Ir a contenido

CITA CINEMATOGRÁFICA

Las diez mejores películas del maestro del terror barato John Carpenter

El cineasta es a la serie B terrorífica de los 70 y 80 lo que The Beatles al pop y por eso el festival de Cannes le ha entregado el premio Carroza de Oro en reconocimiento a su carrera

Quim Casas

John Carpenter.

John Carpenter.

Artífice del mejor cine de terror de serie B de los años 70 y 80, y autor de sus emblemáticas bandas sonoras, John Carpenter es al género lo que Da Vinci al Renacimiento, The Beatles al pop y Messi al Barça.

Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976)

Magnífico cruce bastardo entre los asedios de 'Río Bravo' y 'La noche de los muertos vivientes'. Carpenter firma el montaje con el seudónimo de John T. Chance, nombre del personaje de John Wayne en 'Río Bravo'.

La noche de Halloween (1978)

Nace el terror moderno. Plano-secuencia subjetivo. El mal como una emanación antes que un cuerpo. El 'slasher' en estado puro después de 'Psicosis'. Su banda sonora es uno de los 'hits' del cine de horror.

La niebla (1980)

Piratas leprosos que regresan del pasado entre la niebla para vengarse. Un contador de historias a la lumbre de una hoguera en la playa. El escenario es Antonio Bay, homenaje al Bodega Bay de 'Los pájaros'.

1997: Rescate en Nueva York (1981)

Primera aventura de 'Serpiente' Plissken. Debe rescatar al presidente estadounidense secuestrado en Nueva York, ciudad convertida en una gran prisión de máxima seguridad. La aparición de Isaac Hayes tiene miga.

La Cosa (1982)

Pantagruélico 'remake' de una serie B producida por Howard Hawks en 1951 ('El enigma de otro mundo'). La cosa procedente del espacio exterior se multiplica y muta, y hay preclaras alegorías al virus del sida.

Golpe en la Pequeña China (1986)

Pura diversión antes que fantástico. Carpenter y su entonces mejor cómplice, Kurt Russell, ofrecen una saludable mezcla de 'pulp', artes marciales, cine chino de fantasmas y homenaje a cineastas como Tsui Hark.

El príncipe de las tinieblas (1987)

Satanás descansa en el sótano de una iglesia abandonada de Los Ángeles. Tema y decorado ideales para otro asedio carpenteriano, uno de sus filmes más terroríficos. Alice Cooper lidera a los mendigos zombis.

Están vivos (1988)

El cine de terror casi siempre es político, y este filme lo demuestra con creces: en un futuro similar al de la Gran Depresión de los años 30, alienígenas y políticos corruptos han establecido un pacto.

En la boca del miedo (1994)

Revisión de los mecanismos de la literatura fantástica construida como un bucle sin fin. Lovecraft se erige en la gran influencia: el título original está tomado de su libro 'En las montañas de la locura'.

Vampiros (1998)

La habitual música repetitiva con sintetizadores de Carpenter es susstituida por una musculosa ración de blues y rock duro ideal para este relato de vampiros salvaje, terroso, westerniano y nada correcto.