Ir a contenido

'HORIZONTES'

La Parés expone la naturaleza armoniosa de Cristina Babiloni

La exposición de 37 obras de la artista castellonense apura sus útimos días en la sala barcelonesa

El Periódico

Babiloni, en su taller.

Babiloni, en su taller. / EL PERIÓDICO

No había pintores en la familia, un ejemplo, una tradición de la que Cristina Babiloni pudiera echar mano, aprender, pero siempre estuvo el arte allí; siempre, desde la infancia. "Para expresar emociones y disfrutar de mi mundo interior", explica la fotógrafa y pintora nacida en Castellón en 1981, protagonista de la exposición 'Horizontes' que agota sus últimos días en la Sala Parés de Barcelona. Naturaleza, mar y horizonte son el trípode en el que se asienta la muestra, 37 obras en total en tela y papel que recorren amaneceres, atardeceres, el poder de una tormenta. "Me apasiona el espacio atmosférico y los efectos luminosos que evocan en el mar". De la mano de la Parés, 'Horizontes' se presentará en julio y agosto próximos en ArtMarbella, y más tarde, en octubre, en Art Milano.

Cristina Babiloni pinta en el suelo: asegura que es una manera de "consolidar el peso de sus obras". Licenciada en Derecho y Psicología, viene a ser la clase de artista que compagina el trabajo y la pintura. "A medida que crecía el dibujo fue una constante en mi vida, y se convirtió en el medio en el que yo más segura me sentía", consigna en su web. Empezó a trabajar con acuarela, instrumento "para comprender mucho mejor la luz y plasmar imágenes y formas" sobre el papel, y en los últimos años ha evolucionado hacia una técnica mixta que le ha servido para crear su propio estilo, uno "marcado por las cargas, los volúmenes y una gran variedad cromática". "Realizo una simbiosis de técnicas en un mismo lienzo". Son paradigma de esta evolución algunas de las obras expuestas en la Parés, por ejemplo 'El Faro', 'Los estados de la luz' y 'La Calma'. Babiloni dice que su gran referente es William Turner, "el pintor de la luz".

Fotos inspiradoras

La artista castellonense vive en una zona de playa y tiene debilidad por fotografiar el paisaje, esos amaneceres, los atardeceres, registrar los cambios de luz. Al coger la paleta le sirve de inspiración. "Cuando pinto lo que quiero reflejar es una tranquilidad, una armonía dentro de la combinación de colores”. Y sí: es la clase de artista que compagina, pero también la clase de artista que lo dejaría todo por el arte. "Es una vocación, yo cuando pinto disfruto y desconecto totalmente". "Lo dejaría todo por dedicarme a ello, evidentemente".