Ir a contenido

PRIMAVERA SOUND

Rosalía: "No pretendo que todo el mundo entienda quién soy"

La cantante, que actúa el sábado en el Fòrum, rinde homenaje a las uñas y la manicura extrema como "símbolo de feminidad con sentido del humor" en su nuevo vídeo, 'Aute cuture'

Jordi Bianciotto

Rosalía, en la rueda de prensa del Primavera Sound, el viernes.

Rosalía, en la rueda de prensa del Primavera Sound, el viernes. / PACO AMATE

Nunca un artista autóctono había pasado por el Primavera Sound envuelta en tales honores de celebridad. Pero Rosalía, que entró en la rueda de prensa de este viernes saludando con un anglófono “hi!”, viene de un año trepidante, “sin fines de semana”, montada en la ola de ‘El mal querer’ y bastante cambiada respecto a su paso por el festival dos años atrás. Entonces ofreció un espartano recital neoflamenco con la guitarra de Raül Fernández, Refree. “Pero yo siempre he sido cambiante y espero seguir siéndolo”, precisó ante una sesentena de periodistas tanto locales como internacionales.

Rosalía vuelve a marcar estilo en su nuevo video, ‘Aute cuture’, canción no incluida en el disco, donde rinde homenaje a las uñas largas y afiladas, y al ‘nail art’, en un entorno suburbano con coreografías ‘kitsch’.  Una apuesta estética que, dada la proyección de la artista, bien puede crear tendencia. Para ella, esas uñas hiperbólicamente punzantes son “un símbolo de feminidad, con su exceso, llevadas al extremo con fantasía y sentido del humor”. Sin olvidar que “casi pueden ser un arma”, apunta riendo Rosalía, que ve en el vídeo influencias de Tarantino.

Conciencia y libertad

Pero no parece que su papel de líder de opinión vaya con ella. “Los artistas que están conectados con ellos mismos y con su entorno siempre son conscientes de que lo que hacen tiene repercusión. Pero ser demasiado consciente es una carga tan grande...”, reflexiona sobre su influjo en las adolescentes. “Está bien serlo, pero no demasiado. Yo no pretendo que todo el mundo entienda quién soy”, concluye, añadiendo una apelación a la libertad. “Siempre de acuerdo con mis principios”.

Aunque su historial hunda raíces en su aprendizaje en la Esmuc y el Taller de Músics, por no hablar del éxito de su arriesgado estreno, ‘Los Ángeles’ (2017), la proyección mediática de ‘El mal querer’, el pasado otoño, causó un efecto aturdidor en una parte de la ciudadanía: la que no la conocía, para quien podía ser un ‘hype’ más. Rosalía parece sorprenderse cuando se le alude a la prevención que puede despertar el márketing. “Pero, ¿qué es el márketing?”, se pregunta. “Si ser creativo con tu trabajo es márketing… Cualquier persona que se informe verá lo que hay detrás de todo esto: 13 años o más de trabajo hasta llegar aquí”.

Billie Eilish, poco a poco

Los ‘beats’ de ‘Aute cuture’ los grabó con El Guincho hace dos años, un ejemplo del tiempo que se toma con sus proyectos. “No tengo prisa por publicar mis músicas, voy haciendo”, deja caer. Como su canción con Billie Eilish, que terminarán cuando ambas consigan burlar “la agenda loca” que manejan. Honda sintonía con la cantante californiana: “me sentí menos sola a partir del momento en que la conocí”.

Un aspecto que le hace dudar es su ubicación en la casilla de la música latina, tan amplia y compartimentada. “Es delicado”, reflexiona. “Se engloba ahí a toda la música en español, pero quizá no es lo mismo latino que latinoamericano. Yo soy de Barcelona y me gusta hacer música en español porque mi formación es flamenca. Entiendo que se me englobe, pero…”, expresa con reservas Rosalía, que ve a la vez en el reguetón (género en el que se zambulló en ‘Con altura’, cita con el colombiano J Balvin), una forma de “música pop de hoy en día que cada vez se recibe con menos prejuicios”.

‘Los Ángeles’, tan cerca, tan lejos. ¿Es posible que vuelva algún día Rosalía a aquellos cantes antiguos? “Siempre lo es, porque es precioso”, subraya. “Pero hora quiero vivir la experiencia del espectáculo con una intención visual”.