Ir a contenido

FIESTA DE LAS ARTES ESCÉNICAS

El teatro catalán triunfa en unos Premios Max muy repartidos

'Temps salvatge', 'Els jocs florals de Canprosa' y 'A. K. A.' recogen galardones destacados, pero 'La ternura' se impone como mejor espectáculo teatral

'Iphigenia en Vallecas', adaptada e interpretada por la joven María Hervás, se alza con la distinción a la mejor actriz y al espectáculo revelación

Marta Cervera

Xavier Albertí, por el Max que ha recibido por la dirección de ’Temps salvatge’.

Xavier Albertí, por el Max que ha recibido por la dirección de ’Temps salvatge’.

Los artistas catalanes partían como favoritos y finalmente han conseguido numerosos galardones en la ceremonia de los Premios Max que se ha celebrado este lunes en el Teatro Calderón de Valladolid, en la 22ª edición de la gala organizada por Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). ‘Temps salvatge’ ha conquistado dos de las cinco categorías a las que aspiraba: autoría para Josep Maria Miró y dirección para Xavier Albertí. Aunque 'Temps salvatge' empezó muy fuerte, al final el gran premio de mejor espectáculo teatral fue para 'La ternura', divertido juego shakespeariano basado en una obra de Alfredo Sanzol que pudo verse en versión catalana en el Poliorama. 'Lehman Trilogy', otro magnífico espectáculo que también aspiraba a ese premio, tuvo que consolarse con el de mejor diseño de espacio escénico.

‘Els jocs florals de Canprosa’ se ha quedado con uno de los cuatro galardones a los que aspiraba, el de adaptación o versión teatral de Jordi Prat i Coll. Sin embargo, el de mejor espectáculo musical no pudo ser para ellos, se lo llevó 'The opera locos', un divertido montaje de humor y música. Tampoco el de mejor actriz, que fue para María Hervás por 'Iphigenia en Vallecas', obra tambien premiada como espectáculo revelación; ni el de vestuario, que se llevó Deborah Macías por ‘Comedia aquilana’.

Jordi Prat i Coll agradeció el trabajo del TNC "para recuperar nuestros clásicos" como esta obra de Santiago Rusiñol. Y, en especial, "la libertad para poder tratar desde el humor cualquer tema". Criticó la falta de libertad de expresión. Y recordó que, como decía Rusiñol: "Si los jueces fueran juzgados tras sus juicios, algunos entrarían en prisión".

Por su parte, Josep Maria Miró también se mostró crítico en un mensaje de móvil que envió desde Viena y que leyó Xavier Albertí, director del montaje 'Temps salvatge'. "Mi teatro intenta dialogar con los conflictos de su tiempo". Cuando volvió a salir para recoger su premio como director, Albertí  recordó: "Vivimos un momento salvaje en el que los verdaderos patriotas, con respeto a todo y heterogéneos, somos los artistas". 

El único espectáculo catalán que sí hizo pleno fue 'A. K. A' . Se llevó los dos premios a los que estaba nominado. El de autoría revelación para Daniel J.Meyer, quien animó a "luchar por defender la libertad de expresión", y el de mejor actor para Albert Salazar. Esta obra, que salió de la pequeña sala barcelonesa Flyhard, ha sido vista ya por 11.000 personas y en otoño se estrenará en castellano.

Viva el flamenco

Los premios de danza estuvieron repartidísimos pero fueron, como las nominaciones, dominados por el flamenco. Eva Yerbabuena, que ya había sido premiada en anteriores ediciones, se llevó el premio como mejor intérprete de danza por 'Cuentos de Azúcar', un cruce entre Japón y Andalucía. Y Daniel Doña lo logró en la categoría masculina por 'Pisque'. Sharon Friedman ganó en el apartado de coreografía por 'Erritu', hecho con Kukai Dantza. Y 'Grito pelao', espectáculo en torno a la maternidad de su creadora  de Rocío Molina, triunfó como mejor espectáculo de danza. En esta co-produción del Festival Grec también se premió a Sílvia Pérez Cruz quien se llevó el de mejor composición musical por su impresionante creación para la pieza. Muy feliz y emocionada dijo: "Yo, que soy madre soltera como Rocío Molina, dedico el premio a mi hija Lola". En danza la gran derrotada fue 'Distopía', que partía con tres candidaturas y se fue de vacío.

La ceremonia, bastante sobria y de solo dos horas -algo que se agradece a su directora Ana Zamora- contó con la participación de artistas como Eliseo Parra y Sílvia Pérez Cruz, entre otros. En ella se dio protagonismo a la poesía y también a la cultura castellanoleonesa. 

Fiesta de la libertad

La libertad era el lema esta 22ª gala, algo imprescindible para el arte como defendieron en sus discursos todos los creadores, así como Ana Graciani, presidenta de la Fundación SGAE, y Pilar Jurado, primera mujer que dirige esta entidad con 120 años de historia. Entre los momentos estelares de la gala, la aparición de una Concha Velasco, Max de Honor, de casi 80 años. La que fuera chica yeyé en los 60 y sigue en activo -actualmente representa ‘El funeral’- recibió una enorme ovación en su tierra, con el público en pie.

"Solamente se es de verdad libre cuando no se pesa sobre nadie, cuando no se humilla a nadie". Con estas palabras de María Zambrano abrió su discurso Ana Graciani como presidenta de la Fundación SGAE. "Es momento de exigir una política cultural al Estado para la consolidación de las artes escénicas", reclamó. Llamó a "incidir en la educación" para implantar "el teatro y la danza como asignaturas curriculares en nuestras escuelas". Sus palabras arrancaron sonoros aplausos en la sala. "La danza está más mermada en la programación de nuestros teatros", recordó, y eso pese a estar en "un maravilloso momento creativo".

Poca autoría femenina

La lucha por igualdad real en las artes escénicas también es otro de sus objetivos. Los datos hablan por sí solos: solo el 18% de las obras que se estrenan en España son de autoría femenina y solo el 22% de las obras están dirigidas por mujeres. Para contribuir a cambiarlo anunció el nuevo Premio Ana Diosdado para textos de autoría femenina.

Como espectáculo de calle se impuso 'Volados', que invita a soñar y creer en el amor como el que ha unido al catalán David Moreno y la vallisoletana Cristina Calleja. "¿Quién dijo que no nos podíamos entender?", lanzó él durante su discurso de agradecimiento. Esta claro que, con la cultura, todos ganamos. Y en iluminación ganó otro catalán, Juanjo Llorens por ‘El curioso incidente del perro a medianoche’.

Por su parte Pilar Jurado, soprano, compositora y directora de la SGAE elegida hace dos meses y medio, señaló en su discurso la necesidad de proteger a los creadores: "He cumplido y puedo deciros que la situación ha cambiado: hemos hecho los deberes. Nos merecemos una SGAE limpia y transparente que pueda caminar con la cabeza bien alta". El tiempo dirá.