Ir a contenido

CRÓNICA

Fervor de Sílvia Pérez Cruz en Buenos Aires

La cantante de Palafrugell fascina en su actuación en la Feria del Libro de la capital argentina

Elena Hevia

Actuación de Sílvia Pérez Cruz en la Feria del Libro de Buenos Aires. / FOTO Y VÍDEO: PERE FRANCESCH

Buenos Aires se entregó con pasión al poderío vocal de Sílvia Pérez Cruz. El concierto con el que echa a andar el primer fin de semana de la Feria Internacional del Libro suele tener su peso. Montevideo, la ciudad invitada del 2018, trajo a Jorge Drexler, que presentó aquí un capítulo más de su gira. Pero el concierto del sábado fue un doble regalo de Barcelona a la ciudad rioplatense en el recinto ferial. Lo fue porque el público, unas 2.000 personas, tuvo la entrada libre y porque no todo el mundo sabía qué es lo que se iban a encontrar.

El arte de la de Palafrugell, unido a un concierto único, escogido con un mimo milimétrico, lanzado a lo que surgiera, a la magia de la improvisación y la fusión de los músicos de acá y de allá, medleys de canciones del campo argentino, mate en mano, con la 'Balanguera' o 'El testament d’Amèlia' y algún guiño a Serrat. Es lista Pérez Cruz, les lanzó una versión irreconocible de abrumadora belleza  de 'Carabelas' de Fito Páez, «una canción que se deja hacer de todo». Y luego siguió y siguió hasta alcanzar la cúspide en 'Oración del remanso', de Jorge Fandermole, un hito de la canción de autor argentina. Allí se desató el delirio. No era difícil ver lágrimas aquí y allá. Julieta Venegas, que se ha instalado a vivir en Buenos Aires, y se encontraba entre el público, no dejaba de decir admirada: «¡Es una diosa!».

La diosa, que no divina, porque en todo momento estuvo cercana y cariñosa, siguió con canciones poco usuales que forman parte de lo que ella llama 'Proyecto drama', como las que integraron la banda sonora de 'La noche de 12 años', 'Plumita’:  'The sound of silence' y la murga candombera 'Siga al baile'. Un energético pupurri junto al cantante folclórico Juan Quintero. Una delicadeza etérea como 'Mañana,' según un poema de Ana María Moix. y ya para el bis, el solicitado 'Pequeño vals vienés'. Lo dicho, Borges tituló un libro de poemas como 'Fervor de Buenos Aires'. Se podría aplicar perfectamente a la noche de Pérez Cruz