04 jun 2020

Ir a contenido

682 MILLONES DE EUROS

Un fondo de inversión compra la mayor cadena de librerías de EEUU

Elliott, dueña de Waterstones en el Reino Unido, quiere reflotar el negocio de la venta física de libros

Una tienda de Barnes & Noble en Pittsburg.

Una tienda de Barnes & Noble en Pittsburg. / AP / GENE J. PUSKAR

El fondo de inversión Elliott Management ha anunciado este viernes un acuerdo de 683 millones de dólares (602 millones de euros) para hacerse con Barnes & Noble, la mayor cadena de librerías de Estados Unidos.

Elliott, que el año pasado adquirió la británica Waterstones, controlará así a los líderes del mercado minorista de libros tanto en el Reino Unido como en EEUU.

Barnes & Noble llevaba tiempo discutiendo una posible venta de su negocio, lastrado por la presión de Amazon y de librerías independientes. La empresa lanzó incluso su propio lector digital, Nook, para competir con el Kindle de Amazon pero no tuvo éxito.

El fundador y presidente de Barmes & Noble, Leonard Riggio, destacó sobre la venta el éxito que ha tenido Elliott al otro lado del Atlántico con Waterstones y defendió que están preparados para hacer crecer la cadena estadounidense en los próximos años.

El consejero delegado de Waterstones, James Daunt, asumirá ese mismo cargo en la cadena estadounidense, aunque los dos negocios seguirán operando de forma independiente. 

Vender libros

Barnes & Noble cuenta con 627 establecimientos repartidos por todo el país, un activo que destacó Daunt en la nota, en la que avanzó que, frente a la competencia digital, piensa invertir en esas instalaciones físicas como el mejor lugar para vender libros.

Elliott pagará por la empresa unos 683 millones de dólares (incluida su deuda), un precio de 6,50 dólares por acción que supone una prima del 43 % con respecto a su valor medio durante los diez días anteriores al 5 de junio, cuando comenzaron a surgir rumores sobre la operación.

Los títulos de Barnes & Noble habían perdido hasta entonces alrededor de un 25% desde el comienzo del año, continuando con la caída que su cotización experimentaba desde sus mejores momentos en 2006, cuando las acciones llegaron a cambiarse por encima de los 30 dólares.

El jueves, en medio de rumores de una venta inminente, los títulos habían subido con fuerza y este viernes, tras hacerse oficial la operación, progresaban más de un 10%. La venta aún debe ser aprobada por los reguladores y accionistas y, según las empresas, debería cerrarse en el tercer trimestre de este año.