay muchos que se dan a conocer y es un mundo que ya conocen y como que siempre han querido formar parte de eso y se preparan psicológicamente. Yo desde que empecé estaba en fase de pruebas y con la canción quise cerrar mi etapa de novato. Y, a partir de aquí, lo que se hace es profesional, ya no estamos jugando, es otra etapa. 

También se anunciaba que la esencia permanecería.

En el mundo urbano en España históricamente ha estado mal visto ligarse a discográficas. Algo que no pasa en Francia, por ejemplo. Aquí se es muy reticente con todo esto. Hay bastantes artistas urbanos que están firmando y espero que sean muchos más. Al final esto hace que todo crezca. Quería transmitir que es bueno para todo el movimiento urbano que yo firme, que yo pueda exponer mi música a más gente o que yo pueda ganar más dinero repercute en el que trabaje conmigo. Yo puedo pagarle más a los que trabajan conmigo, están cobrando como deberían cobrar , nadie está mendigando, haciendo las cosas por amor. Esto ya es profesional, hay una industria detrás, pero el amor, el cariño y la naturaleza es la misma.  

¿Le ha pesado la etiqueta de 'voz de la clase obrera'?

Sí, es algo que no me gusta y que creo no hace bien. Es algo que está ahí, en las letras o en la forma de hacer las cosas y es algo que suma y es d eputa madre. Pero eso no debe ser la seña de indentidad para mí manera de verlo y entenderlo. Yo no soy un artista de canción protesta ni antisistema. Creo que hay artistas que enfocan su carrera en eso, y todo mis respeto, pero yo no quiero enfocar mi carrera en eso. Igual que hablo de esos temas, hablo de otros. Que te hagan abanderado de una causa muchas veces llega a inconvenientes con otros temas que puedes hacer. Es algo que no he buscado, he hablado de la realidad, de lo que me ha rodeado y ha sido esa. Yo nunca he buscado se abanderado de eso, simplemente he contado lo que he visto y lo que vivo.

"Yo no soy un artista de canción protesta. No he buscado ser abanderado de eso. Simplemente he contado lo que he visto y lo que vivo"

Dellafuente

Artista granadino

Hace poco resaltaba en Instagram que había logrado desconectar del mundo.

Yo como todo el mundo estamos viviendo una época de 'enganchamiento' a las redes sociales y al teléfono. Una época muy 'saturante' psicológicamente y a mí eso me estaba afectando. Si un artista no está presente en las redes a diario es como si no existiera, si no subes contenido en un mes, parece que tu carrera ha terminado. Estoy un poco en contra de eso, pero  también sé que luchar contra eso es imposible. Sé que la gente lo demanda, tanto lo musical como qué estás haciendo en tu día a día, lo quieren saber todo. Es un poco oscuro y siniestro. Busco luchar contra eso sabiendo que es algo imposible. Lo intento a mi manera. He estado un tiempo desconectado de todo y me ha ayudado muchísimo a nivel personal, psicológico.  

Esta publicación anunciaba un tema: 'Dineros'. ¿Cómo plantea ese tema?

Es un tema que siempre ha ido conmigo. Desde que empecé a hacer música no me identifiqué con muchas conductas, patrones que hay en otros artistas que compartimos género. Siempre ha ido conmigo el darle valor a cosas no materiales que a un buen coche o otras cosas. Queríamos enfocarlo por ahí, que torres más altas han caído. Estar enseñando una vida que puede ser de éxito mañana puede ser el barro. La familia no vale dinero y está ahí siempre y una casa grande, si mañana no tienes dinero, puede ser un problema. 

El tema es junto a Morad ¿Qué ve en él?

Me salió un vídeo suyo en Youtube. Viene a cuento de eso que comentamos de que hace uno o dos años que todo me sonaba igual. Cuando escuché a Morad dije: 'óstia, me suena diferente, fresco'. Y algo que me gusto mucho de él es la visión que tiene de la vida, que tiene mucho en común conmigo. No me gusta decir estas cosas, pero hay mucha gente que habla de la calle, como enalteciéndola, vacilando. Él lo habla desde otro punto como: 'sí, estamos aquí pero esto no te lo deseo a ti, me gustaría salir de aquí'. Cuando nos conocimos mi objetivo era darle consejos y acabó dándome consejos él a mí sobre la vida. Tiene una mentalidad de una persona supermadura y adulta.  

¿Por qué ha pasado tanto tiempo sin un álbum?

El año pasado o hace dos tenía pensado sacar un álbum pero todo me sonaba igual. Tengo dos álbumes, que para mi no son discos, son maquetas. Cuando las saqué eran algo distinto. Si saco un disco quiero que realmente sea un disco, que tenga calidad, imaginario, universo... Que realmente sea una obra no una recopilación de temas. He tenido varios intentos pero nunca me han terminado de encantar. Soy muy exigente conmigo mismo. No quiero que pase un año y diga: 'esto no lo hubiera hecho así'.

¿El futuro pasa por ir con banda o es un complemeto?

Es un complemento muy bueno. Sí me veo haciendo cosas con banda, cosas más analógicas. Pero no lo veo dentro de Dellafuente. Es mezclar cosas que no deberían de mezclarse. Se puede hacer un proyecto diferente con otro paraguas. 

Su figura es un fenómeno pop. Bufandas, camisetas, gorras de Dellafuente en los conciertos. ¿Cómo ha conseguido esa identificación tan fuerte?

Ha sido sin querer. Un factor es Dellafuente FC, una marca de ropa que reúne mñusica, moda y deporte. Eso ha hecho que la gente se sienta parte de algo, que la música es física. Otra parte creo que son los temas más introspectivos que tengo, los menos alegres. Esas canciones hacen que se establezca un vínculo muy personal. 

"Las radios tienen miedo de sacar algo que esté fuera de lo común, a que no suene lo que mi oído está acostumbrado"

Dellafuente

Figura de la escena urbana

En contraposicón a su éxito, está la radio. ¿De quién es culpa que no suene Dellafuente?

Es un tema que me ha tocado la moral mucho tiempo y que he intentado solucionar d emuchas maneras diferentes y no lo he conseguido. Supongo que es porque las radios tienen miedo de sacar algo que esté fuera de lo común, a que alguien cambie de emisora porque esto no suena a lo que su oído está acostumbrado a escuchar. He hecho música que puede sonar familiar a cualquiera, como 'Guerrera', que sí ha entrado en la radio y ha sido el tema más exitoso de mi carera. Pero es una pena que tengas que hacer esa fórmula sí o sí. Es algo que ya no me preocupa, mi público no escucha la radio. La gran radio de hoy en día son las plataformas digitales. Es la radio de los jóvenes. En unos años el panorama va a ser totalmente diferente al de ahora.

Al otro lado están los festivales, que cada vez más programan artistas urbanos.

La vida real. Pero no te creas que lso de las radios eso no lo saben. Si hacen una fiesta, te llaman. ¿Pero cómo me pueden llamar si no son capaces de ponerme? Van a rebufo. Tienen miedo de cambiar el patrón a su oyente. Auguro un futuro bastante incierto a la radio musical. 

En la canción 'Pret-a-porter' (2017) deslizaba la idea de marchar fuera de España. ¿Es un pensamiento presente aún?

Estamos en ello. He tenido mucha suerte de que desde el principio ha ido bien y a más. Salas más grandes, más público, los números muy bien. Y no me veía yendo a latinoamérica y empezar de cero. Eso me ha dado miedo, el volver a empezar. Es algo que tengo que hacer porque si hay algo que tengo claro es que para recoger hay que sembrar. 

Y el presente más inmediato: Sónar. ¿Qué espectáculo presenta?

He buscado hacer un híbrido entre el show tradicional de un artista urbano y una banda. Llevo dos guitarristas, uno de ellos coristas. Gran parte de las canciones llevan música en directo y también se lanza música digital. Además, de pantallas con visuales. 

Ha dicho muchas veces que le cuesta exponerse al directo. ¿No disfruta en concierto?

Por supuesto que disfruta uno, peor es la parte que menos me gusta de la música. Me gusta crearla, componerla. La parte de exposición no me gusta, los eventos, videoclips, sesiones de fotos...