07 jul 2020

Ir a contenido

NUEVAS CANCIONES

Raynald Colom, recorrido emocional por Barcelona

El trompetista rompe siete años de silencio discográfico con 'The Barcelona Session', que presenta el jueves en La Nau

Roger Roca

Raynald Colom, en el Raval.

Raynald Colom, en el Raval. / ÁLVARO MONGE

Nació y se crió en París, pasó su adolescencia en Terrassa y desde entonces Raynald Colom ha ido siempre de aquí para allá. Pero Barcelona, la ciudad de la que se ha enamorado y desengañado un montón de veces, es “su ciudad”, asegura, sentado en un bar del Raval. Aquí nació su hija, de aquí son sus abuelos, aquí ha hecho carrera. Y ahora es su inspiración para 'The Barcelona Session', su primer disco en siete años, que presenta el jueves (21 horas) en La Nau. Cuando Colom aún era estudiante, un músico veterano le recomendó leer 'El cine según Hitchcock', el libro de entrevistas que François Truffaut mantuvo con el director de 'Vértigo'. "Desde entonces ese libro es mi referente a la hora de buscar formas de narrar. Porque puede estar más o menos definida, pero siempre tienes que contar una historia".

En 'The Barcelona Session' dibuja un recorrido emocional por la ciudad que tiene mucho de autobiografía. “Arranco en la Barceloneta, con el ajetreo que hay allí de buena mañana”, dice Colom, que en el disco dedica piezas a Joan Miró y Antoni Tàpies. “Son dos de los artistas contemporáneos que más me flipan por su honestidad”, y además marcan lugares y episodios de su vida. “La Fundació Miró es uno de mis sitios favoritos. Y durante una temporada viví en el piso de un colega que daba frente a la silla de Tàpies”. El trompetista hace una parada en la Plaça Reial, punto neurálgico del jazz en la ciudad y escenario de sus primeros pasos como músico. “En el disco hay una grabación de un tío tocando el clarinete en la plaza. La incluí porque me recordó a mis inicios, cuando tenía diez o doce años y mi padre me llevaba a la Plaça Reial a hacer música en la calle”.

El disco lo ha grabado junto a una sección rítmica de músicos norteamericanos en la que destaca Gregory Hutchinson, batería con un currículo que va de la legendaria vocalista de jazz Betty Carter al rapero Common. “Cuando tocas con músicos como 'Hutch', que te pueden llevar a cualquier lado, más te vale estar preparado. ¿Por qué me tiene loco esta música? Pues porque te da la posibilidad de tirarte a la piscina cada día”. En muchos sentidos -por la sonoridad que da el teclado eléctrico, por los interludios que separan algunas piezas- recuerda a su disco de debut, que presentó ni más ni menos que en el Palau de la Música y con un peso pesado del jazz norteamericano como estrella invitada. “Imagínate, un chaval de 25 años que tocaba la trompeta y al que no conocía nadie presentando un primer disco en el Palau y con la ciudad llena de banderolas con su nombre”. Se ríe al recordarlo.

"Hay una obligación de los artistas de decir ciertas cosas. Pero no quiero caer en algo que veo: la monetización de una reivindicación por parte de algunos"

Raynald Colom

Para esta presentación Colom también se sale de la norma. El trompetista, que en los últimos tiempos ha apostado por la autogestión, estrena disco en el mismo lugar donde lo grabó, La Nau, un espacio en el Poblenou que es local de ensayo, estudio y sala de conciertos y que hasta ahora estaba fuera del circuito del jazz. “Aquí el público podrá estar de pie y nosotros tocaremos en el centro de la sala, tal y como lo grabamos, pero con la gente alrededor. Creo que se puede crear un ambiente especial. Los músicos de jazz que hagan lo que quieran y la industria también”, dice con ironía Colom, muy crítico con las condiciones de trabajo de los músicos. Está vinculado a movimientos como la plataforma No Callarem por la libertad de expresión. “Hay una obligación de los artistas de decir ciertas cosas. Pero lo que no quiero es caer en algo que estoy viendo últimamente en todo el mundo: la monetización de una reivindicación o de un problema por parte de algunos músicos”. 

Temas Jazz