Ir a contenido

ENTREVISTA

David Bustamante: "Sigo guiándome por el corazón, y luego pienso"

El cantante cántabro actúa el día 21 en Barcelona, el 28 en Girona y el 29 en Tarragona

Luiis Troquel

David Bustamante, el pasado febrero, en Barcelona.

David Bustamante, el pasado febrero, en Barcelona. / JORDI COTRINA

Fue el primer artista pop español que se acercó reguetón. Nada menos que en la primavera del 2005, con el éxito ‘Devuélveme la vida’. Justo después de su trabajo más clásico, vuelve a zambullirse en los sonidos urbanos sin olvidar su naturaleza de baladista, su gusto por el pop, el funk y hasta la bachata. La gira de presentación de este décimo disco, ‘Héroes en tiempos de guerra’, le lleva al Auditori de Barcelona el viernes 21 de junio, el 28 al de Girona y el 29 al Palau de Congresos de Tarragona. Y aunque su vida personal genera continuas especulaciones, David Bustamante prefiere no hablar ni de viejos ni de nuevos amores. Con una salvedad. "Tengo una hija de 10 años que ama la música y que también ha tenido mucho que ver en este giro", asegura el cantante cántabro. "Es normal que uno quiera gustar a su persona favorita del mundo y me guiaba en muchas cosas por lo que a ella le gustaba".

Vuelve a los ritmos urbanos con dos jóvenes productores colombianos: Mango y Nabález.

El reguetón colombiano es más melódico, más dulce, más cantado… Igualmente, yo tampoco estoy haciendo reguetón colombiano, ni puertorriqueño ni panameño… Son bases sobre las que caminan las canciones. Al final Mango es un mundo, Nabález es otro y yo soy un tercero. Y de esos tres mundos cuando se juntan nace un cuarto. Ese juego de intensidades es lo que yo buscaba, sin dejar de hacer otros estilos, claro.

Como la balada ‘Héroes en tiempos de guerra’ que titula el disco.

 Es balada pero a la vez muy rítmica, y sobre todo es una canción con mensaje, comprometida… En el videoclip plasmamos cuatro situaciones que podrían responder perfectamente a lo que cuenta. Concretamente una de ellas me marcó; una historia verídica que leí sobre unos ancianos que llevaban toda la vida juntos. Al padecer ella alzhéimer necesitaba de cuidados y estaba en una residencia a la que él iba cada día. En una ocasión una enfermera le preguntó: ‘¿Por qué vienes todos los días si ella no sabe quién eres?’ Y él le respondió de la manera más brillante que se puede contestar: ‘Ya, pero yo si sé quién es ella’. Para mí eso es un héroe.

¿Qué es lo más heroico que ha hecho David Bustamante?

Bueno, en el sentido literal a veces me recuerdan cuando me tiré a rescatar a unos madrileños que se estaban ahogando en mi pueblo, pero creo que lo más heroico, para todos, es nuestro día a día. Intentar ser mejores personas.

¿Y ya era famoso cuando lo del rescate?

¡Qué va! Si tendría 17 años… En más de una ocasión tuve que echarme al agua, y en alguna como aquella jugándome la vida. Hay mucha gente que serán grandísimos nadadores en piscina pero el mar es muy diferente. Y el mar no se cansa.

¿Y cuál es la mayor guerra en que se ha encontrado?

La guerra que tengo día a día por dar la razón a los que me quieren. Pelear para que se sientan orgullosos para seguir en este maravilloso mundo, aunque a veces nos los pongan cuesta arriba.

Hace un año o dos mucha gente esperaba un disco en el que evocara su ruptura matrimonial.

Precisamente por eso también dejé pasar más tiempo. Porque además nunca lo haría. No es mi estilo. Quería que me dejaran un poco tranquilo y poder explayarme en lo mío, para lo que yo estoy aquí. A fin de cuentas llevo 18 años haciendo música.

Casi la mitad de su vida. ¿No hay ningún doble sentido en referencia a estos tres últimos años?

No hay mensajes ocultos. Nunca lo he hecho y no tengo porqué hacerlo ahora. Lo único que se parecería a mi actual realidad es una canción que me ha escrito mi amigo Luis Fonsi llamada ‘Vivir sin miedo’. Porque es como mi manera de ser. Yo vivo sin miedo y miro hacia atrás solo para aprender de mis errores. Yo no vivo en el rencor. Disfruto del presente y afronto el futuro con garra y con ganas. 

En este disco invita a cantar a Ana Guerra. ¿El furor por el nuevo 'OT' les invistió de golpe ya como clásicos?

Yo creo que ahora mismo somos la ‘new old school’. Y es inevitable, es bonito y es bueno. Lo importante es seguir. Si continúas siendo actualidad mejor, y si consigues que tu nuevo disco sea número uno nada más salir, como volvió a pasar con este, entonces ya es brutal. Te hace sentir privilegiado.   

Ahora está de asistente de coach en ‘La Voz’ con Pablo López, a quien dio en cierto modo la alternativa…

Grabé varias canciones que escribimos juntos y se vino conmigo 27 conciertos, él siempre lo recuerda, cuando aún faltaba bastante para que sacara su primer disco. ¡Y fíjate tú quién es hoy en día!

Suele cantar con ímpetu ¿Vive así también?

Es cierto que con los tiempos uno se va calmando, pero sigo siendo impulsivo. Sigo guiándome por el corazón y luego lo pienso. A veces te equivocas, pero me gusta ser pasional en todo lo que hago. Cuando piensas demasiado las cosas, todo tiende a ser más aburrido. Por eso hay que decir: ¿me apetece ahora? ¡Pues venga! A lo que sea… Y darle. Y eso es lo que hace que la vida sea una auténtica aventura. Al final como estamos aquí de paso vamos a procurar que esta vida sea lo más divertida posible, llegando a la última curva derrapando, desgastados y diciendo: ¡Uf..! Ha merecido la pena el viaje.