Ir a contenido

ADIÓS A UN GRANDE DE LA HISTORIETA

Muere Josep Maria Blanco, el último del 'TBO'

El histórico dibujante de La familia Ulises, de 92 años, recibió el reconocimiento a toda su carrera en el Salón del Cómic de Barcelona del 2016

Anna Abella

Josep Maria Blanco, en enero del 2018 en Barcelona.

Josep Maria Blanco, en enero del 2018 en Barcelona. / RICARD FADRIQUE

Adiós a una leyenda de la historieta. El barcelonés Josep Maria Blanco Ibarz (1926), histórico dibujante de La familia Ulises, creador de series como Los Kakikus y último autor vivo del legendario 'TBO', ha fallecido a los 92 años

Blanco, que en el 2016 recibió el Gran Premio en reconocimiento a toda una carrera del Salón del Cómic de Barcelona, donde al año siguiente se le dedicó una exposición, era el único superviviente de las antiguas generaciones del ‘TBO’, con nombres como Opisso, Tínez, Urda, Donaz, Muntañola o sus amigos Ayné, Sabatés y Coll. Hace poco más de un año Blanco demostraba ser memoria viva de aquella época dorada de la historieta en una última entrevista a este periódicocelebrando el centenario del 'TBO' y presentando la reedición de ‘Barcelona, de Blanco’ (Ediciones B), una colección de 41 impagables láminas de emblemáticos escenarios de la ciudad con decenas de “pequeños actores” en escenas cotidianas, en sus propias palabras, en múltiples gags. “Estaba cansado de hacer 32 pequeñas viñetas para llegar a una conclusión y me dije ‘voy a hacer un dibujo bien grande y meteré todas las historietas dentro’. No pensaba en publicarlo, lo hice porque me apetecía”, comentaba entonces. 

Blanco estuvo en la revista 'TBO' de 1951 a 1981, compaginándolo con su trabajo en un banco (que nunca dejó “para no depender solo de la publicación”). Evocaba él mismo a los que fueron y ya no están, como Coll (al que conoció en Toray y le animó a llevar su trabajo al 'TBO'), Opisso, Tínez, Castanys, Urda, Donaz, Muntañola, Benejam... Y siempre mantuvo una proverbial modestia al hablar de cuando en 1969 tomó el relevo de este último –“buen amigo y bellísima persona”- cuando perdió la vista, dibujando durante años las historietas de La familia Ulises. Por respeto a Benejam no las firmó nunca. “Eran unos personajes tan famosos que 'TBO' no podía prescindir de ellos. Primero ayudaba a Benejam en su casa pero hubo un momento en que había que retocárselas tanto que el editor me encargó que lo hiciera todo yo. Soy muy puntilloso con lo que es mío y lo que es de otros y La familia Ulises no era mía”, contaba quien hasta firmaba Ibarz cuando los guiones no eran suyos. 

Siendo un adolescente de 17 años, en la década de los 30, jugaba en el Barça, con un no menos joven Ramallets en la portería, pero colgó el balón por su novia, a la que conoció a los 10 y que le ha acompañado siempre. Con su humor cotidiano, y tan amable como su mirada, perfectamente lúcida en la vejez, Blanco nutrió durante tres décadas -de 1951 a 1981- al 'TBO', la centenaria revista que dio nombre a los tebeos con, según sus propios cálculos, 3.155 historietas, 31.762 viñetas sueltas y 537 historias de ‘La Familia Ulises’ (relevando a Benejam). 

Fue el dibujante Nadal, amigo de su padre, quien le influyó con los lápices. En 1936, a los 10 años, iba a una escuela de la República, el colegio Luis Bello, donde se aficionó porque le gustaban mucho los deberes de dibujo para el fin de semana que les encargaban. Allí estuvo propuesto, cuenta, para ser reclutado para ir a estudiar a Rusia por sus aptitudes. Ya tenía los papeles a punto, pero era 1939 ya y con la situación del final de la guerra su padre frenó el viaje.   

Detalle de la lámina de la plaza Reial con el autor autorretratándose mientras dibuja. / BLANCO 

Tras dejar la revista publicó el libro 'Barcelona, de Blanco' (Ediciones B, 1993), cuyas imágenes sacaba de lo que observaba. Siempre llevaba pequeños papeles en el bolsillo y cuando se le ocurría una idea, ya fuera en el metro, en el autobús, en cualquier parte, la apuntaba y la esbozaba. “No podía fiarme de la memoria”, admitía. Los conservaba todos, como los que hizo en su día en la parte de atrás de los impresos del banco, de la serie antibelicista ‘Otto el Cañón’, que creó en 1966 pero no encajó en el ‘TBO’ y guardó en un cajón hasta que en 2014 la publicó Amaníaco, con historietas nuevas y coloreadas por él mismo. 

Ha seguido siempre vinculado al mundo del tebeo, reuniéndose en tradicionales comidas con otros grandes como Francisco Ibáñez. Y, si bien de joven colgó el balón, nunca abandonó los lápices ni el ingenio, imaginando incluso posibles gags durante las entrevistas. Como él mismo explicaba hace un año: "El chiste está en cada esquina. Al hacer un dibujo siempre le doy un contenido, no hago un dibujo sin más, sino un chiste". 

La Rambla de les Flors. / BLANCO

Temas: Cómic