Ir a contenido

Final Nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos 2019

Blon, el 'gallo' catalán que opta a ganar el campeonato español de rimadores

Pablo Pérez participa este sábado en el mediático torneo estatal de 'freestylers' que reunirá a 20.000 espectadores en el estadio del Espanyol

El de Parets del Vallés, uno de los favoritos, empezó a juntarse con sus amigos en el garaje de su casa para probar su ingenio para improvisar

Ignasi Fortuny

El ’gallo’ Blon, aspirante a ganar el campeonato nacional de rimadores, este jueves en la ciudad deportiva del Espanyol

El ’gallo’ Blon, aspirante a ganar el campeonato nacional de rimadores, este jueves en la ciudad deportiva del Espanyol / SERGI CONESA

En el garaje de Pablo Pérez no había pulpos, había 'gallos'. Este rimador catalán empezó en su párking a labrarse, inconscientemente, un futuro profesional. Blon, así es su alias, probó su habilidad improvisando sobre instrumentales primero en su habitación, después en parques de su municipio, Parets del Vallés, para luego montar con amigos en el garaje de su casa algo parecido a lo que se dedica ahora: las batallas de 'gallos'. Así se denominan las reuniones y torneos de rimadores que te puedes encontrar en cualquier plaza. Es el deporte del parque. Es la cantera del rap.

En estas batallas de 'gallos' improvisadas u organizadas de manera 'amateur' a través de foros o grupos de Whatsapp, Red Bull vio un filón que ha explotado cada vez más para vender su marca. Hasta tal punto que este sábado reunirán en el estadio del Espanyol a 20.000 personas -muchos de ellos muy jóvenes- en la Final Nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos 2019. Será el récord tras llenar (15.000 espectadores) dos años consecutivos el WiZink Center de Madrid para la final del campeonato estatal de rimadores. "Con ellos tenemos la repercusión y nos sentimos profesionales, a nivel de trato, de infraestructuras... El sueño de los 'freestyler's es participar en una Red Bull Nacional", defiende Blon, de 27 años. 

Él es uno de los 16 rimadores -el único catalán- que competirán para ganar el reputado y mediático torneo tras pasar eliminatorias previas. Todos ellos son hombres, las mujeres que han competido en esta edición han caído en las fases anteriores. "Cada vez hay más, y con muchísimo talento. Por suerte, se van viendo más caras femeninas. Era algo necesario y creo que en un par de años se va a equiparar", expone Blon. Al hilo de esto, una crítica que ha sido recurrente: la del insulto machista durante las improvisaciones. "Se ha ido dejando de lado. Eso es caer en lo más banal y estamos evolucionando bien", apunta.

A Blon le presentan como uno de los favoritos para campeonar. Además, juega en casa. "El público es un factor muy importante, tienes que buscar el 'feeling' para que te apoyen. Los gritos del público hacen que te vengas arriba y, sino están contigo, te puedes venir abajo", explica. "Para ser un buen 'freestyler' -expone-, tienes que ser completo. Primero: tener ingenio, tener buenas ideas, hilar buenos conceptos y mucho vocabulario. Segundo: hacer buenas comparaciones y respuestas al rival. Tercero: tener 'flow', adaptarte a la base, la musicalidad. Y último: las métricas, las formas en las que se rima".

El combate verbal en el que se trata de machacar al rival. "Es como una obra de teatro, ficción. Somos unos personajes sobre el escenario", remarca Blon. El duelo de rimas empieza a partir de temas o palabras que propone la organización."Leo mucho e intento estar al día de la actualidad. Puede salir cualquier temática y cuanto más culturizado estés, mejor", explica. "La única forma de entrenar es rapear y rapear. Es un deporte mental. Yo, por ejemplo, tengo un 'planning' diario. Me intento preparar el tema de los nervios, hago sesiones de relajación, trabajo con un psicólogo deportivo", añade. 

Blon lleva ya siete finales consecutivas sin encontrar la victoria. Es una de sus últimas oportunidades, dice. Acabe como acabe, en breve sacará un segundo libro de poemas y seguirá componiendo canciones con vistas a hacer una gira de conciertos el año que viene. El paisaje que vislumbra el 'gallo' tras la batalla.

Temas: Espanyol