CRÍTICA DE CINE

'Artico': supervivencia, ni más ni menos

Si la ópera prima de Joe Penna logra ser más que una simple exhibición de sadismo es gracias al compromiso actoral del danés Mads Mikkelsen

Estrenos de la semana: Tráiler de ’Artico’ (2018)

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

Ártico ★★

Dirección:  Joe Penna

Reparto:  Ana Asensio, Natasha Romanova, Nicholas Tucci, Larry Fessenden

Título original:   'Mads Mikkelsen, Maria Thelma Smáradóttir'

País:  Islandia

Duración:  98 minutos

Año:  2018

Género:  Drama

Estreno:  31 de mayo del 2019

En la primera escena de la ópera prima de Joe Penna, su protagonista ya está atrapado en el helado desierto del título. Es evidente que ha pasado algún tiempo desde que su avión cayó, el suficiente para que haya establecido una rutina: cada día agujerea el hielo para pescar alguna trucha, busca frecuencias de radio y cuida de la enorme señal de SOS que ha grabado en el hielo. Su gran amenaza parece ser un oso polar que merodea por su campamento. Todo cambia para él cuando un helicóptero se estrella en la llanura mientras intenta rescatarlo. Uno de sus ocupantes sobrevive, y ello enfrenta al hombre a un dilema moral, y las implicaciones de su decisión quedan en evidencia a través de las sucesivas crisis que afronta a partir de entonces.

Noticias relacionadas

'Ártico' es un relato puro y visceral de supervivencia. No revela prácticamente nada del historial y la psicología de su protagonista, que se define más a través de sus acciones que de su personalidad. Su periplo no simboliza ni una redención ni el triunfo del espíritu humano; es solo el caso de un individuo que sigue adelante frente a la absoluta indiferencia de la naturaleza.

Llegado el momento, la película cae en la monotonía; la mera resistencia, cruda y gritona, no siempre resulta dramática por sí sola. Asimismo, la interminable ristra de catástrofes que sufre el protagonista no solo desafía puntualmente los límites de la credibilidad, sino que por momentos parece funcionar menos como prueba de su heroísmo que como chiste a su costa. Si en última instancia 'Ártico' logra ser más que una simple exhibición de sadismo es gracias al compromiso actoral del danés Mads Mikkelsen, que no necesita de palabras -los diálogo son prácticamente inexistentes- para dotar la lucha de su personaje de desesperación, patetismo, humor y determinación.