Ir a contenido

FESTIVAL DE CANNES

Bong Joon-ho da al cine surcoreano su primera Palma de Oro

El director, que ha ganado el premio con 'Parasite', pertenece a una generación espléndida, de la que también forman parte Park Chan-wook y Hong Sang-so

Quim Casas

Bong Joon-ho recibe la Palma de Oro de Cannes.

Bong Joon-ho recibe la Palma de Oro de Cannes. / REUTERS / ERIC GAILLARD

Bong Joon-ho ya tiene su Palma de Oro, por 'Parasite', una feroz sátira de las desigualdades entre ricos y pobres. Representante de una generación de cineastas surcoreanos espléndida, de la que también forman parte Park Chan-wook y Hong Sang-so, regresa a su territorio más conocido, el de la comedia negra que retrata las taras sociales, con un filme cuya primera parte ha sido definida por Sergi Sánchez como una 'sitcom' que parece ideada por Buñuel y Hitchcock.

Largo ha sido el recorrido del director de 'Parasite' hasta alcanzar el preciado galardón. Llegó a Cannes en el 2006 con 'The host', película sobre un monstruo mutante. Era su tercer largometraje. Antes, el festival de San Sebastián había seleccionó sus dos primeros filmes, especialmente importante el segundo, 'Memories of murder' (2003), crónica de la investigación sobre unos asesinatos por parte de dos policías antagónicos y fuente de inspiración de 'La isla mínima' y la primera temporada de 'True detective'.

Largo y hasta  molesto. Hace dos años, con la proyección en Cannes de 'Okja', fábula sobre un cerdo transgénico realizada por Joon-ho para Netflix, comenzó el tira y afloja entre el certamen y la plataforma.

El director ha probado distintos tipos de temas y de sistemas de producción, caso de 'Rompenieves' ('Snowpiercer') (2013), relato posapocalíptico ambientado en un tren que no se detiene nunca por un paisaje nevado y que protagonizó Chris Evans, cuando el actor empezaba a descollar como 'Capitán América'.

Sin perder la identidad, Joon-ho ha dirigido relatos fantásticos, dramas, comedias negras, ciencia ficción y 'thriller'. Junto al Chan-wook de 'Oldboy' le cabe el honor de haber puesto en el mapa cinematográfico el cine de Corea del Sur, tomando el relevo del hoy olvidado y desorientado Kim Ki-duk.

Los japoneses Akira Kurosawa, Shohei Imamura y Hirokazu Koreeda ganaron la Palma de Oro con 'Kagemusha', 'La balada de Narayama' y 'Un asunto de familia' (esta el pasado año). También el chino Chen Kaige con 'Adiós a mi concubina' y el tailandés Apichatpong Weerasethakul por 'Uncle Boonmee'. Solo Chan-wook había aproximado el cine surcoreano al ansiado galardón cuando logró el Premio del Jurado por 'Oldboy'. Joon-ho le da la primera Palma de Oro al cine más importante del Asia Oriental.