Ir a contenido

ESTRENO EN EL LICEU

'Les pêcheurs de perles', del exótico Ceilán al reality TV

La rompedora directora holandesa Lotte de Beer convierte la ópera de Bizet en un reflejo de la sociedad actual

Marta Cervera

Un momento de Les pêcheurs de perles con Michael Adams (izquierda), Ekaterina Bakanova y Fernando Radó.

Un momento de Les pêcheurs de perles con Michael Adams (izquierda), Ekaterina Bakanova y Fernando Radó. / JORDI COTRINA

Si Bizet levantara la cabeza quizá se escandalizaría ante la atrevida puesta en escena que la rupturista Lotte de Beer ha creado para ‘Les pêcheurs de perles’. En ella sus protagonistas se convierten en carne de 'reality'. Al igual que la Pantoja, todos ellos se trasladan a una isla para rodar un programa donde la historia de amistad, amor y celos cobra una nueva dimensión. En el Liceu, donde el título no se representaba desde 1967, el montaje se estrena este lunes -por primera vez en francés en el Gran Teatre- con un reparto en el que la premiada soprano Ekaterina Bakanova asume el rol de Leila; el tenor John Osborn, un americano experto en ópera francesa que debuta como Nadir -papel que abordó en versión concierto hace una década-, y el barítono Michael Adams encarna a Zurga. Fernando Radó, bajo barítono, será Nourabad en este montaje con la orquesta y coros del Liceu dirigidos por Yves Abel. Este reparto se alternará en las 10 funciones previstas con otro formado por Olga Kulchynska, Dimitri Korchak, Borja Quiza y Federico De Michellis.

"El mayor obstáculo ha sido aprender a actuar a veces directamente para la cámara de vídeo mientras a la vez he de cantar y actuar para el público de la sala", confiesa Osborn, que ya trabajó con el maestro Abel en el Metropolitan de Nueva York en una producción de 'El barbero de Sevilla'. Respecto a su rol de Nadir, destaca: "Intento cantarlo como si fuera bel canto, añadiéndole muchos colores y dinámicas, tal y  como pide la partitura, y con la máxima expresividad que me permite tanto el lenguaje como el estilo de la pieza".

Michael Adams (Zurga ) y John Osborn (Nadir) en un momento de 'Les pêcheurs de perles'. / JORDI COTRINA

Las modernas puestas en escena casi siempre suelen enfrentarse a un cierto desfase o desequilibrio respecto a la trama original que sucede a finales del XIX en Ceylán. Para De Beer trasladar la ópera a un reality no es tan descabellado. ¿Cómo surgió la idea? “Mi objetivo era hallar la forma de tomar seriamente los sentimientos de los tres protagonistas mientras buscaba una explicación para un libreto tan poco realista. Y eso es exactamente lo que vemos en los realities de la tele: gente real y emociones reales enmarcados en un show irreal”, explica via mail. Y no le falta razón. “Esta obra arranca con un hombre, Zurga, explicando a un grupo de gente que deben elegir un líder. Sin pensarlo demasiado le eligen a él. Poco después oye un ruido entre arbustos y ¿quién aparece?: Nadir, un amigo al que no veía hacía mucho. Juntos rememoran su mutuo amor por una belleza con velo. ¿Y quién aparece de repente en una canoa?: esa misma y preciosa mujer con la cara cubierta que llega dispuesta a jurar su voto de castidad como sacerdotisa del templo de Brahman. Romperlo significaría la muerte”.

"El circo mediático en el que se ha convertido nuestra democracia está solo a un paso de un show televisivo donde la gente puede votrar sobre la vida y la muerte"

Lotte de Beer

De Beer señala que su versión refleja “la historia de nuestra democracia”. Y lo razona de la siguiente manera: “La obra arranca y acaba con acciones de masas: la gente elige al líder y decide matarlo al final. Si miras el circo mediático en el se ha convertido nuestra democracia, un show televisivo en el que la gente puede votar sobre la vida y la muerte está solo a un paso de la realidad”.  Así el coro, situado en al fondo del escenario, representa a los espectadores que ven el programa desde sus casas. 

Su rompedora propuesta no dejará indiferente y parece ideal para conectar con un público joven.  “La música es increíble y las escenas, muy jugosas. En nuestro show hay mucho que ver: comedia, tragedia, danza y filosofía”, valora la directora cuyo objetivo es ofrecer experiencias únicas al público. “Quiero darles una noche en la que la cabeza, el corazón y el alma se muevan por una montaña rusa y todo culmine en una catarsis que nos haga sentir vivos”.

'Les pêcheurs de perles' se interpretó por última vez en el Liceu hace más de medio siglo. Aunque Bizet alcanzó la fama universal con  'Carmen', se dio a conocer con esta ópera, la primera de las suyas, creada cuando solo tenía 24 años. En su momento la partitura fue muy alabada por sus contemporáneos, por desgracia el tiempo ha pasado para el libreto de Eugène Cormon y Michel Carré, que no está al mismo nivel. 

Temas: Liceu