Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL FÒRUM

J Balvin, la audacia de la esperanza

La estrella de la segunda ola pop del reguetón desbordó buenas vibraciones en un concierto espectacular

Juan Manuel Freire

J Balvin, la audacia de la esperanza

FRANK VINCENT

Lo recordó José Álvaro Osorio Balvin poco después de arrancar su actuación: que por primera vez sonara reguetón en un escenario grande del Primavera Sound era un punto y aparte. O, seguramente, punto y seguido. La revolución del pop global no se para y todo festival atento a su tiempo que se precie deberá tenerlo en cuenta a la hora de diseñar sus carteles.

Es un futuro alentador. La noche del sábado, en la zona antes conocida como Mordor (y ahora, instalado el césped artificial, más bien Rivendel), el público más variado seguía a rajatabla las llamadas al desenfreno de J Balvin, estrella de la segunda ola pop del reguetón. Nada de machismo ni discriminación, ni dentro ni fuera del escenario; solo buena 'vibra'. Habrá quien se quejara por la bailarina de 'lapdance' en 'Downtown', pero recordemos lo que canta Balvin en esta colaboración con Anitta: "A ella le gusta cuando bajo downtown/ Me pide que me quede ahí enviciao". 

Declaración de principios

La noche había comenzado con una declaración de principios ('Reggaeton', homenaje a las esencias del género) y alcanzado un punto álgido a la altura de 'Con altura', aunque no saliera Rosalía, como en Coachella. Balvin repasó exhaustivamente sus colaboraciones más sonadas ('Otra vez', 'Ahora dice', 'Sensualidad', 'I like it', etcétera), pero solo compartió el centro del escenario con bailarines y los personajes hinchables y cabezudos del dúo artístico Friends With You, responsable de un aparato visual colorido hasta el delirio.

Imposible no sonreír y ser optimista cuando tanta gente y tan distinta se une para bailar una 'Mi gente' en clave 'happy hardcore' ante una tropa de criaturas que incluye al Monstruo de las Galletas. Si uno busca 'festival' en el diccionario Iter Sopena, aparece esa imagen.