07 jun 2020

Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE

Jia Zhangke: "China se ha convertido en una gigantesca empresa"

El prestigioso director chino estrena 'La ceniza es el blanco más puro', retrato de una amarga historia de amor ambientada en el submundo criminal

Nando Salvà

El director chino Jia Zhangke

El director chino Jia Zhangke / XAVIER TORRES-BACCHETTA

A lo largo de las dos últimas décadas, mientras se iba convirtiendo en el más importante de los cineastas chinos, Jia Zhangke se ha erigido en cronista esencial de los traumas generados por el radical cambio social y económico en el que se ha visto sumido su país. Vuelve a ejercer ese rol en La ceniza es el blanco más puro, retrato de una amarga historia de amor ambientada en el submundo criminal.

Como su anterior película, Más allá de las montañas (2016), La ceniza es el blanco más puro pone el foco en una mujer increíblemente fuerte. ¿Es casual?
No. Como hombre, me gusta reflexionar usar mis películas para reflexionar sobre las deficiencias de los hombres. La sociedad china sigue siendo un patriarcado, pero las mujeres actuales rechazan la actitud gentil y sumisa que sus madres se vieron obligadas a mantener. Además, si los hombres han perdido el rumbo en su búsqueda del dinero y el poder, las mujeres basando su sistema de valores en el crecimiento personal y las relaciones con los demás.

¿Por qué decidió ubicar la historia de amor que retrata la película en el submundo mafioso?
En realidad la película retrata un tipo de organización conocida como Jianghu, que no funciona como la mafia; son más bien hermandades u organizaciones vecinales que usan el crimen como forma de apoyo y protección mutuos. Siempre funcionaron en base a principios muy férreos de honor, lealtad y bien común. Pero en las dos últimas décadas, al compás del desarrollo económico del país, han abandonado esos valores. Su evolución, pues, es un reflejo de la evolución de todo el país.

Estrenos de la semana: Tráiler de ’La ceniza es el blanco más puro’ (2018)

¿Se siente decepcionado por el rumbo que ha tomado su país?
Inevitablemente, algo desencantado sí me siento. Pasamos de una economía planificada a una economía de mercado y nos convertimos en una potencia económica mundial, y yo esperaba que este cambio proporcionaría a la sociedad mucho más espacio personal y más libertad. En cambio, muchas cosas hermosas han desaparecido. China se ha convertido en una gigantesca empresa; todo se basa en la eficiencia y en el beneficio económico. Y quienes no responden son marginados sin piedad. 

Usted tiene éxito internacional; podría hacer cine en cualquier sitio. ¿Consideraría irse de China?
De ninguna manera.  China siempre me ha resultado un lugar muy inspirador a la hora de expresar mis sentimientos. Y, además, lleva décadas sumido en un cambio sin precedentes que debe ser filmado. En mi opinión, es el país que mejor luce en una pantalla grande.

La ceniza es el blanco da la sensación de ser algo parecido a una retrospectiva de todo su cine previo, o una reevaluación. ¿La diseñó con esa intención?
No sé si de forma tan consciente como su pregunta sugiere, pero siento que, de repente, llevo 20 años haciendo películas. Me han pasado volando. Supongo que necesitaba hacer inventario, y preguntarme quién soy como director y si estoy haciendo lo que debo hacer.

¿Ha llegado a alguna conclusión?
No estoy seguro. Pero sé que no quiero que hacer cine se convierta en algo rutinario para mí. No cierro la puerta a explorar otras posibilidades. Y una de ellas sería dejar de dirigir películas durante un tiempo.