Ir a contenido

CELEBRACIÓN

El Taller de Músics recupera las 12 horas de jazz

Andrea Motis & Joan Chamorro Group y Juan SNK actuarán el sábado en la fiesta del 40 aniversario del centro en la Ronda Sant Antoni

Marta Cervera

El pianista Tete Montoliu, en la primera edición de las 12 horas de jazz de Sant Antoni organizada por el Taller de Músics.

El pianista Tete Montoliu, en la primera edición de las 12 horas de jazz de Sant Antoni organizada por el Taller de Músics.
Andrea Motis y Joan Chamorro Group.
El rapero Juan SNK.
Monique Makon & Original Jazz Orchestra.

/

El Taller de Músics celebra este sábado su 40 aniversario con una  maratón musical de 12 horas en la Ronda Sant Antoni. Allí, muy cerca junto a ese cruce de calles donde surgió el Taller en las calles Cendra, Requesens y Príncep de Viana,  actuarán 127 músicos, la mayoría surgidos de sus aulas.  La diversidad de estilos marcará la fiesta con jazz, hi-hop, funk, soul, flamenco, dixie y música balcánica. Entre los intérpretes figuran Micaela Chalmeta Big Band, Andrea Motis y Joan Chamorro Group, Sara Terraza & The Black Sheep, Balkan Paradise Orchestra, el rapero Juan SNK& The Groove Gang, el grupo de flamenco jazz Aurora Monique Makon & Original Jazz Orchestra.

"En la primera edición de esta fiesta contamos con Tete Montoliu", ha recordado hoy Lluís Cabrera, fundador y alma del Taller de Músics que ha presentado el acto en el Palau Macaya, rodeado de amigos. Había desde algunos de los primeros profesores del centro hasta vecinos del barrio donde arraigó el Taller. La idea el sábado es recuperar el espíritu de una fiesta que de celebró en Sant Antoni entre 1981 y 1987. En aquella época sirvió para visualizar la potente escena jazzística pero también de música moderna y de flamenco impulsada desde el Taller de Músics en el Raval.

Este sábado la fiesta dará testimonio del trabajo realizado en estos 40 años por una institución que, lejos del academicismo rancio, ha apostado siempre por un sistema de aprendizaje flexible, adaptado a las necesidades de sus alumnos. "Al principio ni diplomas dábamos porque las clases se las pagaban los propios músicos. Solo querían aprender para mejorar y trabajar", ha recordado Cabrera. "Con el tiempo, vino otro tipo de gente a quien sus padres pagaban los estudios. Y allí empezamos a preocuparnos por ofrecer algún tipo de comprobante, de justificante del trabajo realizado con nosotros."

Temas: Andrea Motis